Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Burdo

/
/
/
595 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Burdo?

Antonimos:

  • refinado, educado

Antónimos de Burdo – Todo lo que tienes que saber

Una de las razones para usar los antónimos es la estética del lenguaje.
Antónimos permiten resaltar las diferencias expresadas en el lenguaje. Indican diferencias en los razonamientos y emociones. Potencian el vocabulario, sin embargo el manejo de frases antonímicas no siempre garantiza una palabra apropiada. Vale la pena acotar que puede ser utópico realizar una expresión de antónimos en el ambiente de todo el repertorio de significados de un término.

Así son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Burdo.

BURDO y su antónimo

Una vez sabido cuál es el término opuesto de BURDO, nos podemos preguntar en qué forma se enseña los antónimos.

La mayor parte de las personas parecen estudiar los antónimos de la manera que estudian los sustantivos, vinculándolos con sus opuestos. Otra manera en que la gente aprende antónimos es haciendo un modelo mental de lo que significan las palabras. Por ejemplo, la ocasión en que se memoriza la palabra “caliente”, se consigue visualizar algo que se detalla como una flama, y luego asumir que “frío” significa “no llama”. Esto es como la mayoría de los niños aprenden esas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de BURDO

La forma en que la gente parece aprender los antónimos es reducida e ineficiente, ya que necesita que un humano experimente una vivencia repetitiva en las dos palabras a lo largo de muchos años, antes que consiga comprender el vínculo entre ellas.

¿Cómo recogemos los antónimos de Burdo?

Primeramente, un lexicógrafo consigue palabras contrarias como lo hace una mente inquisitiva. Detallan y confrontan palabras con sentidos similares hasta que perciben eso que las hace diferentes y por ese motivo su contrario.

Una sección del problema de hallar antónimos es elegir una expresión lo lo bastante general para que contenga todos las definiciones de una expresión concreta.

Igualmente resulta bastante complicado conseguir antónimos para ciertas expresiones.

Es complejo encontrar antónimos para los vocablos. Para varias palabras, lo inverso a veces ni se puede hallar.

Por ejemplo, ¿qué es lo inverso a existir?

Bien, aquí hay otro ejemplo de una palabra que no tiene un inverso. ¿Qué es lo opuesto al tiempo?

Burdo y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian

¿Hay algún otro vocablo que se emplee en el mismo contexto?

La segunda cosa es buscar las frases que no ostentan un contrapuesto explícito, como “ojo”. Se sabe que en general (salvo contextos muy determinados) los parecidos de estas frases no son.

Un sinónimo posee su opuesto. Es contrario – una conclusión que alcanza el inverso del motivo. Opuesto es el término contrario. Ejemplos de antónimos son: “caliente” y “fresco”, “largo” y “bajo”, “abierto” y “tapado”. Los antónimos, como los iguales, son distinto. Los antónimos pueden resultar de la jerarquía, por ejemplo: “chico” y “enorme”, “joven” y “viejo”, “pequeño” y “alto”. En este caso, no representan aptitudes opuestas independientes, sino que son un canal habla de manifestar la jerarquía. Los semejantes de vocablos contrarias son opuesto añadidos. Al objetar a los incognitos, la oposición se cambia en una exposición: “él está casado” y “el no es solterón, “ella es soltera” y “no está casada”. Otra forma de contrario es la conversión. Los llamamos parejas de vocablos, por ejemplo: “adquirir” y “vender”, “irse” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un opuesto. Es la palabra “sinónimo”.

¿Qué manifiesta la lingüística sobre los antónimos de BURDO y otras palabras?

