Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Batahola

/
/
/
720 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Batahola?

Antonimos:

  • silencio, calma, sosiego

Antónimos de BATAHOLA – lo que debes saber

La tierra está construida de contrastes. En el globo localizamos direcciones geográficas opuestas: norte-sur, este-oeste. Prosiguiendo esa separación, con frecuencia usamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es raro usar palabras que combinamos en pares contrarios: “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Frecuentemente estas oposiciones se localizan en distintos sistemas de signos. Por ejemplo, en el argot matemático contamos los valores + y -“, y en los semáforos el mensaje “permitido – no permitido”, que se comunica por la diferencia de colores verde – rojo. Unos de estos pares de puntos pueden incluso ser examinados como negativos o positivos: bueno – malo. Y si no posee tales conceptos escritos en las palabras, la valoración surge en las asociaciones.

En esta parte aprenderemos sobre las palabras y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de Batahola, pero de cualquier otra palabra castellana. Dicha comparación en la lengua se llama contradicción o negación.

De esa forma funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de BATAHOLA.

Antónimo de Batahola – ¿qué es un antónimo?

Una vez conocido cuál es el término opuesto de BATAHOLA, nos podemos preguntar de qué manera aprende la gente los antónimos.

La mayor parte de las personas parecen aprender los antónimos de la manera que aprenden los sustantivos, vinculándolos con sus contrarios. Otra manera en que la gente aprende antónimos es haciendo un modelo mental del significado de las palabras. Como por ejemplo, la ocasión en que se aprende la expresión “caliente”, se consigue imaginar algo que se especifica como una candela, y luego asumir que “frío” indica “no llama”. Esto es como casi todos los niños aprenden esas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de BATAHOLA

La forma en que las personas parecen aprender los antónimos es limitada e ineficiente, ya que requiere que la gente tenga una exposición repetitiva en las dos palabras en varios años, antes de que logre entender la relación entre ellas.

¿Cómo recogemos los antónimos de Batahola?

Primeramente, un lexicógrafo identifica palabras contrarias como lo hace un pensamiento inquisidor. Detallan y confrontan expresiones con sentidos equiparables hasta que detallan lo que las hace distintas y por esa razón su contrario.

Una porción del problema de conseguir palabras inversas es seleccionar una palabra lo suficientemente universal para que abarque todos las definiciones de una expresión concreta.

También resulta bastante complejo encontrar antónimos para ciertos términos.

Es complejo ubicar antónimos para las expresiones. Para ciertas palabras, lo opuesto ni siquiera se puede hallar.

Por ejemplo, ¿qué se define como lo inverso a existir?

Bien, aquí hay otro ejemplo de una palabra que no dispone de un inverso. ¿Qué es lo contrario al tiempo?

Batahola y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

¿Hay algún otro término que se emplee en la misma narración?

La segunda cosa es encontrar las frases que no gozan de un antónimo claro, como “auto”. Se sabe que en general (salvo contextos muy concretos) los parecidos de estas frases no son.

Un sinónimo tiene su contrario. Es contrario – una conclusión que representa el inverso del motivo. Opuesto es el término contrario. Ejemplos de contrario son: “caliente” y “frío”, “alto” y “chico”, “abierto” y “tapado”. Los opuesto, como los iguales, son diferentes. Los opuestos podrían derivar de la jerarquía, por ejemplo: “chico” y “grande”, “chavo” y “anciano”, “bajo” y “alto”. En este caso, no representan cualidades opuestas individuales, sino que son un canal léxico de expresar la gradación. Los pares de palabras opuestas son antónimos complementarios. Al objetar a los anonimatos, la oposición se convierte en una declaración: “el es cónyuge” y “él no es soltero”, “ella es soltera” y “no tiene esposo”. Otra manera de contrario es la transformación. Los nombramos parejas de vocablos, por ejemplo: “adquirir” y “despachar”, “irse” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un contrario. Es “sinónimo”.

¿Qué dice la lingüística sobre los términos opuestos de BATAHOLA y otras palabras?

Es indiscutible que existen demasiados dúos de vocablos que nos enseñan la ceñida conexión entre los idiomas y la verdad. Demasiados de estos emparejamientos no sólo se encuentran en inglés, sino también en otros idiomas. Esto se debe a que todas las mentes humanas encaran dificultades iguales cuando tratan de entender el entorno que los envuelve. Puedo darles unos cuantos ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del espacio, la palabra “dentro” es opuesta a la el vocablo “fuera”. Esto nos expresa que para todas las personas normalmente existe algo dentro y algo fuera. Lo comprendemos porque siempre que pretendemos considerar el entorno tenemos que emplear términos como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí las palabras nos manifiestan que hay dos tipos diferentes de sensaciones. Lo sabemos ya que no podemos percibir ambos al mismo tiempo.
Esta no es la explicación total. Podemos seguir con estos antónimos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos dominar las palabras opuestas de Batahola y otras palabras?

La definición de antónimos es ampliamente esencial desde la visión de los expertos en gramática, pero asimismo para escritores, e incluyendo para los psicólogos. La percepción y la definición de los vocablos contrarios es algo que los seres humanos han realizado para ellos mismos a medida que evolucionaba su lenguaje y los procesos de razonamiento.

Es un asunto relevante el cómo hemos inventado un lenguaje que funciona para las personas, y posibilita comprender y organizar el mundo. Por ejemplo, mientras que los humanos evolucionaron requirieron ser aptos para explicar el hábitat, por lo que inventaron términos contradictorios como frío y calor. Estos son explicaciones con los que podemos narrar claramente una situación.

Esto también se aplica al concepto de antónimos. Es una forma de describir algo con términos, para que podamos hablar sobre ello.
El asunto es que esto no opera así para las maquinas. No es fácil programar un pc para que sepa claramente las relaciones antagónicas de distinto nivel entre las expresiones.
Los colectivos no son computadoras, así que la creación de los antónimos es un término humano que no procede para los computadores. Un robot no tiene ser señalado como algo que es lo contradictorio a otra cosa.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los contrario?

Contemplemos el modo en que las personas aprenden un idioma. Primero tenemos que memorizar un grupo de emblemas y sus connotaciones a fin de poder comunicarnos con los demás. Después, como adultos, utilizamos esos símbolos en el interior de nuestros hábitos cotidianos a pesar de que hayan agrupaciones arbitrarias de ruidos o signos (por ejemplo, letras y términos elaborados de las grafemas). Solamente pues se nos enseñó que una conjugación de sonidos mantiene una connotación que les proporciona una interpretación.
Supongamos que lográramos aleccionar a los animales a emplear el idioma humano. Aplicarían los emblemas autoritarios y sus conceptos. Sin embargo, no forzosamente discernirían lo que representan esos términos, ya que no se les ha adiestrado ni un solo concepto del mundo cierto detrás de ellas.
Como, si le contáramos a un canino que la expresión “chuchería” representa alimento, así siempre que oigan la expresión “golosina”, esperarán obtener algo generoso. Más sólo porque las personas les hayan enseñado que ese símbolo designaba comida no es que los perros comprendan lo que es.

De igual manera pasa con los nombres. Las denominaciones son signos absolutamente injustos que las personas han aprendido a aliar con el hombre u objeto. Los términos no presentan una connotación permanente en si misma, pero a causa de que se nos enseñó que es algo, cuando percibimos una designación le damos algún significado.
Aquí es donde ingresa el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que tiene una connotación contraria a otro término, y logra ser empleado como una herramienta para distinguir lo que indican las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar