Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Antecedentes Penales

/
/
/
802 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Antecedentes Penales?

Los antónimos de ANTECEDENTES PENALES son

Antónimos de Antecedentes Penales – lo que debes saber


El planeta está construido de contrastes. En el globo terráqueo encontramos rutas geográficas opuestas: este-oeste, norte-sur. Prosiguiendo esta separación, frecuentemente empleamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es raro usar palabras que juntamos en pares contrarios: “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Frecuentemente estas oposiciones surgen en distintos sistemas de signos. Por ejemplo, en la notación matemática contamos los valores (+) y (-)”, y en los semáforos el mensaje “autorizado – no autorizado”, que se expresa por la desigualdad de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de términos consiguen incluso ser examinados como negativos o positivos: bueno – malo. Y si no tiene tales significados escritos en las palabras, la apreciación surge en las asociaciones.

En esta sección conoceremos de las expresiones y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de ANTECEDENTES PENALES, pero de cualquier otra palabra castellana. Dicha comparación en la lengua se llama contradicción o negación.

De ese modo funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de ANTECEDENTES PENALES.

Antónimo de ANTECEDENTES PENALES – ¿qué es un antónimo?


Ya le hemos aclarado cuál es el término opuesto de ANTECEDENTES PENALES.
Pero, ¿un antónimo es un oximoron?
En muchas ocasiones se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha revisado este texto, probablemente note la distinción entre ellos. Aunque, vale la pena recordar que un oxímoron es la utilización de palabras que no sólo se contradicen entre sí en cuestión de descripción, sino que más que todo una de ellas define a la otra. Así que “camino sobre el fuego y el hielo” es un antónimo, mientras que “el hielo ardiente” es un oxímoron.
Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Antecedentes Penales.

¿Cómo recopilamos los antónimos de ANTECEDENTES PENALES?


Los lingüistas reúnen glosarios de términos opuestos siguiendo el mismo procedimiento que el usado para la colección de cualquier diccionario.
Es en realidad un método muy sencillo de agrupar vocablos, registrar cuáles son términos opuestos y luego reunir la serie de antónimos.
Es un proceso fácil, en realidad. Solo es seleccionar palabras y escribir cuáles son términos opuestos.

Y así para casi la mayoría de las palabras del diccionario.

En conclusión, este método resultaría bien para compendiar glosarios de antónimos, porque es completo e incluye los pasos necesarios.

Antecedentes Penales y otras palabras – Sinónimos y antónimos – cuál es la diferencia


Por ejemplo, dada el término de entrada “grande”, buscaría las palabras más similares a ella: sustentándose en su reiteración en el texto y otros elementos. Así encontramos que las mejores uniones son: grande, gigante, formidable. Hecho esto, pasamos a investigar antónimos, del mismo modo, con un adiestramiento mecánico e inteligencia artificial. Así que inmediatamente formaría un modelo de cómo la humanidad relaciona estas palabras, verbigracia que son contrarios entre sí.

Seguidamente sabría tratar este modelo para ver si hay algún patrón en el empleo de las expresiones que indique un semejante y contrario.

¿Qué expresa la filología sobre los términos opuestos de Antecedentes Penales y otras palabras?

Es indiscutible que existen demasiados dúos de palabras que nos presentan la estrecha unión entre los idiomas y la realidad. Muchos de estos uniones no sólo están en inglés, sino también en otros idiomas. Esto es debido a que todas las mentes humanas confrontan problemas iguales cuando tratan de comprender el entorno que les rodea. Puedo enseñarles varios ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el espacio, el término “dentro” es antónima a la la palabra “fuera”. Esto nos expresa que para todas las personas normalmente hay algo dentro y algo fuera. Lo entendemos porque siempre que tratamos entender el espacio solemos emplear vocablos como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí los términos nos expresan que hay 2 tipos diferentes de sentimientos. Lo entendemos ya que no podemos pensar ambos al mismo momento.
Esta no es la historia entera. Podemos seguir con estos antónimos para siempre.

¿Por qué deberíamos dominar los antónimos de Antecedentes Penales y otras palabras?


La definición de antónimos es sumamente importante desde la visión de los expertos en gramática, pero además para escritores, e inclusive para los psicólogos. La idea y el concepto de los términos antagónicos es una herramienta que las personas han construido para ellos mismos a medida que evolucionaba su lenguaje y los procesos de razonamiento.

Es un caso interesante el cómo hemos inventado un idioma que es útil para la gente, y posibilita entender y organizar el mundo. Por ejemplo, mientras que los humanos se transformaron precisaron ser preparados para explicar el ambiente exterior, así que desarrollaron términos antagónicos como frío y calor. Estos son conceptos con los que podemos explicar sencillamente una situación.

Lo mismo se acomoda a la definición de antónimos. Es un método de narrar algo con términos, para que podamos hablar sobre ello.
El enredo es que esto no actúa así para las maquinas. No es fácil programar un pc para que conozca bien las interrelaciones contradictorias de variado grado entre los vocablos.
Los humanos no son máquinas, en virtud de que la concepción de los antónimos es un concepto humano que no procede para los ordenadores. Un robot no tiene ser explicado como algo que es lo opuesto a otra cosa.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los opuesto?

Examinemos la forma en que los humanos aprenden un lenguaje. Primordialmente tenemos que aprender un conjunto de símbolos y sus connotaciones para poder comunicarnos con los demás. Después, como personas maduras, empleamos esos símbolos en el interior de nuestros hábitos continuos aun cuando hayan agrupaciones arbitrarias de ruidos o emblemas (por ejemplo, escrituras y expresiones construidas de estas letras). Sólo pues se nos enseñó que una conjugación de sonidos mantiene un significado que les da una interpretación.
Pensemos que lográramos enseñar a los animales a utilizar el argot humano. Aplicarían los signos injustos y sus connotaciones. Pero, no necesariamente comprenderían lo que representan esos términos, porque no se les ha adiestrado ningún significado del mundo cierto detrás de ellas.
Por ejemplo, si le comentáramos a un canino que el término “caramelo” significa alimento, entonces siempre que oigan el termino “golosina”, esperarán adquirir una cosa agradable. Pero unicamente porque las personas les hayan mostrado que ese signo significaba alimento no indica que los caninos deduzcan lo que es.

Igual pasa con los nombres. Los nombres son emblemas totalmente autoritarios que las personas han entendido como relacionar con una persona u objeto. Los términos no presentan una connotación propio en sí mismo, pero debido a que se nos enseñó que es algo, en el instante que percibimos una designación le cedemos algún concepto.
Aquí es donde entra el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que tiene un concepto opuesto a otra palabra, y puede ser empleado como un instrumento para entender lo que quieren decir los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar