Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Invisible

/
/
/
609 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Invisible?

Antonimos:

  • visible

Antónimos de Invisible – la información que debes saber

La razón principal para usar los antónimos es la estética del lenguaje.
Los términos opuestos ayudan a resaltar los contrastes dichos en el lenguaje. Marcan diferencias en el raciocinio e impresiones. Enriquecen el léxico, sin embargo el uso de frases antonímicas no siempre asegura una frase precisa. Vale la pena recordar que puede ser inútil realizar una frase de antónimos en el entorno de todo el repertorio de significados de una palabra.

Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de INVISIBLE.

Antónimo de INVISIBLE – ¿qué es un antónimo?

Una vez aclarado cuál es el término opuesto para Invisible, nos podemos plantar una pregunta sobre cómo aprende la gente los antónimos.
La mayoría de la gente parece estudiar los antónimos a través de la repetición. Al decir repetidamente las palabras, y seguidamente se presenta lo contrario de esa palabra, con el tiempo iniciarán a ver cómo las palabras representan conceptos opuestos. Esto funciona para la mayoría de los antónimos. El inconveniente de memorizar antónimos por la repetición, es que toma mucho tiempo aprenderlos uno por uno en la vida real. Por esa razón en las escuelas se fomenta la lectura e igualmente al aprendizaje del idioma. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de INVISIBLE

Otro inconveniente de la utilización de lo repetitivo como plan de aprendizaje es que personas habitúan utilizar antónimos en situaciones en las que les resulta complicado saber si la palabra que se está escuchando es lo opuesto de otra.

¿Cómo encontramos los antónimos de INVISIBLE?

En primer lugar, un lexicógrafo identifica antónimos como lo hace una mente curiosa. Notan y comparan palabras con conceptos equivalentes hasta que perciben eso que las vuelve diferentes y por consiguiente su contrario.

Una sección del problema de conseguir palabras inversas es escoger un término lo convenientemente general para que contenga el conjunto de las definiciones de un vocablo concreto.

Igualmente resulta muy difícil conseguir antónimos para algunos términos.

No es sencillo hallar antónimos para las palabras. Para algunos términos, lo contrario ni siquiera se puede hallar.

Por ejemplo, ¿qué es lo contrario a existir?

Bueno, este contexto hay otro ejemplo de un término que no dispone de un inverso. ¿Qué es lo contrario al tiempo?

Invisible y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Por ejemplo, dada el término de entrada “grande”, averiguaría las frases más análogas a ella: apoyándose en su frecuencia en el discurso y otros elementos. Así acertamos que las mejores coincidencias son: grande, gigante, formidable. Hecho esto, pasamos a indagar antónimos, del mismo modo, con un adiestramiento mecánico e inteligencia artificial. Así que inmediatamente haría un modelo de cómo la gente relaciona estas frases, por ejemplo que son contrarios entre sí.

Posteriormente lograría aplicar este tipo para ver si hay algún patrón en el uso de las frases que señale un parecido y contrario.

¿En qué momento aprenden los chicos los antónimos de Invisible y otras palabras?

Primeramente, la gente aprende nuevas palabras y definiciones debido a que están expuestos a estos en su entorno. Como por ejemplo, si un niño que es criado con los padres y su hermano mayor, conoce lo que significa “mayor” pues se le instruyó este significado de manera práctica. Si este mismo niño fuese educado sin hermanos, entonces quizá esta definición en particular sería más difícil de entender o incluso inexistente. lo que nos lleva a pensar que el estudio de antónimos y sinónimos precisa en gran medida del entorno social en el que nos desenvolvemos.

¿Por qué deberíamos conocer las palabras opuestas de INVISIBLE y otras palabras?

El concepto de antónimos es ampliamente esencial desde la optica de los especialistas del lenguaje, pero además para escritores, e incluso para los psicólogos. La imagen y la definición de los vocablos opuestos es una herramienta que los seres humanos han construido para ellos mismos a medida que evolucionaba su léxico y los modos de razonamiento.

Es un asunto interesante el cómo hemos estructurado un idioma que es funcional para la gente, y permite conocer y estructurar el entorno. Por ejemplo, a medida que los humanos se desarrollaron necesitaron ser competentes para describir el entorno, por lo que desarrollaron términos antagónicos como frío y calor. Ellos son explicaciones con los que podemos contar claramente una coyuntura.

Asimismo se aplica a la definición de antónimos. Es un modo de describir algo con vocablos, para que podamos entendernos sobre ello.
El asunto es que esto no trabaja así para las maquinas. No es sencillo programar un pc para que entienda exactamente las correspondencia contradictorias de distinto peldaño entre las expresiones.
Las personas no son robot, igualmente que la concepción de los antónimos es un término humano que no actúa para los computadores. Un robot no puede ser explicado como algo que es lo contrario a otra cosa.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los contrario?

Examinemos el modo en que las personas estudian un lenguaje. Originalmente debemos aprender un grupo de signos y sus connotaciones para lograr relacionarnos con otras personas. Luego, como adultos, utilizamos esos emblemas en el interior de nuestras costumbres diarias a pesar de que sean asociaciones injustas de sonidos o símbolos (por ejemplo, letras y términos elaborados de estas grafemas). Únicamente ya que se nos adiestro en que una mezcla de sonidos mantiene una connotación que les da una lectura.
Pensemos que lográramos instruir a los animales a emplear el habla del hombre. Aplicarían los símbolos arbitrarios y sus significados. Ahora, no obligatoriamente discernirían lo que designan esos términos, puesto que no se les ha instruido ni un solo concepto del mundo real atrás de ellas.
Por ejemplo, si le comentáramos a un canino que el término “chuchería” representa alimento, así cada vez que perciban la expresión “chuchería”, esperarán recibir una cosa generosa. Más sólo ya que las personas les hayan mostrado que ese signo representaba alimento no indica que los perros deduzcan lo que es.

Igual pasa con las denominaciones. Las designaciones son signos absolutamente arbitrarios que las personas han aprendido a aliar con una persona u objeto. Los términos no presentan una connotación inherente en si misma, no obstante debido a que se nos enseñó que significan una cosa, en el momento que oímos un nombre le otorgamos un sentido.
Acá es donde queda el significado de antónimos. Un antónimo es una palabra que dispone de un concepto opuesto a otra palabra, y logra ser empleado igual que un instrumento para distinguir lo que significan los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar