Antonimos

Los antonimos mas usados

Sinónimos de Epidemia

/
/
/
1440 Views

↓ ¿Cuáles son los Sinónimos de Epidemia?

Sinónimos:

  • peste, contagio, plaga, azote
  • oleada, ola, avalancha

Antónimos de EPIDEMIA – Todo lo que tienes que saber

La tierra está construida de contrastes. En el globo hallamos direcciones geográficas contrarias: norte-sur, este-oeste. Continuando esta separación, con frecuencia utilizamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Tampoco es extraño emplear palabras que unimos en pares opuestos: “positivo – negativo”, “comienzo – final”, “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”.

Con frecuencia estas oposiciones aparecen en distintos sistemas de signos. Como ejemplo, en el argot matemático contamos los valores positivo y negativo”, y en los semáforos el mensaje “autorizado – no permitido”, que se expresa por la desigualdad de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de puntos consiguen incluso ser examinados como positivos o negativos: malo – bueno. Y si no posee tales significados escritos en las palabras, la apreciación está en las asociaciones.

En este apartado conoceremos sobre las expresiones y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de EPIDEMIA, pero de cualquier otra palabra del idioma castellano. Dicho cotejo en el lenguaje se denota negación o contradicción.

De ese modo funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de EPIDEMIA.

Antónimo de Epidemia – ¿qué es un antónimo?

Una vez explicado cuál es el término opuesto para EPIDEMIA, nos podemos plantar una pregunta sobre cómo aprende la gente los antónimos.
La mayor parte de la gente parece estudiar los antónimos a través de la repetición. Si se exponen repetidamente las palabras, y seguidamente se les presenta lo opuesto de esa palabra, con el tiempo comenzarán a ver cómo las palabras significan conceptos contrarios. Eso funciona para casi todos de los antónimos. El problema de aprender antónimos por repetición, es que lleva demasiado tiempo aprenderlos uno a uno en la vida real. Por esta razón en los colegios se promueve la lectura e igualmente al estudio de la lengua. Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de EPIDEMIA

Otra dificultad del empleo de la repetición como plan de estudio es que las personas suelen estar expuestas a antónimos en situaciones en las que les resulta difícil saber si la palabra que están oyendo es lo contrario de otra.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Epidemia?

Lo primero que se debe tener en consideración es que una gran cantidad de palabras se utilizan de diferentes maneras, entonces una palabra dada puede referirse a varias cosas. Podrían estar investigando antónimos para hacer su libro de glosarios, o solamente pueden  estar intentando encontrar sinónimos en lugar de vocablos primitivos.

Con el objetivo de poder crear un libro de sinónimos, se necesitan varios términos que quieran decir exactamente lo opuesto de otros términos, de forma que en el momento en que la gente busque un término puedan hallar su antónimo.

Sin embargo, habitualmente la gente se inventa estas palabras por sí misma.

Epidemia y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

¿Hay alguna otra frase que se utilice en el mismo contexto?

La segunda cosa es buscar las frases que no gozan de un opuesto claro, como “cerebro”. Se presume que en general (salvo contextos muy delimitados) los iguales de estas frases no existen.

Un igual posee su contrario. Es antonimos – una conclusión que significa el opuesto del motivo. Opuesto es el significado contrario. Ejemplos de contrario son: “caluroso” y “frío”, “alto” y “chico”, “abierto” y “cerrado”. Los antónimos, como los sinónimos, son diferentes. Los opuestos pueden derivar de la jerarquía, por ejemplo: “chico” y “enorme”, “chavo” y “anciano”, “bajo” y “alto”. En este caso, no significan cualidades opuestas independientes, sino que son un canal habla de expresar la jerarquía. Los pares de palabras contrarias son antónimos añadidos. Al objetar a los incognitos, la oposición se cambia en una exposición: “él está casado” y “el no es solterón, “ella es soltera” y “no tiene esposo”. Otra forma de contrario es la transformación. Los nombramos parejas de palabras, por ejemplo: “adquirir” y “vender”, “salir” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un opuesto. Es “sinónimo”.

¿Cuándo comprenden los chicos los antónimos de EPIDEMIA y otras palabras?

Los chicos en primer lugar aprenden a distinguir los conceptos y después categorizarlos.
Aprenden su propio idioma, sus predilecciones nutricionales y los componentes de su familia. El proceso de crecimiento habitualmente es lento, pero posibilita al pequeño hacer una base de datos individual de experiencias que podrían emplearse para las acciones a tomar o la solución de problemas.
Aunque el lenguaje se asimila mediante la repetitividad y la memorización. Los pequeños no pueden comprender concepto de los términos hasta que no están acostumbrados con la definición de otras expresiones.

¿Por qué deberíamos entender las palabras contrarias de EPIDEMIA y otras palabras?

Conocer los antónimos es ver el mundo desde una perspectiva diferente. Nos facilita analizar que podemos estar en lo incorrecto sobre lo que imaginamos, y concebir las cosas de una forma diferente a como se entienden en un tiempo dado.

Sea cual sea el tipo conocimiento, ser preparado para valorar lo bueno y lo negativo es importante. De alguna manera, esto puede ser empleado como un medio de saber que las cosas frecuentemente pueden ser desigual a como se asume actualmente.

Se podría afirmar que entender los antónimos es un método para ampliar nuestros propósitos. Nos facilita ponderar los aspectos provechosos y malos de un par ideas en pugna, y después tener a una mayor comprensión de la que dominabamos tiempo atrás.

Según los psicólogos necesitamos dominar el uso de los antónimos porque nos posibilitan para ver el entorno desde una visión distinto. Es importante valorar los aspectos provechosos y malos de dos ideas en conflicto.

contrario y la filosofía

Un buen paradigma de antinomia es la contradicción del farsante que asiente cualquier cosa en este sentido: “Lo que expreso es mentira” . Sin embargo, si le comento esta oración para que se vea falsa, entonces por definición no logra ser cierta, sin embargo sí lo es, si lo que comento es mentira… Una contradicción. La contradicción del mentiroso es una paradoja autorreferencial que se puede enunciar de la siguiente manera: Esta exposición (o proposición) es falsa. La frase es obviamente real o falsa, pero si es verdadera entonces lo que habla debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué usamos contrario?

Un contrario es una palabra que tiene el significado contrario al de otras vocablos. Por ejemplo, “grande” y “diminuto” son opuestos, al igual que bastantes palabras en inglés como “bondadoso” y “malo”, o “agradable” y “cruel”.
Su interrogante de “¿Por qué utilizamos antónimos ?” es una pregunta que invita a la meditación, y hay que hablar que experiencia varias respuestas posibles. Una respuesta sería porque si quiere informar con exactitud lo que quiere expresar con las palabras, entonces puede ser muy útil dar el significado opuesto usando otra palabra o frase.

Deberíamos entender los contrarios puesto que logran ser muy favorables. Como, con frecuencia es factible encontrar si un término tiene un contrario simplemente contemplando la palabra misma (logramos realizarlo no sólo con expresiones e igualmente con diversas formas de comunicaciones como proposiciones y enunciados). El motivo por lo cual es útil entender el antónimo de una expresión dada radica en el caso de que los contrarios tienen importantes similitudes además de sus desemejanzas. Estudiaremos estas similitudes.
Una similitud entre los opuestos es que los dos figuran un conglomerado absoluto y cerrado. Son, por así decirlo, las dos puntas de un espectro (la singularidad en esto son los términos con variados contrarios).
Otro parecido entre los contrarios es que ambos pasan a ser utilizados en exactos ambientes. Varias expresiones poseen un montón de conceptos y en consecuencia gran cantidad de entornos de empleo.

Así, aunque se tienen muchas desigualdades entre los términos distintos y las expresiones no antonómicas igualmente, también hay cantidad de similitudes.
Por lo tanto al final, tenemos que aprender los contrarios, ya que llegan a ser muy útiles.

This div height required for enabling the sticky sidebar