adplus-dvertising
Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Macabro

/
/
/
234 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Macabro?

Los antónimos de MACABRO son

Antónimos de MACABRO – la información más importante


La tierra está construida de contrastes. En el globo hallamos direcciones geográficas contrapuestas: norte-sur, este-oeste. Prosiguiendo esa separación, a menudo empleamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Tampoco es raro usar expresiones que unimos en pares opuestos: “positivo – negativo”, “comienzo – final”, “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”.

Con frecuencia estas oposiciones aparecen en diversos sistemas de símbolos. Como ejemplo, en el argot matemático contamos los valores (+) y (-)”, y en los semáforos el aviso “permitido – no permitido”, que se expresa por la diferencia de colores verde – rojo. Unos de estos pares de puntos consiguen incluso ser evaluados como negativos o positivos: bueno – malo. Y si no posee tales conceptos escritos en las palabras, la valoración está en las asociaciones.

En esta sección entenderemos de las palabras y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de MACABRO, pero de cualquier otra palabra del idioma español. Tal cotejo en la lengua se denota contradicción o negación.

Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de MACABRO.

Macabro y su antónimo


Una vez sabido cuál es el antónimo de Macabro, nos podríamos preguntar cómo aprendemos los antónimos.

La mayor parte de las personas parecen aprender los antónimos de la manera que estudian los sustantivos, relacionándolos con sus opuestos. Otro modo en que las personas aprenden antónimos es elaborando un modelo mental de la significación de las palabras. Como por ejemplo, en el tiempo en que se aprende la expresión “caliente”, se consigue visualizar algo que se especifica como una llama, y luego aceptar que “frío” significa “no llama”. Esto es como la mayoría de los niños aparentemente aprenden estas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de MACABRO

El modo en que las personas parecen estudiar los antónimos es corta e inefectiva, ya que necesita que un humano experimente una exposición repetitiva en ambas palabras durante varios años, antes que pueda entender el vínculo entre ellas.

¿Cómo recogemos los antónimos de MACABRO?


Lo primero que hay que tomar en cuenta es que muchos vocablos se aplican de distintas maneras, así pues una expresión dada podría hacer referencia a diferentes situaciones. Pueden estar intentando hallar antónimos para crear su diccionario, o solamente podrían  estar investigando sinónimos en lugar de términos primitivos.

Con el propósito de poder hacer un diccionario, se precisan algunas palabras que signifiquen exactamente lo contrario de otras palabras, de modo que en el instante en que las personas busquen una palabra puedan hallar su antónimo.

Aunque, frecuentemente la gente se inventa estos términos por su cuenta.

MACABRO y otras palabras – Antónimos y sinónimos – cuál es la diferencia


¿Hay alguna otra frase que se utilice en la misma narración?

La segunda cosa es hallar las frases que no ostentan un contrapuesto evidente, como “auto”. Se sabe que en general (salvo contextos muy determinados) los parecidos de estos vocablos no están.

Un igual tiene su contrario. Es antonimos – una conclusión que alcanza el opuesto del significado. Opuesto es el término contrario. Ejemplos de antónimos son: “caliente” y “frío”, “largo” y “bajo”, “abierto” y “cerrado”. Los contrario, como los sinónimos, son diferentes. Los contrarios podrían derivar de la gradación, por ejemplo: “chico” y “grande”, “chavo” y “anciano”, “pequeño” y “largo”. En este caso, no significan cualidades contrarias individuales, sino que son un medio habla de manifestar la gradación. Los pares de vocablos contrarias son opuesto complementarios. Al objetar a los anonimatos, la negación se convierte en una exposición: “el es cónyuge” y “el no es solterón, “ella no tiene esposo” y “no tiene esposo”. Otra manera de contrario es la conversión. Los llamamos parejas de palabras, por ejemplo: “comprar” y “vender”, “irse” y “volver”. “Antónimo” también tiene un contrario. Es la palabra “sinónimo”.

¿Cuándo conocen los pequeños los antónimos de Macabro y otras palabras?


Primero, la gente aprende palabras nuevas y definiciones porque se encuentran expuestos a estos en su medio. Como por ejemplo, un niño que es formado por los padres con un hermano mayor, asimila lo que representa “mayor” porque se le instruyó esta definición de manera práctica. Si el mismo infante fuese educado sin hermanos, por consiguiente quizás este significado particular sería muy complicado de asimilar o hasta inexistente. Esto nos lleva a creer que el estudio de sinónimos y antónimos precisa en demasía del entorno social en donde nos desenvolvemos.

¿Por qué deberíamos saber los antónimos de Macabro y otras palabras?


Dominar los antónimos es concebir el entorno desde una perspectiva diferente. Nos facilita entender que podemos estar equivocado sobre lo que ideamos, y observar las cosas de un modo distinto a como se sabe en un momento dado.

Independientemente del conocimiento que se tenga, ser facultado para ponderar lo provechoso y lo negativo es vital. En tal sentido, esto puede ser empleado como una manera de comprender que las cosas casi siempre pueden ser diversas a como se supone actualmente.

Se podría afirmar que comprender los antónimos es un medio para desarrollar nuestros propósitos. Nos posibilita ponderar los aspectos beneficiosos y negativos de un par ideas en discusión, y posteriormente tener a una mayor comprensión de la que gozabamos en el pasado.

Según los psicólogos debemos conocer el uso de los antónimos porque nos permiten para ver el mundo desde un ángulo desigual. Es necesario sopesar los aspectos positivos y poco provechosos de dos ideas en conflicto.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos la forma en que las personas estudian un lenguaje. Primordialmente tenemos que estudiar un grupo de símbolos y sus significados a fin de poder tratar con otras personas. Después, como personas maduras, empleamos esos emblemas dentro de nuestras costumbres diarias aunque hayan agrupaciones autoritarias de ruidos o emblemas (por ejemplo, escrituras y términos elaborados de las letras). Sólo ya que se nos adiestro en que una unión de ruidos tiene una connotación que les da una lectura.
Pensemos que pudiéramos aleccionar a los animales a utilizar el idioma de las personas. Aplicarían los símbolos autoritarios y sus significados. Sin embargo, no obligatoriamente discernirían lo que representan esos términos, ya que no se les ha instruido ningún significado del mundo cierto atrás de ellas.
Como, si le contáramos a un canino que la expresión “golosina” significa alimento, así cada vez que oigan la expresión “caramelo”, desearán obtener una cosa agradable. Más unicamente ya que las personas les hayan educado que ese emblema representaba comida no significa que los perros comprendan lo que indica.

Igual ocurre con los nombres. Los nombres son símbolos absolutamente autoritarios que los humanos han entendido como aliar con el hombre u objeto. Los términos no presentan una connotación propio en sí mismo, aunque debido a que se nos enseñó que indican una cosa, en el momento que oímos un nombre le otorgamos un sentido.
Aquí es donde queda el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que tiene un significado opuesto a otra palabra, y llega a ser utilizado igual que un instrumento para entender lo que significan las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Acepta las cookies por seguir usando el sitio web.

Politica de Privacidad