Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Batel

/
/
/
466 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de BATEL?

Los antónimos de Batel son

Antónimos de BATEL – lo que debes saber

Qué son los antónimos: Son palabras de significado opuesto a uno dado, y el contraste de significado se destaca en el momento en que las juntamos: pequeño – grande, alto – bajo, pobre – rico, falso – verdad, vida – muerte, estupidez – sabiduría. El sistema lingüístico también permite crear antónimos con el uso de fórmulas idóneas, por ejemplo, peligroso – seguro, directo – indirecto, encubrir – descubrir, llegar – disminuir. Unas expresiones cuentan con más de un antónimo, dependiendo del contexto. El contenido del adjetivo coteja ligeramente con el sentido de la palabra “serio” así como “pesado”, o incluso “fuerte” o “cálido”. Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Batel También hay pares que no son palabras antónimas y que no podrán presentarse en un sentido semejante en el mismo contexto – antónimos contextuales (y no hay trabajo seco, hay un mar de trabajo, pero no un acuerdo ruidoso, puede haber un acuerdo silencioso). Los antónimos se utilizan frecuentemente como recurso artístico en la literatura, debido que trabajan con el contraste y refuerzan el influjo de la expresión. Se convierte en la causa de frecuentes mofas verbales. Teniendo en cuenta lo dicho, ¿ya ha entendido bien cuál es el antónimo de batel?

BATEL y su antónimo

Formando antónimos: Los antónimos se crean muy a menudo con el manejo de prefijos no-, anti- o a-, por ejemplo, inmorales, amorales o antialérgicos, con prefijos anti- y a- que se hallan solamente en palabras griegas. Sin embargo, es importante mencionar que con el empleo de prefijos casi nunca es viable crear un conjunto de antónimos estrictos. La dificultad es que los diferentes idiomas tienen un sinfín de palabras, y es inalcanzable efectuar una lista de antónimos para cada una de ellas. Algunas palabras no poseen opuestos, como por ejemplo “cualquiera” o “pero”, así que no conseguiríamos ubicarlas en un diccionario de antónimos. Además algunas palabras cuentan con diferentes significados y se les aplican antónimos diferentes en diversos contextos. .

¿Cómo recogemos los antónimos de BATEL?

Empezaremos sugiriendo que conseguir términos inversos requiere bastante intuición y experiencia.  Eso en respecto a los antónimos de Batel y de cualquier otro vocablo de español. Con la ayuda de las columnas de fundamentos, que comprenden la totalidad de los datos humanos que se han recolectado en sus amplios registros (aunque gran parte de esos archivos son intrascendentes), se encuentra algún dato importante referente a lo  que hacen los individuos cuando se encuentran frente a antónimos problemático o palabras que significan cosas diferentes dependiendo de la situación. Aparentemente los individuos normalmente tienen un vocablo, y con sus  antónimos escogen el que mejor se ajusta a sus necesidades. Si el vocablo se encuentra en un sentido metafórico, o si se emplea para describir una cosa en otra situación, como por ejemplo cómo que  las personas son apropiadas para conseguir conflictos y disparidades entre las situaciones incluso cuando no están ahí (como “el conflicto de largo y corto”), así que no se angustian en tratar de conseguir palabras opuestas. Van con un sentido determinado para la expresión. Haga el mismo ejercicio con los antónimos de BATEL. Hasta pueden probar a buscar un término que no existe, como “antidesestabilización”, ya que se escucha fabuloso. Lo tienen en cuenta los lexicógrafos, porque hay bastantes palabras en sus bases de información de la comunicación humana  que en realidad no existen en algún diccionario.

BATEL y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Las expresiones con un sentido cercano y similar son sinónimas. Las palabras de concepto distinto son antónimas. Por lo tanto, los conceptos distintos logran comunicarse en el lenguaje mediante antónimos. Estas alcanzan ser expresiones individuales (“oscuro – claro”; “despertar – dormirse”; “mañana – tarde”; “tranquilo – fuerte”; “algo – nada”; “alguien – nadie”) o vinculaciones fraseológicas (en otras palabras, conexiones de expresiones gastadas), por ejemplo, “no solo pero también”; “al principio – al final”; “por una parte – por otra parte”; “tener toda la razón – perder la razón”. Todo lo dicho se refiere tanto a antonimo de Batel como a todas las demás palabras de castellano.

¿Dónde conseguimos sinónimos y palabras contrarias?

Encontramos antónimos explorando en el libro de glosarios de antónimos, o mediante un motor de búsqueda. Justo como los sinónimos son vocablos con significados similares, los antónimos se definen como los que nos devuelven conceptos opuestos. Así mismo es curioso que las mismas palabras pueden ser antónimos y sinónimos al mismo tiempo, respecto a términos diversos, ya que no se definen “antónima” o “sinónima” en sí, sino siempre referentes a las demás palabras. Los sinónimos y antónimos (de Batel y cualquier otra palabra de nuestra lengua) se consiguen en todas partes del mundo humano, ya que son entes intrínsecas al lenguaje humano. Las personas siempre han tratado descubrir sinónimos y antónimos de palabras que ya se saben. Esta es la razón por la que encontramos tantas expresiones en el universo que oyen comparables o completamente con mismo significado.

¿Qué expresa la filología sobre los términos opuestos?

Un método valioso en la filología es el análisis de las concordancias entre los vocablos, como por ejemplo sinónimos, antónimos u homófonos. Los sinónimos son dos o más palabras con una definición semejante. Los antónimos son dos palabras que quieren decir cosas opuestas, como: blanco/negro y caliente/frío. Los homófonos son palabras con idéntica escritura o articulación pero con distintos significados. Otro proceso en la filología es observar la manera en que los humanos usan el idioma. Por ejemplo, hay ciertos vocablos que tienen una definición muy específica, como “lunático”, que significa que una persona posee un carácter psicológico anormal de desvarío o alucinaciones. Sin embargo existen otros vocablos que tienen un significado muy amplio, como “felicidad”, que puede ser todo, desde alegría hasta desahogo o nostalgia. ¿Sabría hacer un ejercicio parecido para antónimos de Batel que conoce?

This div height required for enabling the sticky sidebar