Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Enteco

/
/
/
431 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de ENTECO?

Antonimos:

  • fuerte, vigoroso, sano

Antónimos de ENTECO – la información que debes saber

La tierra está construida de contrastes. En el globo encontramos rutas geográficas opuestas: norte-sur, este-oeste. Siguiendo esa separación, a menudo usamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es extraño usar expresiones que unimos en pares contrarios: “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

A menudo estas oposiciones surgen en diversos sistemas de símbolos. Como ejemplo, en la notación matemática contamos los valores + y -“, y en los semáforos el aviso “autorizado – no permitido”, que se comunica por la diferencia de colores verde – rojo. Unos de estos pares de términos pueden incluso ser valorados como negativos o positivos: bueno – malo. Y si no posee tales significados escritos en las palabras, la evaluación está en las asociaciones.

En esta parte aprenderemos sobre las palabras y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de Enteco, pero de cualquier otra palabra española. Tal cotejo en la lengua se denota negación o contradicción.

De esa forma funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de ENTECO.

Antónimo de Enteco – ¿qué es un antónimo?

Ya conoce cuál es el término opuesto a ENTECO.
Pero, ¿antónimos son oximorones?
En muchas ocasiones se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha repasado este escrito, posiblemente perciba la diferencia entre ellos. Aunque, es importante agregar que un oxímoron es el uso de palabras que no sólo se refutan entre sí en términos de definición, sino que sobre todo una de ellas define a la otra. Así que “camino sobre el fuego y el hielo” es un antónimo, mientras que “el hielo ardiente” es un oxímoron.
Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Enteco.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Enteco?

Lo más importante que tiene que tener en cuenta es que bastantes palabras se emplean de diversas maneras, entonces un vocablo dado podría hacer referencia a varias situaciones. Pueden estar buscando antónimos para preparar su libro de glosarios, o simplemente podrían  estar intentando hallar sinónimos en vez de expresiones primitivas.

Para poder crear un libro de glosarios, se necesitan varias palabras que signifiquen precisamente lo opuesto de otros términos, de modo que en el momento en que las personas requieran encontrar una expresión puedan encontrar su antónimo.

Sin embargo, frecuentemente la gente inventa estos vocablos por su cuenta.

Enteco y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian

Por ejemplo, dada la frase de entrada “grande”, averiguaría las oraciones más similares a ella: fundamentándose en su frecuencia en el discurso y otros elementos. Así hallamos que las mejores combinaciones son: grandioso, gigante, formidable. Hecho esto, pasamos a averiguar contrarios, de la misma forma, con un ejercicio mecánico e inteligencia artificial. Así que prontamente realizaría un modelo de cómo la gente relaciona estas frases, por ejemplo que son antónimos entre sí.

Seguidamente sabría utilizar este modelo para distinguir si hay algún patrón en el manejo de los términos que muestre un semejante y opuesto.

¿Qué manifiesta la lingüística sobre los términos opuestos de Enteco y otras palabras?

Es evidente que hay muchos dúos de vocablos que nos muestran la ceñida conexión entre los lenguajes y la verdad. Varios de estos emparejamientos no sólo se encuentran en inglés, sino también en otros lenguajes. Esto se debe a que la mayoría de las mentes humanas confrontan inconvenientes iguales cuando tratan de entender el entorno que les rodea. Puedo mostrarles unos cuantos ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del entorno, la palabra “dentro” es antónima a la la palabra “fuera”. Esto nos expresa que para todos nosotros invariablemente hay algo dentro y algo fuera. Lo sabemos porque cada vez que tratamos pensar en el entorno solemos usar palabras como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso los términos nos expresan que hay dos tipos diferentes de sentimientos. Lo entendemos porque no podemos sentir los dos al mismo tiempo.
Esta no es la aclaración completa. Podemos continuar con estos términos opuestos para siempre.

¿Por qué deberíamos entender las palabras contrarias de Enteco y otras palabras?

Saber los antónimos es mirar el entorno desde una perspectiva diferente. Nos ayuda analizar que podemos estar en lo incorrecto referente a lo que imaginamos, y observar las cosas de un estilo diverso a como se comprende en un momento dado.

Sin importar el tipo de conocimiento, ser preparado para sopesar lo provechoso y lo malo es necesario. De cierta forma, esto puede ser utilizado como un medio de entender que las cosas frecuentemente pueden ser diferentes a como se entienden ahora.

Es posible establecer que conocer los antónimos es una forma para aumentar nuestros panorama. Nos posibilita valorar los aspectos positivos y malos de un par ideas en conflicto, y más tarde alcanzar a una mayor comprensión de la que poseiamos tiempo atrás.

Según los psicólogos ameritamos saber el uso de los antónimos porque nos facilitan para ver la sociedad desde una visión diferente. Es interesante sopesar los aspectos buenos y negativos de dos ideas contrapuestas.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos el modo en que las personas estudian un lenguaje. Primero tenemos que aprender un conjunto de símbolos y sus conceptos a fin de lograr comunicarnos con otras personas. Luego, como personas maduras, usamos esos símbolos dentro de nuestras costumbres diarias aunque hayan entidades injustas de sonidos o símbolos (por ejemplo, escrituras y términos elaborados de estas letras). Únicamente ya que se nos enseñó que alguna mezcla de sonidos tiene una connotación que les proporciona sentido.
Supongamos que consiguiéramos enseñar a los animales a usar el idioma humano. Memorizarían los emblemas injustos y sus conceptos. Ahora, no forzosamente discernirían lo que designan esos términos, ya que no se les ha adiestrado ni un solo significado del mundo cierto atrás de ellas.
Como, si le dijéramos a un canino que la expresión “chuchería” significa alimento, entonces cada vez que oigan el termino “golosina”, esperarán adquirir algo generoso. Más sólo ya que los humanos les hayan enseñado que este signo representaba comida no es que los perros deduzcan lo que significa.

Igual sucede con los nombres. Los nombres son signos totalmente arbitrarios que las personas han entendido como relacionar con el hombre u objeto. Las expresiones no tienen un significado inherente en si misma, aunque debido a que se nos enseñó que significan una cosa, cuando escuchamos un nombre le cedemos algún significado.
Aquí es donde ingresa el concepto de antónimos. Un antónimo es una palabra que posee una connotación contraria a otra palabra, y logra ser usado como una herramienta para entender lo que quieren decir los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar