Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Fallar

/
/
/
682 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Fallar?

Antonimos:

  • acertar, atinar

Antónimos de Fallar – lo que debes saber

Un antónimo es un término o una palabra muy extensa (una frase), que significa lo contrario, o sea, el sentido opuesto de otra expresión. Un ámbito de entendimiento que trata, entre otros, con anonimatos es la lingüística. Una denominación para el término antónimo (a saber, un parecido de la expresión antónimo) es: palabra opuesta, opuesto, contrario. ¿Ya sabe cuál es el antónimo de FALLAR?

Pongamos por caso que soy soy un estudiante que tiene problemas en la materia de física, mis papás podrían manifestarme que “tengo que trabajar más duro” en vez de manifestarme simplemente que les alarman mis calificaciones.

FALLAR y su antónimo

Significados Opuestos
En gramática, también comunicamos significados opuestos mediante partículas que anteponen a las expresiones. No solo comunican sobre lo contrapuesto, sino incluso, de la ausencia de una cosa o acerca del contenido opuesto, que negamos. Ese hecho se califica de negación o contradicción. Las partículas que incorporamos al inicio de una nueva palabra para obtener antónimos llamamos prefijos.

En el idioma español presente, las misiones de las yuxtaposiciones semánticas que requieren de un tipo específico de texto que se producen. Generalmente, se logra manifestar que los antónimos se vinculan a características opuestas de los elementos descritos o a fases extremas de un desarrollo determinado, se centran en la percepción bipolar del contexto y expresan evidentemente el sentido dado. En el modo científico, la yuxtaposición contrastante de términos se relaciona con frecuencia con las clasificaciones dicotómicas más sencillas.

¿Cómo recopilamos los antónimos de FALLAR?

Hay muchos planteamientos para seleccionar glosarios de términos opuestos. El más antiguo y artesanal es reunir el diccionario uno mismo. El 2do enfoque es emplear un sistema de computadora. El siguiente planteamiento es utilizar una IA. El primer enfoque es obviamente el que más tiempo consume, pero tiene la virtud de crear un glosario personal que plasme las propias actitudes y destrezas del individuo.

Digamos, si está reuniendo un diccionario de términos opuestos para que sus estudiantes lo empleen en su clase del español, es mejor comenzar con una lista de palabras normalmente usadas por los jóvenes que hablan español hoy en día. El 2do enfoque es utilizar un sistema informático. Un ejemplo de esta técnica podría ser la herramienta de red de palabrasdesarrollada por una universidad norteamericana.

Y los programas de Inteligencia Artificial, o sea, Inteligencia Artificial, emplean modelos difíciles y redes neuronales que a partir de grandes corpus de escritos elabora modelos de comunicación.

A estas alturas ya estamos seguros que tiene claro cómo buscamos los antónimos de Fallar.

Fallar y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian

Igual y contrario , debido a su popularidad, pueden ser elementos muy atractivos para la búsqueda de nombres genéricos. Anteriormente a las apariencias, encontrar un sinónimo valioso es mucho más difícil que extender un reciente nombre desde el principio, o sea, formar un neologismo. Aunque un sinónimo posee una limitación más: ya tiene sus razón y es difícil cambiarlos.

Las palabras del diccionario se encuentran disponibles en diferentes categorías. Es una red bastante lógica de palabras y sus conceptos. Conseguimos escoger palabras con un significado cercano (por ejemplo, “grande”- “enorme”, “grande” – “extenso”) o pares de expresiones con un concepto opuesto (por ejemplo, “grande” – “pequeño”).

¿En qué sitio conseguimos palabras opuestas?

Pienso que la fuente de los mejores antónimos que vas a conseguir somos nosotros. La gente tiene que ser estudiada como una dualidad. Somos niños o adultos, somos salvajes o civilizados, estamos felices o infelices. Así que hay una suerte de contraposición en cada persona.
En el instante en que nacemos empezamos como un chico. Los pequeños no poseen conciencia de la integridad ni ningún clase de proceso de pensamiento racional. Se orientan por sus sentimientos e impulsos.
Entonces, a la larga resultamos menos emocionales y más racionales. El ejemplo más palpable de esta situación resulta ser, indudablemente, nuestra enseñanza que nos enseña para ser adultos.
Se nos enseña a ser independientes, autosuficientes, sensatos y lógicos.

This div height required for enabling the sticky sidebar