Antonimos

Los antonimos mas usados

Sinónimos de Igualitario

/
/
/
1352 Views

↓ ¿Cuáles son los sinónimos de Igualitario?

Sinonimos:

  • igual

Antónimos de Igualitario – la información que debes saber

La tierra está construida de contrastes. En el globo terráqueo localizamos rutas geográficas contrarias: este-oeste, norte-sur. Continuando esa separación, frecuentemente usamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es raro emplear expresiones que unimos en pares opuestos: “anverso – reverso”, “dos caras de una moneda”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Frecuentemente estas oposiciones aparecen en distintos sistemas de signos. Por ejemplo, en la jerga matemática disponemos los valores + y -“, y en los semáforos el mensaje “autorizado – no permitido”, que se manifesta por la desigualdad de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de términos consiguen también ser valorados como negativos o positivos: bueno – malo. Y si no posee tales significados escritos en las expresiones, la apreciación surge en las asociaciones.

En este apartado conoceremos sobre las palabras y definiciones opuestas, no solo sobre antónimos de IGUALITARIO, pero de cualquier otra palabra castellana. Tal contraste en el lenguaje se nombra contradicción o negación.

De ese modo son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Igualitario.

Igualitario y su antónimo

Una vez conocido cuál es el antónimo de IGUALITARIO, nos podemos plantar una pregunta sobre en qué forma aprendemos los antónimos.
La mayor parte de las personas parecen estudiar los antónimos a través de la repetición. Si se exponen de manera repetitiva una palabra, y después se presenta lo contrario a esa palabra, al pasar el tiempo comenzarán a ver cómo las palabras significan conceptos contrarios. Esto resulta para casi todos de los antónimos. La dificultad de memorizar antónimos por repetición, es que lleva bastante tiempo aprenderlos uno por uno en la vida cotidiana. Por esa razón en las escuelas se promueve la lectura y de igual forma al aprendizaje del idioma. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Igualitario

Otra dificultad del uso de lo repetitivo como estrategia de aprendizaje es que personas suelen estar expuestas a antónimos en condiciones en las que resulta complicado saber si la palabra que se está oyendo es lo opuesto de otra.

¿Cómo recogemos los antónimos de IGUALITARIO?

La colección de cualquier glosario, incluyendo un vocabulario de antónimos, inicia con una cierta perspectiva del mundo. Todos los diccionarios son, en esencia, peculiares. En el caso de un vocabulario que intenta explicar términos opuestos, esto puede no ser evidente a primera vista.

Para entender cómo los lexicógrafos reúnen los glosarios de antónimos, primeramente debemos puntualizar qué significa exactamente “antónimos” y por qué están interesados en reunir diccionarios de antónimos.

Este ejemplo, es el de un investigador de la IA que contesta el problema de lenguaje natural.

Igualitario y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

¿Hay alguna otra frase que se aproveche en la misma narración?

La segunda cosa es buscar las palabras que no poseen un opuesto claro, como “automóvil”. Se sabe que en general (salvo contextos muy determinados) los parecidos de estas frases no son.

Un igual tiene su opuesto. Es antonimos – un término que significa el inverso del motivo. Antónimos es el significado contrario. Ejemplos de contrario son: “caliente” y “fresco”, “alto” y “bajo”, “destapado” y “cerrado”. Los antónimos, como los sinónimos, son diferentes. Los contrarios podrían resultar de la jerarquía, por ejemplo: “pequeño” y “enorme”, “chavo” y “viejo”, “pequeño” y “alto”. En este caso, no representan aptitudes opuestas independientes, sino que son un canal habla de expresar la gradación. Los pares de palabras contrarias son antónimos complementarios. Al objetar a los anonimatos, la oposición se cambia en una exposición: “él está casado” y “él no es soltero”, “ella es soltera” y “no tiene esposo”. Otra manera de contrario es la conversión. Los llamamos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “vender”, “irse” y “regresar”. “Antónimo” asimismo tiene un opuesto. Es la palabra “sinónimo”.

¿Qué expresa la gramática sobre los términos opuestos de Igualitario y otras palabras?

Es evidente que hay demasiados dúos de vocablos que nos enseñan la ceñida conexión entre los lenguajes y la realidad. Demasiados de estos emparejamientos no sólo se encuentran en inglés, sino también en otros idiomas. Esto se debe a que todos los intelectos humanos encaran inconvenientes similares cuando tratan de comprender el ambiente que les rodea. Puedo mostrarles varios ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del espacio, el vocablo “dentro” es antónima a la el vocablo “fuera”. Esto nos dice que para todas las personas siempre existe algo dentro y algo fuera. Lo comprendemos porque cada vez que pretendemos pensar en el entorno tenemos que emplear vocablos como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso los vocablos nos manifiestan que hay 2 clases diferentes de sensaciones. Lo sabemos porque no podemos percibir ambos al mismo momento.
Esta no es la explicación total. Podemos continuar con estos términos opuestos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos dominar los antónimos de Igualitario y otras palabras?

El concepto de antónimos es bastante interesante desde el punto de vista de los especialistas del lenguaje, pero igualmente para escritores, e incluyendo para los psicólogos. La imagen y el concepto de los términos contrarios es una herramienta que las personas han realizado para sí mismos a medida que se transformaba su idioma y los modos de pensamiento.

Es un tema relevante el cómo hemos creado un idioma que es útil para las personas, y posibilita conocer y sistematizar el entorno. Por ejemplo, mientras que las personas evolucionaron ameritaron ser capaces para reseñar el ambiente exterior, por lo que inventaron términos contradictorios como frío y calor. Esos son concepciones con los que podemos explicar sencillamente una coyuntura.

Asimismo se ajusta a la definición de antónimos. Es un método de narrar algo con palabras, para que podamos comunicarnos sobre ello.
El dilema es que esto no trabaja así para las computadoras. No es fácil programar un ordenador para que entienda exactamente las asociaciones antagónicas de distinto grado entre los términos.
Los humanos no son computadoras, así que la idea de los antónimos es un concepto humano que no opera para los computadores. Un robot no tiene ser definido como algo que es lo antagónico a otra cosa.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Examinemos el modo en que los humanos aprenden un idioma. Primordialmente tenemos que aprender un conjunto de emblemas y sus connotaciones a fin de lograr tratar con los demás. Luego, como adultos, utilizamos esos emblemas dentro de nuestras costumbres diarias aun cuando hayan agrupaciones arbitrarias de ruidos o signos (como, escrituras y palabras construidas de las letras). Solamente pues se nos adiestro en que alguna unión de ruidos abarca un significado que les da una interpretación.
Pensemos que consiguiéramos instruir a los animales a usar el idioma humano. Aprenderían los emblemas injustos y sus connotaciones. Pero, no forzosamente entenderían lo que denotan esos términos, porque no se les ha enseñado ni un solo significado del mundo real atrás de ellas.
Como, si le dijéramos a un perro que el término “chuchería” indica alimento, así constantemente que perciban la palabra “golosina”, esperarán recibir una cosa generosa. Pero sólo porque las personas les hayan enseñado que este símbolo significaba alimento no indica que los perros comprendan lo que indica.

Lo mismo pasa con los nombres. Los nombres son emblemas absolutamente autoritarios que los humanos han aprendido a aliar con el hombre o cosa. Las expresiones no tienen un concepto propio en sí mismo, no obstante debido a que se nos enseñó que significan una cosa, cuando percibimos un nombre le damos un significado.
Acá es donde entra el significado de antónimos. Un antónimo es un término que dispone de una connotación contraria a otra palabra, y llega a ser empleado como un medio para entender lo que indican las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar