Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Benefactor

/
/
/
1343 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de BENEFACTOR?

Antonimos:

  • malhechor

Antónimos de Benefactor – la información más importante

El mundo está construido de contrastes. En el globo encontramos rutas geográficas contrarias: este-oeste, norte-sur. Prosiguiendo esa división, frecuentemente empleamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es curioso usar palabras que juntamos en pares opuestos: “positivo – negativo”, “comienzo – final”, “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”.

Muchas veces estas oposiciones se localizan en diversos sistemas de signos. Por ejemplo, en el argot matemático contamos los valores (+) y (-)”, y en los semáforos el mensaje “autorizado – no permitido”, que se expresa por la diferencia de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de puntos pueden también ser valorados como negativos o positivos: bueno – malo. Y si no posee tales conceptos escritos en las expresiones, la apreciación está en las asociaciones.

En este apartado conoceremos de las palabras y definiciones opuestas, no solo sobre antónimos de BENEFACTOR, pero de cualquier otra palabra castellana. Tal contraste en el habla se denota negación o contradicción.

De ese modo son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Benefactor.

Antónimo de BENEFACTOR – ¿qué es un antónimo?

Ya le hemos aclarado cuál es el término opuesto para BENEFACTOR.
Pero, ¿un antónimo es lo mismo que oxímoron?
En muchas ocasiones se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha repasado este escrito, posiblemente note la oposición entre ellos. Aunque, es importante recordar que un oxímoron es la utilización de frases que no sólo se contradicen entre sí en términos de descripción, sino que más que todo una de ellas define a la otra. Por lo que “camino sobre el fuego y el hielo” es un antónimo, entretanto “el hielo ardiente” es un oxímoron.
Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de Benefactor.

¿Cómo recopilamos los antónimos de BENEFACTOR?

Lo primero que se debe tener en cuenta es que diversas expresiones se aplican de distintos modos, entonces una expresión dada puede hacer referencia a diferentes cosas. Podrían estar investigando antónimos para hacer su libro de glosarios, o solo podrían  estar tratando de encontrar sinónimos en vez de expresiones primitivas.

Para poder hacer un diccionario, se necesitan varios vocablos que signifiquen precisamente lo contrario de otras palabras, de manera que en el momento en que la gente requiera conseguir una expresión puedan encontrar su antónimo.

Pero, a menudo la gente se inventa estas palabras por sí misma.

BENEFACTOR y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian

¿Hay alguna otra palabra que se utilice en el mismo contexto?

La segunda cosa es hallar los vocablos que no ostentan un antónimo evidente, como “automóvil”. Se sabe que en general (salvo contextos muy determinados) los sinónimos de estos términos no están.

Un sinónimo posee su opuesto. Es contrario – un término que significa el opuesto del motivo. Contrario es el significado contrario. Ejemplos de antónimos son: “caluroso” y “frío”, “largo” y “bajo”, “destapado” y “cerrado”. Los contrario, como los iguales, son distinto. Los opuestos podrían resultar de la gradación, por ejemplo: “chico” y “grande”, “chavo” y “viejo”, “bajo” y “largo”. En este caso, no significan cualidades contrarias independientes, sino que son un medio léxico de manifestar la gradación. Los pares de palabras contrarias son antónimos añadidos. Al oponerse a los incognitos, la negación se convierte en una declaración: “el es cónyuge” y “el no es solterón, “ella es soltera” y “no tiene esposo”. Otra manera de opuesto es la conversión. Los llamamos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “vender”, “salir” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un antónimos. Es “sinónimo”.

¿Qué dice la gramática sobre los términos opuestos de BENEFACTOR y otras palabras?

Es indudable que hay varios dúos de términos que nos enseñan la estrecha conexión entre los lenguajes y la verdad. Demasiados de estos emparejamientos no sólo están en inglés, sino también en otros idiomas. Esto se debe a que todos los intelectos humanos encaran problemas iguales cuando tratan de entender el entorno que les rodea. Puedo indicarles algunos ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el entorno, la palabra “dentro” es antónima a la la palabra “fuera”. Esto nos manifiesta que para todos nosotros siempre hay algo dentro y algo fuera. Lo entendemos porque siempre que pretendemos entender el entorno tenemos que usar términos como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso las palabras nos manifiestan que hay dos clases distintas de sentir. Lo comprendemos ya que no podemos pensar ambos al mismo tiempo.
Esta no es la explicación completa. Podemos continuar con estos términos opuestos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos saber los antónimos de BENEFACTOR y otras palabras?

Saber los antónimos es ver el planeta desde una perspectiva diferente. Nos posibilita analizar que podemos estar en lo incorrecto en relación a lo que ideamos, y concebir las cosas de una manera desigual a como se entienden en un tiempo dado.

En cualquier tipo de conocimiento, ser apto para sopesar lo positivo y lo negativo es relevante. En cierto sentido, esto puede ser usado como un modo de comprender que las cosas casi siempre pueden ser distintas a como se entienden ahora.

Es posible establecer que entender los antónimos es un método para aumentar nuestros panorama. Nos facilita medir los aspectos provechosos y nocivos de una pareja ideas en contradicción, y luego obtener a una excelente comprensión de la que gozabamos en el pasado.

Según los psicólogos debemos conocer el uso de los antónimos porque nos posibilitan para ver la vida desde una perspectiva diferente. Es necesario comparar los aspectos buenos y negativos de dos ideas en conflicto.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Contemplemos el modo en que las personas aprenden un lenguaje. Originalmente debemos aprender un grupo de signos y sus significados a fin de lograr comunicarnos con otras personas. Luego, como adultos, empleamos esos signos en el interior de nuestros hábitos continuos aun cuando hayan agrupaciones injustas de ruidos o emblemas (como, grafemas y términos elaborados de estas letras). Únicamente porque se nos instruyó de que una conjugación de sonidos abarca un concepto que les da sentido.
Imaginemos que pudiéramos aleccionar a los animales a emplear el argot del hombre. Aprenderían los signos autoritarios y sus conceptos. Sin embargo, no obligatoriamente comprenderían lo que significan esos términos, ya que no se les ha instruido ni un solo significado del mundo cierto atrás de ellas.
Como, si le comentáramos a un perro que la expresión “caramelo” indica comida, entonces siempre que perciban la expresión “chuchería”, esperarán adquirir una cosa buena. Pero unicamente ya que los humanos les hayan educado que este emblema representaba alimento no significa que los caninos deduzcan lo que indica.

De igual manera pasa con los nombres. Las denominaciones son símbolos absolutamente autoritarios que las personas han aprendido a asociar con el hombre u objeto. Los términos no presentan una connotación característico en sí mismo, no obstante a causa de que se nos formo como que indican una cosa, cuando percibimos una designación le otorgamos algún sentido.
Acá es donde ingresa el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que posee un concepto opuesto a otra palabra, y llega a ser utilizado como un instrumento para entender lo que indican los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar