Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Funcionar

/
/
/
946 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de FUNCIONAR?

Antonimos:

  • pararse, fallar

Antónimos de FUNCIONAR – la información que debes saber

Una de las razones para utilizar los antónimos es la estética del lenguaje.
Antónimos ayudan a resaltar las diferencias expresadas en el idioma. Marcan desemejanzas en el raciocinio e impresiones. Desarrollan el léxico, sin embargo el manejo de palabras antonímicas casi nunca garantiza una palabra apropiada. Vale la pena mencionar que puede ser utópico elaborar una expresión de términos opuestos en el ambiente de todo el repertorio de significados de un término.

De ese modo son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Funcionar.

Funcionar y su antónimo

Ya sabe cuál es el antónimo a FUNCIONAR.
Pero, ¿un antónimo es lo mismo que oxímoron?
A veces se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha repasado este escrito, posiblemente perciba la oposición entre ellos. Aunque, es importante mencionar que un oxímoron es la utilización de expresiones que no sólo se replican entre sí en términos de definición, sino que sobre todo una de ellas describe a la otra. Por lo que “camino sobre el fuego y el hielo” es un término opuesto, mientras que “el hielo ardiente” se refiere a un oxímoron.
Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de FUNCIONAR.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Funcionar?

La recopilación de cualquier diccionario, incorporando un léxico de términos opuestos, empieza con una visible vista del universo. Todos los glosarios son, en esencia, subjetivos. En el lugar de un vocabulario que busca aclarar términos opuestos, esto puede no ser preciso a simple vista.

Para comprender cómo los lexicógrafos reúnen los diccionarios de antónimos, principalmente debemos explicar qué significa con exactitud “antónimos” y por qué están interesados en seleccionar diccionarios de términos opuestos.

Este ejemplo, es el de un investigador de la IA que contesta un problema del habla natural.

FUNCIONAR y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

¿Hay algún otro término que se utilice en el mismo contexto?

La segunda cosa es encontrar los vocablos que no tienen un contrapuesto evidente, como “armario”. Se infiere que en general (salvo contextos muy concretos) los parecidos de estos vocablos no están.

Un igual tiene su opuesto. Es antonimos – una conclusión que alcanza el inverso del significado. Contrario es el término contrario. Ejemplos de antónimos son: “caluroso” y “frío”, “alto” y “bajo”, “destapado” y “tapado”. Los contrario, como los iguales, son distinto. Los contrarios pueden resultar de la gradación, por ejemplo: “chico” y “grande”, “joven” y “viejo”, “bajo” y “alto”. En este caso, no representan cualidades opuestas individuales, sino que son un canal léxico de manifestar la gradación. Los pares de palabras contrarias son antónimos complementarios. Al objetar a los incognitos, la oposición se cambia en una declaración: “el es cónyuge” y “él no es soltero”, “ella no tiene esposo” y “no tiene esposo”. Otra forma de contrario es la conversión. Los llamamos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “despachar”, “irse” y “regresar”. “Antónimo” asimismo tiene un antónimos. Es “sinónimo”.

¿Qué dice la gramática sobre los términos opuestos de FUNCIONAR y otras palabras?

Es indiscutible que hay muchos dúos de términos que nos enseñan la angosta conexión entre los idiomas y la realidad. Varios de estos emparejamientos no sólo existen en inglés, sino también en otros lenguajes. Esto se debe a que todos los intelectos humanos encaran inconvenientes semejantes cuando tratan de comprender el entorno que los envuelve. Puedo enseñarles unos cuantos ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del entorno, la palabra “dentro” es antónima a la la palabra “fuera”. Esto nos expresa que para todos nosotros invariablemente hay algo dentro y algo fuera. Lo sabemos porque cada vez que tratamos entender el espacio solemos utilizar palabras como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí los vocablos nos manifiestan que existen dos tipos distintos de sentimientos. Lo sabemos porque no podemos pensar los dos al mismo momento.
Esta no es la justificación completa. Podemos continuar con estos antónimos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos conocer las palabras contrarias de Funcionar y otras palabras?

Dominar los antónimos es concebir el mundo desde una perspectiva diferente. Nos posibilita saber que podemos estar errados referente a lo que creemos, y observar las cosas de un modo diverso a como se sabe en un momento dado.

En cualquier tipo de conocimiento, ser facultado para distinguir lo eficiente y lo negativo es necesario. En tal sentido, esto puede ser usado como una manera de explicarse que las cosas siempre pueden ser distintas a como se asume en estos tiempos.

Es posible decir que dominar los antónimos es un método para ampliar nuestros horizontes. Nos facilita valorar los aspectos positivos y nocivos de un par ideas en contradicción, y luego llegar a una mejor comprensión de la que dominabamos anteriormente.

Según los psicólogos debemos saber el uso de los antónimos porque nos permiten para ver el mundo desde una perspectiva diferente. Es importante comparar los aspectos convenientes y malos de dos ideas en conflicto.

Antónimos y la ciencia

Un buen paradigma de antinomia es la paradoja del farsante que afirma cualquier cosa en este sentido: “Lo que expreso es mentira” . Sin embargo, si le digo esta frase para que se vea falsa, entonces por sintesis no puede ser cierta, pero sí lo es, si lo que comento es falso… Una paradoja. La contradicción del mentiroso es una paradoja autorreferencial que se puede enunciar de la siguiente manera: Esta declaración (o proposición) es falsa. La frase es absolutamente real o falsa, pero si es real entonces lo que comenta debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué usamos contrario?

Un antónimos es una frase que tiene el significado contrario al de otras palabras. Por ejemplo, “grande” y “diminuto” son contrarios, al igual que bastantes vocablos en inglés como “bueno” y “maligno”, o “amable” y “despiadado”.
Su pregunta de “¿Por qué usamos contrario ?” es una pregunta que llama a la meditación, y hay que hablar que hay diferentes respuestas posibles. Una solución sería porque si quiere informar con precisión lo que quiere expresar con las palabras, entonces logras ser muy valioso proporcionar el concepto contrario usando otra palabra o frase.

Tenemos que entender los opuestos porque pueden ser muy beneficiosos. Como, con frecuencia es posible descubrir si un término dispone un opuesto solo viendo la palabra misma (conseguimos hacerlo no sólo con términos e igualmente con otras maneras de estilos como proposiciones y oraciones). El motivo por lo cual es útil entender el antónimo de un término en concreto establece en la acción de que los opuestos sostienen importantes semejanzas además de sus diferencias. Estudiaremos estos parecidos.
Un parecido entre los opuestos es que ambos representan un conjunto absoluto y cercado. Es, como ver, los dos extremos de un espectro (la singularidad en esto son las palabras con variados contrarios).
Otra similitud entre los contrarios es que uno y otro tienden a ser utilizados en iguales ambientes. Varias expresiones poseen múltiples conceptos y por lo tanto múltiples contextos de utilización.

Así, no obstante hay cantidad de diferencias entre las palabras opuestas y los términos no antonómicos indistintamente, además existen varias semejanzas.
En fin, tenemos que aprender los contrarios, porque son muy ventajosos.

This div height required for enabling the sticky sidebar