Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Excitable

/
/
/
337 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Excitable?

Los antónimos de Excitable son

Antónimos de EXCITABLE – la información que debes saber


Una de las razones para emplear los antónimos es la estética del lenguaje.
Los términos opuestos sirven para destacar las diferencias expuestas en el idioma. Marcan diferencias en los pensamientos y emociones. Potencian el léxico, aunque el manejo de expresiones antonímicas casi nunca garantiza una frase correcta. Vale la pena acotar que puede ser utópico construir una expresión de términos opuestos en el ambiente de todo el repertorio de significados de una palabra.

De esa forma son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de EXCITABLE.

Antónimo de EXCITABLE – ¿qué es un antónimo?


Una vez explicado cuál es el término opuesto de Excitable, nos podemos preguntar en qué forma aprendemos los antónimos.

La mayoría de la gente parece aprender los antónimos de la misma forma que aprenden los sustantivos, relacionándolos con sus opuestos. Otra manera en que las personas aprenden antónimos es elaborando un modelo mental del significado de las palabras. Por ejemplo, la ocasión en que se memoriza la expresión “caliente”, se consigue imaginar algo que se detalla como una llama, y luego aceptar que “frío” significa “no llama”. Esto es como casi todos los niños parecen aprender esas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de EXCITABLE

El modo en que la gente parece estudiar los antónimos es corta e inefectiva, ya que requiere que una persona experimente una experiencia repetitiva en las dos palabras a lo largo de muchos años, antes que consiga conocer el vínculo entre ellas.

¿Cómo recogemos los antónimos de Excitable?


La compilación de cualquier glosario, introduciendo un lenguaje de términos opuestos, inicia con una incuestionable perspectiva del mundo. Todos los diccionarios son, en esencia, subjetivos. En el caso de un lenguaje que intenta aclarar términos opuestos, esto puede no ser claro a primera instancia.

Para asimilar cómo los lexicógrafos recopilan los glosarios de términos opuestos, primeramente tenemos que aclarar qué significa fielmente “antónimos” y por qué están interesados en seleccionar glosarios de antónimos.

Otro ejemplo, es el de un científico de la IA que contesta el problema de lenguaje natural.

Excitable y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?


¿Hay algún otro término que se aproveche en la misma narración?

La segunda cosa es encontrar las frases que no tienen un antónimo claro, como “cerebro”. Se infiere que en general (salvo contextos muy específicos) los sinónimos de estas frases no son.

Un sinónimo tiene su contrario. Es contrario – una conclusión que alcanza el inverso del motivo. Contrario es el término opuesto. Ejemplos de opuesto son: “caluroso” y “fresco”, “alto” y “chico”, “destapado” y “cerrado”. Los opuesto, como los sinónimos, son diferentes. Los antónimos pueden derivar de la gradación, por ejemplo: “chico” y “grande”, “chavo” y “anciano”, “bajo” y “alto”. En este caso, no significan aptitudes contrarias independientes, sino que son un canal habla de manifestar la gradación. Los semejantes de palabras opuestas son contrario añadidos. Al objetar a los incognitos, la oposición se cambia en una declaración: “él está casado” y “el no es solterón, “ella no tiene esposo” y “no tiene esposo”. Otra manera de antónimos es la conversión. Los nombramos parejas de palabras, por ejemplo: “adquirir” y “vender”, “irse” y “volver”. “Antónimo” asimismo tiene un antónimos. Es “sinónimo”.

¿Qué expresa la lingüística sobre los antónimos de Excitable y otras palabras?

Es indiscutible que existen varios pares de términos que nos muestran la estrecha unión entre los idiomas y la realidad. Demasiados de estos emparejamientos no sólo existen en inglés, sino también en otros lenguajes. Esto se debe a que todas las mentes humanas se enfrentan a dificultades iguales cuando tratan de entender el mundo que les rodea. Puedo darles unos cuantos ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el entorno, el vocablo “dentro” es antónima a la el vocablo “fuera”. Esto nos manifiesta que para todos nosotros normalmente hay algo dentro y algo fuera. Lo comprendemos porque cada vez que queremos pensar en el espacio tenemos que emplear palabras como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí los vocablos nos expresan que existen dos clases distintas de sentir. Lo sabemos ya que no podemos percibir los dos al mismo tiempo.
Esta no es la justificación entera. Podemos continuar con estos antónimos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos saber las palabras contrarias de Excitable y otras palabras?


Saber los antónimos es observar el entorno desde una perspectiva diferente. Nos permite saber que podemos estar desencaminados referente a lo que pensamos, y observar las cosas de un modo diferente a como se comprende en un tiempo dado.

En cualquier tipo de conocimiento, ser apto para distinguir lo bueno y lo malo es vital. De cierta forma, esto puede ser utilizado como una forma de saber que las cosas habitualmente pueden ser distintas a como se cree en estos tiempos.

Es posible afirmar que dominar los antónimos es una forma para aumentar nuestros propósitos. Nos facilita medir los aspectos positivos y nocivos de 2 ideas en contradicción, y luego llegar a una mejor comprensión de la que teníamos tiempo atrás.

Según los psicólogos tenemos que dominar el uso de los antónimos porque nos posibilitan para ver la sociedad desde una visión desigual. Es relevante valorar los aspectos provechosos y malos de dos ideas contrapuestas.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los antónimos?

Examinemos la manera en que los humanos memorizan un idioma. Originalmente tenemos que memorizar un grupo de signos y sus significados para lograr comunicarnos con los demás. Después, como personas maduras, empleamos esos emblemas en el interior de nuestros hábitos cotidianos a pesar de que hayan entidades arbitrarias de sonidos o signos (por ejemplo, letras y palabras construidas de estas grafemas). Solamente pues se nos instruyó de que una mezcla de sonidos abarca una connotación que les da una lectura.
Supongamos que lográramos adiestrar a los animales a emplear el lenguaje de las personas. Aprenderían los emblemas autoritarios y sus conceptos. Pero, no necesariamente comprenderían lo que designan esos términos, puesto que no se les ha enseñado ningún concepto del mundo auténtico atrás de ellas.
Por ejemplo, si le comentáramos a un canino que la expresión “caramelo” indica comida, así siempre que oigan la expresión “chuchería”, desearán obtener una cosa buena. Pero unicamente ya que los humanos les hayan enseñado que este símbolo significaba alimento no significa que los perros entiendan lo que indica.

Lo mismo sucede con los nombres. Las denominaciones son símbolos del todo autoritarios que las personas han entendido como aliar con el hombre o elemento. Las palabras no tienen un concepto propio en sí mismo, no obstante a causa de que se nos enseñó que es algo, cuando escuchamos una denominación le damos un significado.
En esta ocasión es donde queda el significado de antónimos. Un antónimo es una expresión que posee una connotación contraria a otra expresión, y puede ser empleado como una herramienta para distinguir lo que significan las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar