Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Acordar

/
/
/
714 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de ACORDAR?

Antonimos:

  • disentir, discrepar, discordar
  • olvidar

Antónimos de Acordar – lo que debes saber

Una de las razones para emplear los antónimos es la estilística.
Los términos opuestos sirven para destacar las diferencias expresadas en el habla. Marcan desemejanzas en el raciocinio e impresiones. Potencian el vocabulario, sin embargo el empleo de palabras antonímicas casi nunca certifica una frase precisa. Vale la pena mencionar que puede ser inútil construir una frase de términos opuestos en el contexto de todo el repertorio de significados de una palabra.

De esa manera son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de ACORDAR.

Acordar y su antónimo

Una vez conocido cuál es el término opuesto a Acordar, nos podemos preguntar cómo aprende la gente los antónimos.

La mayor parte de la gente parece estudiar los antónimos de la forma que aprenden los sustantivos, vinculándolos con sus opuestos. Otra forma en que la gente aprende antónimos es haciendo un modelo mental del significado de cada palabra. Por ejemplo, la ocasión en que se memoriza la expresión “caliente”, se puede visualizar algo que se especifica como una flama, y luego aceptar que “frío” es “no llama”. Esto es como casi todos los niños aprenden esas palabras. Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de Acordar

El modo en que la gente parece estudiar los antónimos es limitada e ineficiente, ya que requiere que la gente tenga una vivencia repetitiva en las dos palabras a lo largo de muchos años, antes que logre entender la conexión entre ellas.

¿Cómo recopilamos los antónimos de ACORDAR?

En primer lugar, un lexicógrafo consigue antónimos de la manera como lo haría una mente inquisitiva. Notan y cotejan expresiones con significados parecidas hasta que descubren eso que las vuelve diferentes y por ese motivo su inverso.

Una sección del inconveniente de conseguir antónimos es seleccionar un vocablo lo lo bastante universal para que contemple todos las definiciones de una palabra concreta.

También resulta muy arduo encontrar antónimos para varios vocablos.

No es sencillo ubicar antónimos para las palabras. Para varios términos, lo inverso a veces ni existe.

Por ejemplo, ¿qué se define como lo contrario a existir?

Bueno, aquí existe otro ejemplo de un vocablo que no tiene un opuesto. ¿Qué se define como lo contrario al tiempo?

Acordar y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

¿Hay algún otro vocablo que se aproveche en el mismo contexto?

La segunda cosa es hallar las palabras que no tienen un antagónico claro, como “auto”. Se supone que en general (salvo contextos muy específicos) los sinónimos de estas palabras no están.

Un igual tiene su contrario. Es antonimos – una conclusión que representa el opuesto del motivo. Antónimos es el significado opuesto. Ejemplos de opuesto son: “caluroso” y “frío”, “largo” y “chico”, “abierto” y “cerrado”. Los opuesto, como los iguales, son distinto. Los antónimos podrían derivar de la jerarquía, por ejemplo: “chico” y “grande”, “joven” y “viejo”, “bajo” y “alto”. En esta ocasión, no representan aptitudes opuestas individuales, sino que son un medio léxico de expresar la jerarquía. Los semejantes de palabras contrarias son opuesto añadidos. Al objetar a los anonimatos, la negación se cambia en una exposición: “él está casado” y “el no es solterón, “ella no tiene esposo” y “no está casada”. Otra forma de opuesto es la transformación. Los llamamos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “vender”, “salir” y “regresar”. “Antónimo” asimismo tiene un antónimos. Es la palabra “sinónimo”.

¿Qué dice la filología sobre los antónimos de Acordar y otras palabras?

