Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Ausente

/
/
/
619 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Ausente?

    Antonimos:

    • asistente, presente.

Antónimos de Ausente – la información que debes saber

¿Cómo se usan los antónimos?
Por ejemplo, si manifiesta «estoy fatigado», es probable que alguien que lo perciba no comprenda inmediatamente lo que desea expresar. Pero si en su defecto dice «no tengo ánimos» en ese caso es más factible que un espectador comprenda textualmente lo que desea manifestar.
De esta forma, los antónimos pueden ayudarnos a comprendernos con más claridad y con disminución de errores. Así son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de AUSENTE.

Otro ejemplo, imaginemos que soy un profesor que da capacitación acerca de cómo cumplir los deberes. Sería viable si el oyente comprendiera las orientaciones en su totalidad, en vez de sólo una fracción de ellas.
Sin embargo hay otra razón por la que usamos antónimos, y es por lo que los psicólogos llaman «la ley de los opuestos». Esto manifiesta que los humanos tienden a tener una tendencia espontánea a mirar lo contradictorio como algo mejor, o al menos más factible que la cosa inicial.

AUSENTE y su antónimo

Hay que tener en cuenta que casi cada expresión debe tener un opuesto. Esto es evidente, porque si no existiera un opuesto para una palabra, no lograríamos manifestar cuestiones como «esta es más que» o «esta es menos que», por lo que es racional que cada término contenga su propio opuesto específico. Con esto en mente, alcanzamos pasar a la idea de ubicar antónimos. No es sencillo localizar antónimos, y reclama bastante labor. Lo que procuramos manifestar es que se debe de considerar más allá de las expresiones en sí mismas, que hay que observar su entorno y a que y con cual objeto se han empleado. Exige bastante reflexión y tarea fuerte, más es una cosa que las personas que está interesada en producir idiomas o vocabularios efectivamente debe atender.

¿Cómo recopilamos los antónimos de AUSENTE?

Hay muchos planteamientos para seleccionar diccionarios de antónimos. El más viejo y tradicional es recopilar el diccionario uno mismo. La 2da opción es utilizar un programa de computadora. El siguiente enfoque es emplear una IA. El primer planteamiento es obviamente el que más tiempo toma, aunque tiene la ventaja de fundar un diccionario propio que evidencie las propias actitudes y vivencias del individuo.

Por ejemplo, si está recopilando un diccionario de términos opuestos para que sus alumnos lo usen en su clase del castellano, puede ser mejor comenzar con un registro de términos normalmente utilizados por los jóvenes que hablan español hoy en día. El segundo enfoque es usar un sistema de computadora. Un ejemplo de este procedimiento sería la herramienta de red de palabrascreada por una universidad de Norteamérica.

Y los programas de IA, o sea, Inteligencia Artificial, usan prototipos difíciles y sistemas neuronales que a partir de grandes corpus de libros elabora prototipos de comunicación.

A estas alturas ya sin duda ha entendido bien cómo encontramos los antónimos de AUSENTE.

AUSENTE y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

Igual y antónimos , dada su popularidad, pueden ser elementos muy llamativos para la ocurrencia de nombres comunes. Anteriormente a las apariencias, hallar un sinónimo preciado es mucho más difícil que desarrollar un nuevo nombre desde el principio, es decir, formar un neologismo. Aunque un sinónimo tiene una limitación más: ya posee sus significados y es complejo cambiarlos.

Las palabras de nuestro diccionario se encuentran dispuestas en otras clases. Es un sistema bastante lógico de palabras y sus significados. Logramos elegir palabras con una definición cercana (por ejemplo, «grande»- «enorme», «grande» – «extenso») o pares de palabras con un significado opuesto (por ejemplo, «pequeño» – «grande»).

¿En qué lugar podemosobservar antónimos?

Pienso que la fuente de los mejores antónimos que podrías conseguir somos nosotros mismos. La humanidad debe ser vista como una dicotomía. Somos hombres o mujeres, somos educados o analfabetas, estamos alegres o enfadados. De ese modo existe una especie de antítesis en todo ser humano.
Cuando nacemos empezamos como un chico. Los pequeños no denotan entendimiento de la moralidad ni cualquier clase de sistema de pensamiento racional. Se orientan por sus sentimientos e impulsos.
De ese modo, con el los años nos ponemos menos emocionales y más lógicos. El mejor ejemplo de este razonamiento resulta ser, obviamente, nuestro sistema educacional que nos enseña para llegar a ser adultos.
Aprendemos a ser independientes, autónomos, racionales y coherentes.

This div height required for enabling the sticky sidebar