Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Arbitrario

/
/
/
655 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Arbitrario?

Antonimos:

  •  justo, legal, reglamentario, imparcial
  • firme

Antónimos de ARBITRARIO – lo que debes saber

Diferenciamos antónimos graduales, complementarios y recíprocos. Es se refiere a todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Arbitrario Una de las características de los antónimos es también una comparación de significados. Se manifiesta principalmente cuando los opuestos se juntan en parejas de motivo opuesto: “grande” y “chico” y “alto” y “pequeño”, “rico” y “infortunado”, “verdad” y “fingido”, “origen” y “muerte”, “luz” – “tiniebla”, “victoria” y “vencimiento”. ¿Ya ha entendido bien cuál es el antónimo de arbitrario?

Arbitrario y su antónimo

Creando términos opuestos: Los antónimos se crean muy a menudo con el empleo de prefijos no-, anti- o a-, por ejemplo, inmorales, amorales o antialérgicos, con prefijos anti- y a- que se ubican casi exclusivamente en palabras griegas. Sin embargo, es importante agregar que con el empleo de prefijos casi nunca es posible formar un conjunto de opuestos exactos. La dificultad es que cada uno de los idiomas cuentan con un sinnúmero de palabras, y es imposible hacer un listado de antónimos para todas ellas. Algunas palabras no poseen opuestos, como “cualquiera” o “pero”, por lo tanto no alcanzaríamos ponerlas en un diccionario de antónimos. Asimismo varias palabras cuentan con varios significados y se les aplican antónimos diferentes en varios contextos. .

¿Cómo encontramos los antónimos de Arbitrario?

Si la expresión solamente está pensada con la finalidad de ser aplicada como un mero contrario, como “blanco y negro” o “alto y bajo”, hallarán un contrario adecuado. Lo que acabamos de decir se refiere por igual a antonimo de ARBITRARIO como a cualquier otra palabra española. Si la expresión está orientada a ser un sinónimo, pues usarán lo que se llama un “hiperonimo” o encontrarán algo que signifique más o menos lo mismo. Son 2 formas distintas en que las personas mencionan a diversas expresiones. Igualmente existe un patrón llamativo en la manera en que los seres humanos conforman expresiones que poseen distintos significados según la situación.

ARBITRARIO y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Las palabras con un sentido cercano y semejante son sinónimas. Las palabras de concepto diferente son antónimas. Por tanto, los significados distintos pueden expresarse en el lenguaje mediante antónimos. Estas logran ser palabras individuales (“alguien – nadie”; “algo – nada”; “tranquilo – fuerte”; “mañana – tarde”; “despertar – dormirse”; “oscuro – claro”) o vinculaciones fraseológicas (en otras palabras, conexiones de expresiones gastadas), por ejemplo, “no solo pero también”; “al principio – al final”; “por una parte – por otra parte”; “tener toda la razón – perder la razón”. Todo lo que acabamos de decir se refiere tanto a antonimo de ARBITRARIO como a cualquier otra palabra española.

¿En qué sitio tenemos vocablos equivalentes y antónimos?

El motivo de la presencia de los antónimos es que, si no hubiera palabras para denotar conceptos o contextos contrarios, las personas no tendrían una forma de representar el razonamiento. Si no es posible figurar cualquier cosa o situación en tu imaginación, no tiene sentido en lo que a ti se refiere. Piensa en un bebé recién nacido, sin experiencia en el mundo. Si no tuvieran una definición de calor o frío, pues no tendrían forma de conceptualizar contextos de calor y frío. No podrían saber que son ellos. Luego, si un término no tiene significado para una cosa, entonces ese algo no existe para ti. No tiene sentido en su mundo. Lo mismo se emplea a las emociones negativas. Si tienes una palabra como “feliz”, entonces posees el significado de un contexto inverso, que significa no ser feliz. Entonces sin contrarios, los conceptos y situaciones no tendrían sentido. Lo dicho se refiere por igual a antonimo de ARBITRARIO como a todas las demás palabras de castellano. Los humanos necesitan sentidos contrarios para aprender completamente los conceptos simbolizados por los vocablos. Es imposible deletrear algo como, “Soy feliz”, sin que la otra cara de esa declaración sea igualmente cierto. No tienes que estar totalmente feliz y jamás deprimido.

¿Cómo aprende la gente los opuestos?

La obtención de opuestos es un proceso complejo que invoca talento y experiencia. Se puede exponer que se origina con las primeras expresiones habladas en la niñez, ya que el recién nacido empieza a razonar su contexto a través del lenguaje. El niño investiga entonces muchos términos nuevos pero no conoce sus antónimos hasta más tarde cuando los ubica en su entorno. La contribución más reveladora a la obtención de opuestos es la destreza, según psicólogos como Piaget. Al notar cosas o individuos en relación con sus antónimos, el niño asimila lo que significan. Asimismo, puede componer mejor los conocimientos e ideas relacionándolos con otros las nociones y doctrinas.

This div height required for enabling the sticky sidebar