Es indudable que existen muchos pares de palabras que nos enseñan la estrecha unión entre los lenguajes y la verdad. Muchos de estos emparejamientos no sólo están en inglés, sino también en otros idiomas. Esto es debido a que todos los intelectos humanos encaran inconvenientes semejantes cuando tratan de comprender el ambiente que los envuelve. Puedo indicarles algunos ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el entorno, la palabra “dentro” es antónima a la el término “fuera”. Esto nos expresa que para todas las personas normalmente existe algo dentro y algo fuera. Lo entendemos porque siempre que queremos considerar el entorno tenemos que usar vocablos como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí los términos nos dicen que hay 2 tipos distintos de sensaciones. Lo comprendemos ya que no podemos sentir ambos al mismo tiempo.
Esta no es la justificación completa. Podemos continuar con estos términos opuestos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos conocer los antónimos de ACORDAR y otras palabras?

La definición de antónimos es muy interesante desde el punto de vista de los especialistas del lenguaje, pero asimismo para escritores, e inclusive para los psicólogos. La representación y el concepto de los vocablos contradictorios es una herramienta que las personas han construido para sí mismos a medida que evolucionaba su lengua y los procesos de razonamiento.

Es un caso relevante el cómo hemos configurado un estilo de comunicación que es útil para la gente, y permite entender y sistematizar el entorno. Por ejemplo, mientras que las personas evolucionaron precisaron ser competentes para delinear el entorno, por lo que desarrollaron términos antagónicos como frío y calor. Ellos son conceptos con los que podemos describir fácilmente una coyuntura.

Asimismo se adapta a la explicación de antónimos. Es un modo de narrar algo con expresiones, para que podamos hablar sobre ello.
El enredo es que esto no opera así para las computadoras. No es simple programar un ordenador para que sepa claramente las relaciones antagónicas de distinto grado entre las expresiones.
Las personas no son androides, así que la idea de los antónimos es un término humano que no procede para los pc. Un robot no debe ser definido como algo que es lo contrario a otra cosa.

Antónimos y la ciencia

Un buen ejemplo de antinomia es la paradoja del farsante que asiente cualquier cosa en este sentido: “Lo que expreso es mentira” . Aunque, si le digo esta frase para que se vea falsa, entonces por sintesis no logra ser verdadera, pero sí lo es, si lo que comento es mentira… Una contradicción. La contradicción del farsante es una contradicción autorreferencial que se podría enunciar de la siguiente manera: Esta declaración (o proposición) es falsa. El anunciado es obviamente real o falsa, pero si es real por lo tanto lo que dice debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué usamos antónimos?

Un contrario es una palabra que tiene el termino opuesto al de otras vocablos. Por ejemplo, “enorme” y “pequeño” son contrarios, al igual que bastantes palabras en inglés como “bueno” y “malo”, o “agradable” y “despiadado”.
Su interrogante de “¿Por qué usamos contrario ?” es una pregunta que llama a la meditación, y hay que hablar que experiencia varias contestaciones posibles. Una solución sería porque si quiere informar con exactitud lo que quiere decir con las palabras, entonces puede ser muy valioso dar el concepto contrario usando otra palabra o frase.

Deberíamos saber los opuestos porque consiguen ser muy beneficiosos. Por ejemplo, con frecuencia es factible descubrir si una palabra posee un contrario solamente observando la expresión misma (logramos ejecutarlo no sólo con palabras e igualmente con diversas maneras de comunicaciones como proposiciones y oraciones). La causa por lo que es beneficioso comprender el contrario de una palabra dada establece en el hecho de que los contrarios contienen notables parecidos además de sus desigualdades. Estudiaremos estas similitudes.
Una similitud entre los opuestos es que uno y otro representan un conglomerado absoluto y encerrado. Es, como ver, los dos extremos de una imagen (la singularidad aquí son los términos con variados antónimos).
Otro parecido entre los opuestos es que uno y otro alcanzan a ser empleados en los mismos contextos. Diversos términos disponen un montón de conceptos y en consecuencia gran cantidad de entornos de utilización.

De ese modo, aunque hay cantidad de desigualdades entre las palabras opuestas y los términos no antonómicos igualmente, también existen muchas similitudes.
Así que en conclusión, tenemos que estudiar los opuestos, ya que son muy provechosos.

This div height required for enabling the sticky sidebar