Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Acaudalado

/
/
/
818 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de ACAUDALADO?

Antonimos:

  • pobre, mísero

Antónimos de Acaudalado – Todo lo que tienes que saber

La tierra está construida de contrastes. En el globo localizamos rutas geográficas contrapuestas: norte-sur, este-oeste. Siguiendo esta división, a menudo utilizamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es extraño usar expresiones que juntamos en pares opuestos: “anverso – reverso”, “dos caras de una moneda”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Muchas veces estas oposiciones surgen en distintos sistemas de símbolos. Por ejemplo, en la notación matemática poseemos los valores (+) y (-)”, y en los semáforos el mensaje “permitido – no autorizado”, que se comunica por la diferencia de colores verde – rojo. Unos de estos pares de puntos pueden incluso ser examinados como positivos o negativos: bueno – malo. Y si no posee tales significados escritos en las expresiones, la apreciación aparece en las asociaciones.

En esta parte aprenderemos de las expresiones y definiciones opuestas, no solo sobre antónimos de ACAUDALADO, pero de cualquier otra palabra española. Dicha comparación en la lengua se llama contradicción o negación.

De esa manera son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Acaudalado.

Antónimo de ACAUDALADO – ¿qué es un antónimo?

Una vez sabido cuál es el término opuesto a Acaudalado, nos podemos plantar una pregunta sobre cómo aprende la gente los antónimos.

La mayor parte de las personas parecen estudiar los antónimos de la misma forma que estudian los sustantivos, relacionándolos con sus opuestos. Otra forma en que las personas aprenden antónimos es elaborando un modelo mental de la significación de cada palabra. Como por ejemplo, en el tiempo en que se memoriza la palabra “caliente”, se logra visualizar algo que se describe como una llama, y luego asumir que “frío” indica “no llama”. Esto es como casi todos los niños aparentemente aprenden esas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Acaudalado

El modo en que la gente parece estudiar los antónimos es reducida e inefectiva, ya que necesita que la gente experimente una experiencia repetitiva en ambas palabras en varios años, antes de que pueda entender el vínculo entre ellas.

¿Cómo buscamos los antónimos de ACAUDALADO?

Lo primero que hay que tomar en consideración es que una gran cantidad de palabras se emplean de diferentes modos, así pues un vocablo dado podría referirse a diversas situaciones. Pueden estar buscando antónimos para crear su diccionario, o simplemente podrían  estar buscando sinónimos en vez de expresiones primitivas.

Para poder realizar un diccionario, se necesitan varios vocablos que quieran decir exactamente lo contrario de otras palabras, de manera que cuando la gente requiera conseguir una palabra puedan hallar su antónimo.

Pero, frecuentemente la gente se inventa estos vocablos por sí misma.

Acaudalado y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Por ejemplo, dada la frase de entrada “grande”, investigaría las palabras más análogas a ella: fundamentándose en su reiteración en el contexto y otros factores. Así hallamos que las mejores uniones son: grande, gigantesco, formidable. Hecho esto, pasamos a averiguar contrarios, del mismo modo, con un ejercicio mecánico e inteligencia artificial. Así que rápidamente realizaría un modelo de cómo la gente relaciona estos vocablos, verbigracia que son opuestos entre sí.

Posteriormente sabría tratar este tipo para considerar si hay algún patrón en el uso de los términos que indique un sinónimo y antónimo.

¿Qué manifiesta la lingüística sobre los antónimos de Acaudalado y otras palabras?

Es cierto que hay varios pares de términos que nos presentan la ceñida unión entre los lenguajes y la verdad. Varios de estos emparejamientos no sólo se encuentran en inglés, sino también en otros lenguajes. Esto es debido a que todos los intelectos humanos confrontan dificultades semejantes cuando tratan de comprender el entorno que los envuelve. Puedo mostrarles varios ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el espacio, la palabra “dentro” es antónima a la la palabra “fuera”. Esto nos manifiesta que para todas las personas invariablemente hay algo dentro y algo fuera. Lo sabemos porque cada vez que queremos pensar en el entorno frecuentamos emplear vocablos como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí las palabras nos manifiestan que existen dos clases distintas de sentimientos. Lo comprendemos ya que no podemos pensar los dos al mismo momento.
Esta no es la explicación completa. Podemos continuar con estos términos opuestos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos entender los antónimos de ACAUDALADO y otras palabras?

Entender los antónimos es ver el entorno desde una perspectiva diferente. Nos facilita analizar que podemos estar errados referente a lo que imaginamos, y mirar las cosas de una forma diferente a como se conoce en un tiempo dado.

Sea cual sea el tipo conocimiento, ser capaz para distinguir lo eficiente y lo negativo es relevante. En cierto sentido, esto puede ser usado como un medio de explicarse que las cosas casi siempre pueden ser diversas a como se supone actualmente.

Se podría establecer que dominar los antónimos es una forma para agrandar nuestros límites. Nos ayuda ponderar los aspectos positivos y malos de un par ideas en pugna, y después tener a una excelente comprensión de la que gozabamos anteriormente.

Según los psicólogos debemos dominar el uso de los antónimos porque nos posibilitan para ver el entorno desde un ángulo dispar. Es necesario valorar los aspectos convenientes y negativos de dos ideas enfrentadas.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los antónimos?

Contemplemos la forma en que los seres humanos estudian un lenguaje. Primordialmente debemos memorizar un conjunto de símbolos y sus connotaciones para poder relacionarnos con los demás. Después, como adultos, empleamos esos símbolos dentro de nuestras rutinas diarias a pesar de que hayan asociaciones autoritarias de sonidos o emblemas (por ejemplo, letras y palabras construidas de las escrituras). Sólo ya que se nos enseñó que una conjugación de ruidos tiene un concepto que les otorga sentido.
Supongamos que lográramos instruir a los animales a usar el habla de las personas. Memorizarían los signos arbitrarios y sus significados. Pero, no forzosamente entenderían lo que denotan esas palabras, ya que no se les ha enseñado ningún significado del mundo auténtico detrás de ellas.
Por ejemplo, si le dijéramos a un perro que el término “golosina” significa alimento, entonces siempre que escuchen el termino “golosina”, querrán recibir una cosa buena. Más unicamente porque las personas les hayan enseñado que ese signo designaba comida no significa que los perros entiendan lo que significa.

Igual pasa con los nombres. Los nombres son símbolos del todo autoritarios que los humanos han aprendido a aliar con una persona o cosa. Las expresiones no tienen un concepto permanente en si misma, no obstante a causa de que se nos formo como que indican algo, cuando escuchamos una designación le cedemos un significado.
Aquí es donde entra el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que tiene una connotación contraria a otra palabra, y puede ser usado igual que un medio para comprender lo que quieren decir los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar