Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Fantasmagorico

/
/
/
393 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Fantasmagorico?

Los antónimos de FANTASMAGORICO son

Antónimos de FANTASMAGORICO – la información más importante


Una de las razones para utilizar los antónimos es la estilística.
Antónimos ayudan a destacar las desigualdades referidas en el lenguaje. Señalan desemejanzas en el raciocinio y emociones. Incrementan el vocabulario, aunque el uso de expresiones antonímicas casi nunca garantiza una palabra apropiada. Es importante acotar que puede ser imposible construir una frase de términos opuestos en el entorno de todo el repertorio de significados de una palabra.

Así son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de FANTASMAGORICO.

FANTASMAGORICO y su antónimo


Ya le hemos aclarado cuál es el antónimo a FANTASMAGORICO.
Pero, ¿un antónimo es un oximoron?
En muchas ocasiones se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha revisado este contenido, posiblemente note la oposición entre ellos. Aunque, es importante agregar que un oxímoron es la utilización de expresiones que no sólo se refutan entre sí en términos de definición, sino que sobre todo una de ellas define a la otra. Así que “camino sobre el fuego y el hielo” es un antónimo, mientras que “el hielo ardiente” se refiere a un oxímoron.
Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de FANTASMAGORICO.

¿Cómo recogemos los antónimos de FANTASMAGORICO?


Primero, un lexicógrafo consigue palabras opuestas como lo haría una mente inquisidora. Notan y confrontan palabras con significados equivalentes hasta que identifican eso que las vuelve distintas y por consiguiente su opuesto.

Una parte del inconveniente de encontrar palabras inversas es escoger un vocablo lo lo bastante común para que comprenda el conjunto de los significados de una palabra concreta.

También resulta muy arduo encontrar antónimos para algunos vocablos.

Es complicado conseguir antónimos para las palabras. Para algunas palabras, lo opuesto a veces ni se puede hallar.

Por ejemplo, ¿qué se define como lo contrario a existir?

Bueno, este contexto existe otro ejemplo de un término que no tiene un opuesto. ¿Qué se define como lo inverso al tiempo?

Fantasmagorico y otras palabras – Antónimos y sinónimos – cuál es la diferencia


¿Hay algún otro vocablo que se utilice en la misma narración?

La segunda cosa es buscar las palabras que no tienen un opuesto evidente, como “cerebro”. Se cree que en general (salvo contextos muy específicos) los parecidos de estos términos no existen.

Un igual tiene su opuesto. Es antonimos – un término que significa el inverso del significado. Opuesto es el significado opuesto. Ejemplos de contrario son: “caluroso” y “frío”, “largo” y “chico”, “abierto” y “tapado”. Los opuesto, como los iguales, son diferentes. Los opuestos pueden derivar de la gradación, por ejemplo: “chico” y “grande”, “joven” y “anciano”, “bajo” y “largo”. En esta ocasión, no representan cualidades opuestas independientes, sino que son un medio léxico de manifestar la gradación. Los semejantes de vocablos contrarias son antónimos complementarios. Al objetar a los incognitos, la oposición se convierte en una declaración: “el es cónyuge” y “el no es solterón, “ella no tiene esposo” y “no está casada”. Otra forma de opuesto es la conversión. Los nombramos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “despachar”, “salir” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un opuesto. Es “sinónimo”.

¿Qué manifiesta la filología sobre los términos opuestos de FANTASMAGORICO y otras palabras?

Es indudable que existen demasiados dúos de términos que nos presentan la angosta conexión entre los idiomas y la realidad. Demasiados de estos emparejamientos no sólo están en inglés, sino también en otros lenguajes. Esto se debe a que todas las mentes humanas se enfrentan a dificultades iguales cuando tratan de entender el ambiente que los envuelve. Puedo indicarles varios ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del espacio, la palabra “dentro” es opuesta a la la palabra “fuera”. Esto nos expresa que para todas las personas invariablemente existe algo dentro y algo fuera. Lo comprendemos porque cada vez que intentamos pensar en el entorno solemos utilizar vocablos como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso los vocablos nos expresan que existen dos clases distintas de sensaciones. Lo entendemos porque no podemos percibir los dos al mismo tiempo.
Esta no es la historia completa. Podemos seguir con estos términos opuestos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos saber las palabras contrarias de Fantasmagorico y otras palabras?


El concepto de antónimos es ampliamente importante desde el punto de vista de los conocedores de la lengua, pero además para escritores, e inclusive para los psicólogos. La idea y la definición de los vocablos opuestos es una herramienta que las sociedades han realizado para ellos mismos a medida que se desarrolla su léxico y los modos de reflexión.

Es un hecho importante el cómo se ha inventado un estilo de comunicación que es útil para nosotros, y facilita comprender y ordenar el planeta. Por ejemplo, a medida que los humanos evolucionaron precisaron ser competentes para reseñar el entorno, así que inventaron términos opuestos como frío y calor. Ellos son conceptos con los que podemos narrar claramente una situación.

Lo mismo se acomoda a la definición de antónimos. Es un modo de describir algo con vocablos, para que podamos comunicarnos sobre ello.
El problema es que esto no opera así para las maquinas. No es sencillo programar un pc para que reconozca claramente las correspondencia contradictorias de variado escalafón entre las expresiones.
Los humanos no son máquinas, en virtud de que la idea de los antónimos es un concepto humano que no opera para los computadores. Un robot no tiene ser definido como algo que es lo antagónico a otra cosa.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los contrario?

Consideremos el modo en que las personas estudian un lenguaje. Originalmente tenemos que aprender un conjunto de emblemas y sus significados a fin de lograr tratar con los demás. Luego, como personas maduras, empleamos esos emblemas en el interior de nuestras costumbres diarias a pesar de que hayan agrupaciones injustas de ruidos o símbolos (como, escrituras y expresiones construidas de estas letras). Sólo ya que se nos enseñó que alguna mezcla de ruidos mantiene un significado que les da una interpretación.
Imaginemos que pudiéramos aleccionar a los animales a usar el argot de las personas. Aprenderían los símbolos autoritarios y sus significados. Sin embargo, no forzosamente entenderían lo que designan esas expresiones, ya que no se les ha instruido ni un solo concepto del mundo real atrás de ellas.
Como, si le contáramos a un canino que el término “caramelo” indica comida, entonces constantemente que escuchen la palabra “golosina”, desearán obtener una cosa agradable. Más solamente porque las personas les hayan mostrado que este símbolo representaba comida no significa que los perros entiendan lo que indica.

Lo mismo sucede con las designaciones. Los nombres son emblemas absolutamente autoritarios que las personas han aprendido a aliar con el hombre u objeto. Los términos no presentan una connotación característico en sí mismo, pero en vista de que se nos capacito como que indican algo, cuando oímos un nombre le otorgamos un concepto.
Aquí es donde entra el significado de antónimos. Un antónimo es un término que tiene una connotación contraria a otro término, y llega a ser utilizado igual que un medio para distinguir lo que quieren decir los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar