Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Abolengo

/
/
/
1248 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de ABOLENGO?

Antonimos:

  • plebeyez, humildad

Antónimos de Abolengo – la información más importante

El mundo está construido de contrastes. En el globo hallamos rutas geográficas contrarias: este-oeste, norte-sur. Prosiguiendo esa separación, frecuentemente usamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Ni es extraño que utilicemos palabras que juntamos en pares opuestos: “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Con frecuencia estas oposiciones aparecen en distintos sistemas de signos. Como ejemplo, en la notación matemática contamos los valores + y -“, y en los semáforos el mensaje “autorizado – no permitido”, que se comunica por la desigualdad de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de puntos consiguen incluso ser evaluados como negativos o positivos: bueno – malo. Y si no hay tales conceptos escritos en las expresiones, la apreciación está en las asociaciones.

En este apartado conoceremos sobre las expresiones y significados opuestos, no solo sobre antónimos de Abolengo, pero de cualquier otra palabra castellana. Ese contraste en el lenguaje se denota contradicción o negación.

De esa manera funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de ABOLENGO.

Abolengo y su antónimo

Una vez explicado cuál es el antónimo para ABOLENGO, nos podemos plantar una pregunta sobre cómo aprendemos los antónimos.
La mayoría de las personas parecen estudiar los antónimos por medio de la repetición. Si se exponen de manera repetitiva las palabras, y luego se les presenta lo contrario de esta palabra, al pasar el tiempo comenzarán a contemplar cómo las palabras representan conceptos contrarios. Esto resulta para casi todos de los antónimos. La dificultad de aprender antónimos por repetición, es que toma bastante tiempo adquirirlos uno por uno en la vida real. Por eso en los colegios se promueve la lectura e igualmente al estudio del lenguaje. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de ABOLENGO

Otro inconveniente del empleo de la repetición como plan de aprendizaje es que personas suelen estar expuestas a antónimos en condiciones en las que les resulta difícil conocer si el término que se está escuchando es lo opuesto de otra.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Abolengo?

Los filólogos compilan glosarios de términos opuestos siguiendo el mismo procedimiento que el utilizado para la compilación de cualquier diccionario.
Es verdaderamente un procedimiento muy fácil de agrupar palabras, escribir cuáles son antónimos y después recopilar el repertorio de antónimos.
Es un método sencillo, realmente. Solo es seleccionar vocablos y anotar cuáles son términos opuestos.

Y así para casi la mayoría de las palabras del glosario.

Concluyendo, este procedimiento funcionaría bien para compilar diccionarios de antónimos, puesto que es bastante completo e incluye los pasos necesarios.

ABOLENGO y otras palabras – Antónimos y sinónimos – cuál es la diferencia

Por ejemplo, dada la palabra de entrada “grande”, buscaría las expresiones más análogas a ella: sustentándose en su repetición en el discurso y otros elementos. Así acertamos que las mejores combinaciones son: grande, gigantesco, enorme. Hecho esto, pasamos a investigar contrarios, del mismo modo, con un adiestramiento automático e inteligencia artificial. Así que luego crearía un modelo de cómo la gente conecta estos vocablos, por ejemplo que son contrarios entre sí.

Posteriormente conseguiría aplicar este modelo para considerar si hay algún patrón en el uso de las palabras que enseñe un sinónimo y contrario.

¿En qué momento comprenden los pequeños los antónimos de Abolengo y otras palabras?

Los pequeños en primer lugar aprenden a identificar los conceptos y después clasificarlos.
Comprenden su propio idioma, sus preferencias alimenticias y los miembros de su entorno familiar. El protocolo de crecimiento suele resultar lento, pero posibilita al pequeño realizar un listado exclusivo de habilidades que puede aplicarse para la toma de decisiones o la solución de inconvenientes.
Pero la comunicación se asimila a través de la repetitividad y la memorización. Los pequeños no pueden conocer sentido de las expresiones hasta que no están familiarizados con la definición de las demás palabras.

¿Por qué deberíamos dominar las palabras contrarias de Abolengo y otras palabras?

Dominar los antónimos es concebir el entorno desde una perspectiva diferente. Nos permite saber que podemos estar equivocado sobre lo que pensamos, y concebir las cosas de un estilo diverso a como se entienden en un momento dado.

Sea cual sea el tipo conocimiento, ser apto para sopesar lo positivo y lo dañino es relevante. En cierto sentido, esto puede ser empleado como un medio de entender que las cosas habitualmente pueden ser desigual a como se asume en esta época.

Es posible decir que dominar los antónimos es una forma para agrandar nuestros propósitos. Nos permite ponderar los aspectos beneficiosos y malos de una pareja ideas en discusión, y luego alcanzar a una excelente comprensión de la que gozabamos en el pasado.

Según los psicólogos debemos conocer el uso de los antónimos porque nos permiten para ver el mundo desde una visión dispar. Es relevante valorar los aspectos convenientes y nocivos de dos ideas contrapuestas.

opuesto y la filosofía

Un buen paradigma de antinomia es la contradicción del embustero que asiente cualquier cosa en este sentido: “Lo que digo es falso” . Aunque, si le digo esta oración para que parezca falsa, entonces por definición no puede ser verdadera, pero sí lo es, si lo que comento es mentira… Una paradoja. La paradoja del farsante es una paradoja autorreferencial que se podría dictar de la siguiente forma: Esta declaración (o proposición) es falsa. La frase es absolutamente verdadera o falsa, pero si es verdadera por lo tanto lo que dice debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué utilizamos contrario?

Un antónimos es una palabra que tiene el termino opuesto al de otras palabras. Por ejemplo, “grande” y “diminuto” son opuestos, al igual que bastantes vocablos en inglés como “bueno” y “maligno”, o “amable” y “cruel”.
Su interrogante de “¿Por qué utilizamos antónimos ?” es una interrogante que invita a la reflexión, y hay que decir que hay diferentes respuestas posibles. Una respuesta sería porque si quiere informar con precisión lo que quiere decir con las palabras, entonces puede ser muy valioso proporcionar el concepto opuesto utilizando otra palabra o frase.

Tenemos que comprender los opuestos porque logran ser muy provechosos. Como, a menudo es posible encontrar si un término posee un opuesto simplemente contemplando el término mismo (logramos realizarlo no sólo con términos e igualmente con otras maneras de lenguaje como frases y enunciados). La razón por lo cual es provechoso entender el antónimo de un término en concreto reside en el caso de que los opuestos sostienen importantes parecidos además de sus desigualdades. Estudiaremos estos parecidos.
Una semejanza entre los contrarios es que uno y otro simbolizan un complejo completo y cercado. Es, por así decirlo, los dos extremos de un espectro (la excepción acá son las expresiones con diversos contrarios).
Otra similitud entre los opuestos es que uno y otro pasan a ser usados en exactos ámbitos. Muchas palabras disponen gran cantidad de connotaciones y en consecuencia un montón de ámbitos de empleo.

De ese modo, aunque existen cantidad de diversidades entre las expresiones contrarias y los términos no antonómicos igualmente, además hay muchas parecidos.
Por lo tanto al final, debemos estudiar los opuestos, porque son muy ventajosos.

This div height required for enabling the sticky sidebar