Es indiscutible que hay demasiados pares de términos que nos enseñan la ceñida unión entre los lenguajes y la verdad. Varios de estos emparejamientos no sólo existen en inglés, sino también en otros idiomas. Esto es debido a que todos los intelectos humanos confrontan inconvenientes similares cuando tratan de entender el entorno que les rodea. Puedo darles unos cuantos ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del entorno, el vocablo “dentro” es antónima a la la palabra “fuera”. Esto nos dice que para todos nosotros siempre existe algo dentro y algo fuera. Lo comprendemos porque siempre que pretendemos pensar en el espacio frecuentamos utilizar vocablos como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso las palabras nos dicen que hay 2 tipos distintos de sentimientos. Lo entendemos ya que no podemos percatar los dos al mismo tiempo.
Esta no es la aclaración total. Podemos continuar con estos antónimos para siempre.

¿Por qué deberíamos dominar las palabras opuestas de BURDO y otras palabras?

Entender los antónimos es observar el planeta desde una perspectiva diferente. Nos permite analizar que podemos estar en lo incorrecto en relación a lo que imaginamos, y mirar las cosas de un estilo desigual a como se comprende en un momento dado.

Sea cual sea el tipo conocimiento, ser capaz para valorar lo positivo y lo dañino es necesario. De cierta forma, esto puede ser utilizado como un medio de entender que las cosas siempre pueden ser distintas a como se asume en estos tiempos.

Es posible hablar que conocer los antónimos es un medio para ampliar nuestros panorama. Nos ayuda valorar los aspectos beneficiosos y menos favorables de un par ideas en conflicto, y luego llegar a una mayor comprensión de la que dominabamos antes.

Según los psicólogos ameritamos conocer el uso de los antónimos porque nos permiten para ver el mundo desde un panorama dispar. Es relevante comparar los aspectos provechosos y poco provechosos de dos ideas en contraposición.

contrario y la filosofía

Un buen paradigma de antinomia es la paradoja del embustero que asiente cualquier cosa en este sentido: “Lo que expreso es mentira” . Sin embargo, si le comento esta oración para que parezca de mentira, entonces por sintesis no puede ser cierta, pero sí lo es, si lo que digo es mentira… Una contradicción. La paradoja del mentiroso es una paradoja autorreferencial que se puede enunciar de la siguiente forma: Esta declaración (o proposición) es falsa. El anunciado es absolutamente real o falsa, pero si es verdadera por lo tanto lo que dice debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué usamos contrario?

Un contrario es una palabra que posee el significado contrario al de otras vocablos. Por ejemplo, “enorme” y “diminuto” son opuestos, al igual que muchas vocablos en inglés como “bondadoso” y “malvado”, o “agradable” y “despiadado”.
Su interrogante de “¿Por qué usamos opuesto ?” es una interrogante que llama a la reflexión, y hay que decir que experiencia diferentes contestaciones posibles. Una respuesta sería porque si quiere notificar con exactitud lo que deseas decir con las palabras, entonces puede ser muy útil dar el significado contrario usando otra palabra o frase.

Deberíamos conocer los contrarios puesto que logran ser muy provechosos. Como, habitualmente es factible descubrir si un término dispone un contrario únicamente mirando el término mismo (podemos realizarlo no sólo con términos e igualmente con diversas formas de lenguaje como frases y oraciones). El motivo por lo que es beneficioso comprender el antónimo de un término en concreto establece en la acción de que los contrarios contienen importantes parecidos así como sus desemejanzas. Examinaremos estas similitudes.
Una semejanza entre los opuestos es que uno y otro simbolizan un complejo absoluto y cercado. Son, por así decirlo, los dos extremos de una imagen (la distinción aquí son las expresiones con diversos contrarios).
Otra similitud entre los opuestos es que ambos pasan a ser usados en iguales ámbitos. Varias expresiones disponen un montón de conceptos y en consecuencia múltiples entornos de empleo.

De ese modo, no obstante existen muchas diferencias entre las expresiones contrarias y las palabras no antonómicas por igual, además se tienen cantidad de parecidos.
Por lo tanto al final, debemos conocer los contrarios, porque son muy útiles.

This div height required for enabling the sticky sidebar