Antonimos

Los antonimos mas usados

Sinónimos de Azucar

/
/
/
2992 Views

↓ ¿Cuáles son los Sinónimos de AZUCAR?

Sinónimos:

  • glucosa, sacarosa, sacarina, edulcorante

Antónimos de AZUCAR – lo que debes saber

La tierra está construida de contrastes. En el globo localizamos direcciones geográficas contrarias: norte-sur, este-oeste. Prosiguiendo esta división, a menudo empleamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es raro que empleemos palabras que unimos en pares opuestos: “anverso – reverso”, “dos caras de una moneda”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Muchas veces estas oposiciones aparecen en distintos sistemas de símbolos. Por ejemplo, en el argot matemático poseemos los valores + y -“, y en los semáforos el mensaje “permitido – no permitido”, que se manifesta por la diferencia de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de puntos pueden también ser valorados como negativos o positivos: malo – bueno. Y si no tiene tales conceptos escritos en las expresiones, la apreciación surge en las asociaciones.

En este apartado entenderemos sobre las expresiones y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de Azucar, pero de cualquier otra palabra del idioma español. Dicha comparación en el lenguaje se nombra contradicción o negación.

De ese modo funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Azucar.

Antónimo de AZUCAR – ¿qué es un antónimo?

Una vez aclarado cuál es el antónimo a Azucar, nos podemos plantar una pregunta sobre de qué manera aprende la gente los antónimos.

La mayor parte de la gente parece estudiar los antónimos de la manera que estudian los sustantivos, relacionándolos con sus opuestos. Otro modo en que la gente aprende antónimos es haciendo un modelo mental de la significación de las palabras. Por ejemplo, cuando se aprende la expresión “caliente”, se logra imaginar algo que se describe como una flama, y luego asumir que “frío” significa “no llama”. Así es como casi todos los niños aprenden esas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de AZUCAR

La forma en que la gente parece estudiar los antónimos es corta e inefectiva, ya que necesita que una persona experimente una exposición repetitiva en las dos palabras durante varios años, antes que pueda comprender el vínculo entre ellas.

¿Cómo buscamos los antónimos de AZUCAR?

Lo más importante que hay que tener en consideración es que muchos vocablos se emplean de diferentes maneras, así que una palabra dada podría hacer referencia a diferentes cosas. Pueden estar buscando antónimos para hacer su diccionario, o solo pueden  estar buscando sinónimos en vez de expresiones iniciales.

Para poder crear un diccionario, se precisan varios vocablos que signifiquen precisamente lo opuesto de otras palabras, de manera que cuando la gente requiera hallar un término puedan hallar su antónimo.

Pero, frecuentemente la gente crea estos términos por sí misma.

Azucar y otras palabras – Sinónimos y antónimos – cuál es la diferencia

Por ejemplo, dada la frase de entrada “grande”, indagaría las palabras más similares a ella: fundamentándose en su frecuencia en el texto y otros componentes. Así hallamos que las mejores casualidades son: grande, gigantesco, enorme. Hecho esto, pasamos a averiguar contrarios, del mismo modo, con un adiestramiento automático e inteligencia artificial. Así que inmediatamente formaría un modelo de cómo la gente deduce estos términos, verbigracia que son contrarios entre sí.

Luego lograría tratar este tipo para considerar si hay algún patrón en el manejo de las expresiones que enseñe un parecido y opuesto.

¿Qué dice la gramática sobre los antónimos de AZUCAR y otras palabras?

Es cierto que hay muchos pares de términos que nos muestran la angosta conexión entre los idiomas y la realidad. Demasiados de estos emparejamientos no sólo se encuentran en inglés, sino también en otros idiomas. Esto es debido a que todas las mentes humanas confrontan inconvenientes semejantes cuando tratan de entender el mundo que los envuelve. Puedo darles algunos ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el entorno, el término “dentro” es opuesta a la el vocablo “fuera”. Esto nos expresa que para todos nosotros invariablemente existe algo dentro y algo fuera. Lo entendemos porque cada vez que tratamos pensar en el entorno solemos emplear vocablos como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso las palabras nos manifiestan que hay dos tipos diferentes de sentimientos. Lo sabemos porque no podemos pensar los dos al mismo momento.
Esta no es la historia entera. Podemos seguir con estos términos opuestos para siempre.

¿Por qué deberíamos saber las palabras opuestas de AZUCAR y otras palabras?

Conocer los antónimos es concebir el entorno desde una perspectiva diferente. Nos permite analizar que podemos estar desencaminados en relación a lo que creemos, y mirar las cosas de una forma diverso a como se conoce en un tiempo dado.

Sin importar el tipo de conocimiento, ser apto para sopesar lo eficiente y lo dañino es relevante. En tal sentido, esto puede ser usado como una forma de explicarse que las cosas habitualmente pueden ser desigual a como se cree ahora.

Se podría establecer que comprender los antónimos es una forma para agrandar nuestros horizontes. Nos ayuda sopesar los aspectos positivos y malos de 2 ideas en discusión, y más tarde tener a una mas clara comprensión de la que teníamos antes.

Según los psicólogos necesitamos conocer el uso de los antónimos porque nos capacitan para ver la vida desde una visión dispar. Es importante valorar los aspectos buenos y poco provechosos de dos ideas enfrentadas.

Antónimos y la filosofía

Un buen paradigma de antinomia es la paradoja del mentiroso que asiente cualquier cosa en este sentido: “Lo que expreso es mentira” . Aunque, si le comento esta oración para que se vea de mentira, entonces por definición no puede ser cierta, sin embargo sí lo es, si lo que comento es falso… Una contradicción. La paradoja del mentiroso es una paradoja autorreferencial que se puede dictar de la siguiente manera: Esta declaración (o proposición) es mentira. La frase es absolutamente real o falsa, pero si es verdadera entonces lo que comenta debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué usamos antónimos?

Un contrario es una frase que posee el termino contrario al de otras palabras. Por ejemplo, “enorme” y “pequeño” son opuestos, al igual que bastantes palabras en inglés como “bueno” y “maligno”, o “agradable” y “cruel”.
Su pregunta de “¿Por qué utilizamos contrario ?” es una interrogante que llama a la reflexión, y hay que hablar que hay diferentes respuestas posibles. Una solución sería porque si desea notificar con precisión lo que deseas expresar con las palabras, entonces puede ser muy útil proporcionar el concepto opuesto usando otra palabra o frase.

Tenemos que comprender los opuestos porque consiguen ser muy provechosos. Por ejemplo, con frecuencia es viable descubrir si un término dispone un opuesto solo viendo la expresión misma (conseguimos realizarlo no sólo con expresiones más asimismo con diversas formas de estilos como frases y oraciones). La causa por lo cual es beneficioso entender el antónimo de un término en concreto reside en la acción de que los contrarios sostienen notables similitudes así como sus desemejanzas. Analizaremos estos parecidos.
Una similitud entre los opuestos es que uno y otro figuran un compuesto total y encerrado. Son, por así decirlo, los dos extremos de una visión (la singularidad aquí son las palabras con múltiples contrarios).
Otro parecido entre los contrarios es que los dos alcanzan a ser usados en exactos ámbitos. Muchas palabras disponen gran cantidad de connotaciones y por consiguiente gran cantidad de contextos de uso.

De ese modo, si bien hay muchas desigualdades entre los términos distintos y las expresiones no antonómicas igualmente, asimismo existen muchas parecidos.
Por lo tanto al final, debemos saber los contrarios, ya que son muy beneficioso.

This div height required for enabling the sticky sidebar