Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Falacia

/
/
/
1685 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de FALACIA?

Antonimos:

  • verdad, autenticidad

Antónimos de FALACIA – la información que debes saber

El planeta está construido de contrastes. En el globo terráqueo localizamos direcciones geográficas opuestas: este-oeste, norte-sur. Continuando esa separación, frecuentemente empleamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Tampoco es curioso usar expresiones que juntamos en pares opuestos: “positivo – negativo”, “comienzo – final”, “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”.

Frecuentemente estas oposiciones aparecen en diversos sistemas de símbolos. Como ejemplo, en el argot matemático poseemos los valores (+) y (-)”, y en los semáforos el aviso “autorizado – no autorizado”, que se manifesta por la desigualdad de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de puntos pueden incluso ser examinados como positivos o negativos: bueno – malo. Y si no posee tales conceptos escritos en las expresiones, la valoración surge en las asociaciones.

En este apartado conoceremos de las expresiones y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de Falacia, pero de cualquier otra palabra española. Dicho cotejo en la lengua se llama negación o contradicción.

De ese modo son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de FALACIA.

Falacia y su antónimo

Ya conoce cuál es el término opuesto a FALACIA.
Pero, ¿antónimos son oximorones?
En muchas ocasiones se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha repasado este contenido, probablemente perciba la oposición entre ellos. Aunque, es importante acotar que un oxímoron es la utilización de expresiones que no sólo se replican entre sí en aspecto de descripción, sino que sobre todo una de ellas define a la otra. Así que “camino sobre el fuego y el hielo” es un término opuesto, mientras que “el hielo ardiente” se refiere a un oxímoron.
Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de FALACIA.

¿Cómo buscamos los antónimos de Falacia?

En primer lugar, un lexicógrafo encuentra antónimos como lo hace una mente curiosa. Notan y confrontan palabras con definiciones similares hasta que identifican eso que las hace diferentes y por lo tanto su opuesto.

Una sección del inconveniente de conseguir antónimos es seleccionar una palabra lo lo bastante común para que comprenda todos las definiciones de un término concreto.

También es muy arduo encontrar antónimos para algunos vocablos.

Es complicado ubicar antónimos para las expresiones. Para ciertas expresiones, lo opuesto ni siquiera se puede encontrar.

Por ejemplo, ¿qué se define como lo inverso a existir?

Bueno, en esta situación hay otro ejemplo de una palabra que no dispone de un contrario. ¿Qué es lo contrario al tiempo?

Falacia y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

Por ejemplo, dada la palabra de entrada “grande”, indagaría las oraciones más similares a ella: sustentándose en su frecuencia en el contenido y otros factores. Así descubrimos que las mejores coincidencias son: grande, gigantesco, formidable. Hecho esto, pasamos a averiguar antónimos, del mismo modo, con un adiestramiento mecánico e inteligencia artificial. Así que prontamente haría un modelo de cómo la humanidad enlaza estas frases, por ejemplo que son opuestos entre sí.

Posteriormente podría utilizar este tipo para ver si hay algún patrón en el manejo de las palabras que indique un sinónimo y contrario.

¿En qué momento aprenden los niños los antónimos de FALACIA y otras palabras?

Primeramente, los niños aprenden nuevas palabras y definiciones porque se encuentran sujetos a ellos en su entorno. Como por ejemplo, un niño que es criado con sus progenitores y su hermano mayor, conoce lo que representa “mayor” debido a que se le instruyó este concepto de manera práctica. Si este mismo chiquillo fuera educado sin hermanos, entonces quizá este concepto particular sería muy difícil de entender o también inexistente. lo cual nos lleva a creer que el aprendizaje de antónimos y sinónimos depende en demasía del entorno social en el que nos encontramos.

¿Por qué deberíamos entender las palabras opuestas de FALACIA y otras palabras?

Saber los antónimos es mirar el mundo desde una perspectiva diferente. Nos posibilita entender que podemos estar errados sobre lo que imaginamos, y ver las cosas de un modo desigual a como se conoce en un tiempo dado.

Independientemente del conocimiento que se tenga, ser capaz para sopesar lo provechoso y lo negativo es importante. En cierto sentido, esto puede ser usado como una forma de entender que las cosas siempre pueden ser desigual a como se asume actualmente.

Es posible establecer que comprender los antónimos es una forma para aumentar nuestros propósitos. Nos facilita sopesar los aspectos buenos y nocivos de dos ideas en conflicto, y posteriormente obtener a una excelente comprensión de la que dominabamos en el pasado.

Según los psicólogos tenemos que saber el uso de los antónimos porque nos permiten para ver la sociedad desde un ángulo desigual. Es importante comparar los aspectos buenos y poco provechosos de dos ideas contrapuestas.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos la forma en que los humanos estudian un lenguaje. Primordialmente tenemos que aprender un grupo de emblemas y sus conceptos a fin de lograr tratar con otras personas. Después, como personas maduras, utilizamos esos emblemas en el interior de nuestros hábitos cotidianos aunque existan agrupaciones injustas de sonidos o emblemas (por ejemplo, grafemas y palabras construidas de las letras). Únicamente pues se nos adiestro en que alguna conjugación de ruidos tiene un significado que les da sentido.
Imaginemos que consiguiéramos enseñar a los animales a emplear el idioma del hombre. Aplicarían los signos arbitrarios y sus significados. Pero, no necesariamente comprenderían lo que designan esas expresiones, porque no se les ha enseñado ningún concepto del mundo cierto detrás de ellas.
Por ejemplo, si le comentáramos a un canino que el término “caramelo” indica comida, así constantemente que perciban el termino “chuchería”, desearán adquirir una cosa agradable. Pero sólo porque las personas les hayan mostrado que ese emblema significaba alimento no es que los perros entiendan lo que significa.

Lo mismo sucede con los nombres. Las denominaciones son emblemas del todo autoritarios que las personas han aprendido a relacionar con una persona o elemento. Los términos no presentan una connotación permanente en si misma, aunque en vista de que se nos enseñó que significan algo, cuando escuchamos un nombre le cedemos un significado.
Acá es donde queda el significado de antónimos. Un antónimo es un término que posee un significado opuesto a otro término, y logra ser empleado como una herramienta para entender lo que significan los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar