Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Imperecedero

/
/
/
390 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Imperecedero?

Antonimos:

  • mortal, caduco, efímero

Antónimos de Imperecedero – Todo lo que tienes que saber

Una de las razones para emplear los antónimos es la estética del lenguaje.
Los términos opuestos ayudan a destacar las desigualdades expuestas en el lenguaje. Marcan diferencias en el raciocinio y emociones. Incrementan el léxico, aunque el empleo de palabras antonímicas no siempre certifica una palabra adecuada. Vale la pena acotar que puede ser imposible realizar una frase de antónimos en el contexto de todo el repertorio de definiciones de un vocablo.

De esa forma son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de IMPERECEDERO.

Antónimo de Imperecedero – ¿qué es un antónimo?

Una vez sabido cuál es el término opuesto para Imperecedero, nos podemos preguntar cómo aprende la gente los antónimos.

La mayor parte de las personas parecen aprender los antónimos de la forma que estudian los sustantivos, vinculándolos con sus contrarios. Otro modo en que las personas aprenden antónimos es haciendo un modelo mental de lo que significan cada palabra. Por ejemplo, cuando se aprende la expresión “caliente”, se consigue imaginar algo que se detalla como una candela, y luego aceptar que “frío” es “no llama”. Así es como la mayoría de los niños aprenden estas palabras. Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de IMPERECEDERO

La forma en que la gente parece aprender los antónimos es reducida e ineficaz, ya que necesita que la gente tenga una exposición repetitiva en ambas palabras en muchos años, antes que pueda entender el vínculo entre ellas.

¿Cómo recopilamos los antónimos de IMPERECEDERO?

Primeramente, un lexicógrafo ubica palabras opuestas del modo como lo realizaría un pensamiento observador. Observan y contrastan expresiones con conceptos equivalentes hasta que consiguen lo que las vuelve diferentes y por lo tanto su inverso.

Una parte del inconveniente de hallar antónimos es escoger una palabra lo lo bastante general para que abarque todos los significados de un término concreto.

También es muy complejo hallar antónimos para algunas palabras.

No es simple hallar antónimos para los términos. Para algunas expresiones, lo inverso ni siquiera existe.

Por ejemplo, ¿qué es lo opuesto a existir?

Bueno, en esta situación hay otro ejemplo de un término que no tiene un inverso. ¿Qué es lo contrario al tiempo?

Imperecedero y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

Por ejemplo, dada la palabra de entrada “grande”, investigaría las oraciones más relacionadas a ella: sustentándose en su repetición en el texto y otros factores. Así encontramos que las mejores coincidencias son: grandioso, gigantesco, enorme. Hecho esto, pasamos a buscar opuestos, del mismo modo, con un ejercicio automático e inteligencia artificial. Así que rápidamente construiría un modelo de cómo la humanidad deduce estas frases, por ejemplo que son opuestos entre sí.

Luego podría utilizar este modelo para considerar si hay algún patrón en el uso de las frases que señale un parecido y contrario.

¿Qué expresa la lingüística sobre los antónimos de IMPERECEDERO y otras palabras?

Es cierto que existen demasiados pares de palabras que nos enseñan la estrecha unión entre los lenguajes y la realidad. Muchos de estos emparejamientos no sólo están en inglés, sino también en otros idiomas. Esto es debido a que todas las mentes humanas confrontan inconvenientes similares cuando tratan de comprender el entorno que los envuelve. Puedo enseñarles algunos ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del entorno, la palabra “dentro” es antónima a la el vocablo “fuera”. Esto nos dice que para todos nosotros siempre existe algo dentro y algo fuera. Lo entendemos porque cada vez que intentamos considerar el espacio tenemos que usar términos como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí las palabras nos expresan que existen 2 tipos distintos de sensaciones. Lo comprendemos ya que no podemos percibir ambos al mismo momento.
Esta no es la explicación entera. Podemos continuar con estos términos opuestos para siempre.

¿Por qué deberíamos saber los antónimos de IMPERECEDERO y otras palabras?

La definición de antónimos es sumamente relevante desde la visión de los lingüistas, pero igualmente para dramaturgos, e incluso para los psicólogos. La imagen y el concepto de los vocablos contrarios es una herramienta que las personas han elaborado para ellos mismos a medida que se transformaba su léxico y los procesos de análisis.

Es un hecho interesante el cómo hemos configurado un idioma que funciona para la gente, y facilita entender y organizar el entorno. Por ejemplo, mientras que los humanos se transformaron requirieron ser competentes para delinear el hábitat, por lo que crearon términos contradictorios como frío y calor. Esos son definiciones con los que podemos explicar sencillamente una circunstancia.

Asimismo se acomoda al concepto de antónimos. Es una forma de narrar algo con palabras, para que podamos hablar sobre ello.
El dilema es que esto no actúa así para las computadoras. No es fácil programar un ordenador para que conozca perfectamente las asociaciones antagónicas de distinto escalafón entre las expresiones.
Los humanos no son robot, por lo tanto que la creación de los antónimos es un significado humano que no procede para los ordenadores. Un robot no tiene ser descrito como algo que es lo contrario a otra cosa.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos el modo en que los seres humanos aprenden un lenguaje. Primero debemos estudiar un conjunto de símbolos y sus significados para poder tratar con otras personas. Luego, como personas maduras, utilizamos esos símbolos en el interior de nuestros hábitos cotidianos a pesar de que existan entidades injustas de sonidos o símbolos (como, grafemas y expresiones construidas de las grafemas). Únicamente porque se nos enseñó que alguna combinación de ruidos engloba una connotación que les otorga sentido.
Imaginemos que pudiéramos aleccionar a los animales a utilizar el lenguaje de las personas. Memorizarían los signos autoritarios y sus conceptos. Pero, no forzosamente entenderían lo que designan esas palabras, porque no se les ha adiestrado ningún concepto del mundo real detrás de ellas.
Como, si le comentáramos a un perro que el término “caramelo” indica alimento, así siempre que escuchen el termino “chuchería”, desearán obtener una cosa generosa. Más solamente ya que las personas les hayan mostrado que este emblema designaba comida no es que los caninos comprendan lo que es.

Lo mismo sucede con los nombres. Las denominaciones son emblemas totalmente arbitrarios que los humanos han entendido como relacionar con una persona o elemento. Las palabras no tienen un concepto característico en sí mismo, pero en vista de que se nos formo como que significan una cosa, en el momento que escuchamos un nombre le otorgamos un concepto.
Acá es donde queda el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que dispone de un significado opuesto a otra expresión, y puede ser utilizado como una herramienta para comprender lo que quieren decir las expresiones.

This div height required for enabling the sticky sidebar