Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Ancianidad

/
/
/
447 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de ANCIANIDAD?

Los antónimos de ANCIANIDAD son

Antónimos de ANCIANIDAD – lo que debes saber


La tierra está construida de contrastes. En el globo terráqueo localizamos direcciones geográficas contrapuestas: norte-sur, este-oeste. Continuando esa separación, a menudo utilizamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Ni es extraño usar palabras que unimos en pares opuestos: “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Con frecuencia estas oposiciones surgen en diversos sistemas de símbolos. Como ejemplo, en la jerga matemática contamos los valores (+) y (-)”, y en los semáforos el mensaje “permitido – no autorizado”, que se comunica por la diferencia de colores verde – rojo. Unos de estos pares de puntos consiguen también ser evaluados como positivos o negativos: malo – bueno. Y si no posee tales conceptos escritos en las palabras, la apreciación aparece en las asociaciones.

En esta sección entenderemos de las palabras y significados opuestos, no solo sobre antónimos de ANCIANIDAD, pero de cualquier otra palabra española. Dicha comparación en el lenguaje se llama contradicción o negación.

Así son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de ANCIANIDAD.

Ancianidad y su antónimo


Una vez conocido cuál es el antónimo de ANCIANIDAD, nos podríamos preguntar cómo aprendemos los antónimos.

La mayoría de las personas parecen estudiar los antónimos de la forma que estudian los sustantivos, asociándolos con sus contrarios. Otra manera en que la gente aprende antónimos es elaborando un modelo mental del significado de cada palabra. Como por ejemplo, cuando se aprende la expresión “caliente”, se logra visualizar algo que se especifica como una llama, y luego asumir que “frío” indica “no llama”. Esto es como casi todos los niños parecen aprender estas palabras. Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de Ancianidad

El modo en que las personas parecen aprender los antónimos es limitada e inefectiva, ya que necesita que la gente tenga una exposición repetitiva en ambas palabras en muchos años, antes que consiga saber el vínculo entre ellas.

¿Cómo buscamos los antónimos de ANCIANIDAD?


Primeramente, un lexicógrafo halla antónimos como lo haría una mente curiosa. Observan y cotejan palabras con conceptos semejantes hasta que encuentran eso que las vuelve diferentes y por lo tanto su inverso.

Una porción del problema de encontrar palabras opuestas es elegir una expresión lo suficientemente general para que contemple todos los conceptos de una palabra concreta.

Igualmente es muy complejo hallar antónimos para ciertas expresiones.

No es tarea sencilla conseguir antónimos para las expresiones. Para varias expresiones, lo contrario a veces ni existe.

Por ejemplo, ¿qué se define como lo contrario a existir?

Bien, aquí hay otro ejemplo de una palabra que no dispone de un inverso. ¿Qué se define como lo inverso al tiempo?

Ancianidad y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian


Por ejemplo, dada la frase de entrada “grande”, averiguaría las palabras más relacionadas a ella: basándose en su insistencia en el contexto y otros componentes. Así descubrimos que las mejores casualidades son: grandioso, gigante, enorme. Hecho esto, pasamos a investigar contrarios, del mismo modo, con un aprendizaje automático e inteligencia artificial. Así que rápidamente formaría un modelo de cómo la humanidad relaciona estos términos, por ejemplo que son contrarios entre sí.

Posteriormente podría utilizar este modelo para ver si hay algún patrón en el manejo de los términos que indique un sinónimo y opuesto.

¿En qué momento conocen los niños los antónimos de Ancianidad y otras palabras?


Primeramente, la gente aprende palabras nuevas y definiciones ya que están expuestos a ellos en su entorno. Como por ejemplo, un niño que es formado con los progenitores con su hermano mayor, asimila lo que representa “mayor” pues se le instruyó esta definición de forma práctica. Si el mismo infante fuese criado sin hermanos, por consiguiente quizá este concepto particular sería más complicado de asimilar o también inexistente. lo que nos induce a considerar que el aprendizaje de antónimos y sinónimos precisa en demasía del entorno social en donde nos encontramos.

¿Por qué deberíamos entender las palabras opuestas de Ancianidad y otras palabras?


El concepto de antónimos es sumamente importante desde la visión de los conocedores de la lengua, pero igualmente para escritores, e incluso para los psicólogos. La imagen y la definición de los vocablos antagónicos es una cosa que los seres humanos han hecho para sí mismos a medida que evolucionaba su lenguaje y los modos de razonamiento.

Es un hecho importante el cómo se ha inventado un estilo de comunicación que opera para la gente, y permite saber y ordenar el entorno. Por ejemplo, mientras que los humanos se desarrollaron precisaron ser preparados para describir el mundo que les rodeaba, por lo que desarrollaron términos contradictorios como frío y calor. Ellos son conceptos con los que podemos explicar claramente una coyuntura.

Asimismo se adapta a la definición de antónimos. Es una manera de describir algo con palabras, para que podamos dialogar sobre ello.
El problema es que esto no funciona así para las maquinas. No es sencillo programar un pc para que reconozca perfectamente las interrelaciones contradictorias de diferente peldaño entre los vocablos.
Las personas no son máquinas, así que la creación de los antónimos es un concepto humano que no actúa para los ordenadores. Un robot no puede ser señalado como algo que es lo contrario a otra cosa.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los antónimos?

Contemplemos la manera en que las personas memorizan un lenguaje. Originalmente tenemos que estudiar un conjunto de emblemas y sus significados para poder comunicarnos con los demás. Después, como adultos, empleamos esos símbolos en el interior de nuestros hábitos cotidianos aunque existan asociaciones autoritarias de sonidos o emblemas (por ejemplo, grafemas y términos elaborados de estas escrituras). Solamente porque se nos adiestro en que una mezcla de ruidos engloba una connotación que les otorga sentido.
Pensemos que consiguiéramos aleccionar a los animales a utilizar el idioma humano. Aplicarían los símbolos injustos y sus conceptos. Sin embargo, no forzosamente comprenderían lo que representan esos términos, porque no se les ha adiestrado ningún concepto del mundo cierto atrás de ellas.
Por ejemplo, si le contáramos a un perro que el término “caramelo” significa comida, así cada vez que escuchen la expresión “caramelo”, querrán recibir algo bueno. Más sólo porque las personas les hayan educado que ese signo significaba comida no indica que los caninos entiendan lo que significa.

De igual manera sucede con los nombres. Las denominaciones son símbolos totalmente autoritarios que las personas han entendido como relacionar con el hombre o elemento. Las expresiones no tienen un significado inherente en si misma, pero a causa de que se nos formo como que es una cosa, en el momento que escuchamos un nombre le damos un significado.
En esta ocasión es donde queda el significado de antónimos. Un antónimo es una expresión que posee una connotación contraria a otro término, y puede ser utilizado igual que un instrumento para comprender lo que significan las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar