Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Fertil

/
/
/
1084 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Fertil?

Antonimos:

  • estéril, infecundo, árido

Antónimos de FERTIL – la información más importante

Un antónimo es una palabra o un término muy extenso (una frase), que denota lo opuesto, en otras palabras, el sentido diferente de otra expresión. Una esfera de conocimiento que usa, a demás, con anonimidad es la lingüística. Una denominación para el término antónimo (es decir, un equivalente de la palabra antónimo) es: opuesto, contrario, palabra opuesta. ¿Ya ha entendido bien cuál es el antónimo de fertil?

Digamos que soy un estudiante que tiene problemas en la materia de álgebra, mis padres podrían indicarme que “me esfuerce más” en vez de mencionarme solamente que les inquietan mis notas.

Antónimo de FERTIL – ¿qué es un antónimo?

Significados Contrarios
En la gramática, también expresamos conceptos opuestos a través de partículas que anteponen a las expresiones. No solamente informan acerca de lo contrario, sino también, con respecto a la carencia de algo o con respecto al contenido contrario, que negamos. Ese fenómeno se llama negación o contradicción. Las partículas que anexamos al inicio de una nueva palabra para obtener antónimos llamamos prefijos.

En el lenguaje español moderno, las funciones de las yuxtaposiciones semánticas que necesitan de un tipo específico de texto que se producen. Por lo general, se puede manifestar que los antónimos se vinculan a características opuestas de los elementos descritos o a fases extremas de un proceso definido, se centran en la apreciación bipolar del contexto y comunican evidentemente el sentido dado. En el estilo científico, la yuxtaposición contrastante de términos se relaciona con frecuencia con las listas dicotómicas más simples.

¿Cómo recopilamos los antónimos de FERTIL?

Un lexicógrafo es un individuo que elabora un diccionario, también diccionarios de antónimos. Un “diccionario de antónimos” es un tratado o grupo de textos que contienen los vocablos en una lengua, junto con información sobre cada palabra, como su gramática, significado y sus palabras inversas.

Un “lexicógrafo” es el individuo que realiza esto. Hay diversos caminos de crear un catálogo de antónimos.

Lo más habitual es iniciar con un gran conjunto de libros de cualquier tema en el idioma para el que se quiere hacer un diccionario. Pueden ser relatos, recortes de periódicos, documentos científicos, etc.

Luego se relee todos los textos y se marcan todas las expresiones escogidas. Hacemos esto para todos los escritos que tenemos.

Posteriormente copiamos cada uno de los vocablos en un computador y organizamos en conjuntos de sinónimos y antónimos.

Ahora ya estamos seguros que sabe cómo recopilamos los antónimos de FERTIL.

Fertil y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Igual y contrario , debido a su popularidad, podrían ser componentes muy atractivos para la ocurrencia de nombres usuales. Contrariamente a las formas, encontrar un igual valioso es mucho más complejo que desarrollar un reciente nombre desde el principio, o sea, crear un neologismo. Se podría decir que un sinónimo tiene una restricción más: ya posee sus significados y es complejo cambiarlos.

Las palabras de nuestro diccionario se consiguen dispuestas en distintas clases. Es un sistema sumamente lógico de expresiones y sus significados. Conseguimos preferir expresiones con un significado cercano (por ejemplo, “grande” – “extenso”, “grande” – “enorme”) o pares de expresiones con un significado contrario (por ejemplo, “pequeño” – “grande”).

¿Dónde tenemos antónimos?

Pienso que la fuente de los antónimos de más calidad que podrías descubrir somos nosotros mismos. La humanidad tiene que ser analizada como una dualidad. Resultamos ser pequeños o grandes, somos salvajes o civilizados, estamos vivos o muertos. De ese modo existe una especie de contraposición en todo ser humano.
En el momento en que nacemos comenzamos como un niño. Los chicos no denotan entendimiento de la moralidad ni ningún tipo de sistema de pensamiento racional. Se rigen por sus emociones e instintos.
De ese modo, con el paso del tiempo nos volvemos menos emocionales y más analíticos. El mejor ejemplo de esta situación es, indudablemente, nuestra escolarización que nos enseña para ser adultos.
Aprendemos a ser independientes, autónomos, razonables y lógicos.

This div height required for enabling the sticky sidebar