Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Mudo

/
/
/
1314 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Mudo?

Antonimos:

  • hablador, charlatán, parlanchín

Antónimos de Mudo – lo que debes saber

Qué son los antónimos: Son palabras de significado contrario a otro concreto, y la comparación de significado se resalta cuando las unimos: grande – pequeño, alto – bajo, pobre – rico, verdad – falso, vida – muerte, estupidez – sabiduría. La estructura lingüística de igual forma deja establecer antónimos con el empleo de fórmulas apropiadas, por ejemplo, peligroso – seguro, indirecto – directo, descubrir – encubrir, llegar – disminuir. Unas expresiones tienen más de un antónimo, dependiendo del contexto. El contenido del adjetivo compara suavemente con el sentido de la expresión “pesado” tal como “serio”, o incluso “fuerte” o “cálido”. Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de MUDO De igual manera hay pares que no son palabras antónimas y que no pueden presentarse en un significado parecido en el mismo contexto – antónimos contextuales (hay un mar de trabajo, y no hay trabajo seco, puede haber un acuerdo silencioso, pero no un acuerdo ruidoso). Los antónimos se emplean a menudo como recurso artístico en la obras de literatura, porque obran con el contraste y fortalecen el poder de la expresión. Se transforma en una fuente de frecuentes bromas verbales. Con todo lo dicho, ¿ya tiene claro cuál es el antónimo de MUDO?

Mudo y su antónimo

Creando antónimos: Los términos opuestos se crean muy a menudo con el empleo de prefijos no-, anti- o a-, por ejemplo, inmorales, amorales o antialérgicos, con prefijos anti- y a- que se ubican únicamente en términos griegos. Aunque, es importante mencionar que con el manejo de prefijos no siempre es viable crear un conjunto de términos opuestos precisos. El problema es que cada uno de los idiomas tienen un sinnúmero de palabras, haciendo irrealizable hacer un listado de antónimos para todas ellas. Algunas palabras no tienen opuestos, como por ejemplo “pero” o “cualquiera”, así que no podríamos colocarlas en un glosario de antónimos. También algunas palabras cuentan con diferentes significados y se les atribuyen antónimos distintos en diversos contextos. .

¿Cómo buscamos los antónimos de Mudo?

Iniciaremos recomendando que buscar palabras opuestas demanda amplio instinto y conocimiento.  Eso en respecto a los antónimos de MUDO y de cualquier otro vocablo de español. Con la aplicación de las bases de fundamentos, que contienen la totalidad de los documentos humanos que se han recopilado en sus amplios registros (pese a que la mayor parte de ellos son insignificantes), se encuentra cualquier información relevante sobre lo  que realizan las personas cuando están frente a contrarios problemático o expresiones que quieren decir cosas distintas con respecto a la situación. Al parecer los individuos normalmente tienen un término, y desde sus  antónimos escogen el que más se adecúe a sus requerimientos. Si el vocablo se encuentra en un sentido figurado, o si se utiliza para explicar una cosa en otro ambiente, como por ejemplo cómo que  los humanos son apropiados para encontrar conflictos y discrepancias entre las cosas hasta en el momento en que no se encuentran allí (por ejemplo “el contraste de blanco y negro”), posteriormente no se preocupan en tratar de buscar palabras contrarias. Llegan con un sentido concreto para el vocablo. Haga el mismo ejercicio con los antónimos de Mudo. Aún pueden probar a hallar un término que no existe, por ejemplo “antidesestabilización”, debido a que suena genial. Lo tienen en cuenta los lexicógrafos, ya que hay bastantes expresiones en sus bases de datos de la comunicación humana  que realmente no existen en ningún diccionario.

Mudo y otras palabras – Sinónimos y antónimos – cuál es la diferencia

Las expresiones con un sentido cercano y semejante son sinónimas. Las expresiones de concepto distinto son antónimas. Por tanto, los significados opuestos logran comunicarse en la lengua mediante antónimos. Estas pueden ser expresiones individuales (“oscuro – claro”; “despertar – dormirse”; “mañana – tarde”; “tranquilo – fuerte”; “algo – nada”; “alguien – nadie”) o vinculaciones fraseológicas (vale decir, conexiones de expresiones gastadas), por ejemplo, “no solo pero también”; “al principio – al final”; “por una parte – por otra parte”; “tener toda la razón – perder la razón”. Lo dicho se refiere por igual a antonimo de Mudo como a cualquier otra palabra española.

¿En qué parte conseguimos términos equivalentes y antónimos?

Hallamos antónimos investigando en el libro de glosarios de antónimos, o mediante un motor de búsqueda. Justo como los sinónimos son términos con definiciones equiparables, los antónimos son los que dan sentidos contrarios. Así mismo resulta interesante que los mismos términos resultan ser antónimos y sinónimos simultáneamente, respecto a términos distintos, porque ninguna se define como “antónima” o “sinónima” en sí misma, sino constantemente referentes a otras palabras. Los sinónimos y antónimos (de MUDO y cualquier otra palabra de la lengua española) están esparcidos todos los rincones del mundo humano, porque son entidades intrínsecas a la comunicación humana. Los seres humanos siempre han tratado conseguir sinónimos y antónimos de elementos que ya conocen. Es por esta razón por la que existen bastantes vocablos en el universo que oyen comparables o completamente con mismo significado.

¿De que manera se organizan los lexicógrafos para seleccionar términos opuestos?

Hay algunos enfoques para conseguir antónimos de MUDO o cualquier otra palabra española. El más sencillo es un punto de vista directo: hallar la expresión en el diccionario, y analizar con qué otras palabras está relacionada. Un sentido un tanto más perfeccionado sería indagar las expresiones que están emparejadas en las frases. Si en una de ellas se dispone dos o más palabras opuestas, puedes admitir que esas palabras tienen algo en común. El punto de vista tres, consiste en buscar las expresiones que se relacionen en su definición. Por ejemplo, si vemos una palabra como “grande”, podemos hallar su antónimo buscando otras expresiones que definan lo opuesto de grande. Otra aproximación es elaborar una gran lista de términos que incluya también MUDO, y posteriormente buscar los antónimos de esa lista. Si dispusiera de algún diccionario escrito por una persona, con todas las palabras separadas por sus características (como “sustantivo”, “verbo”, etc.), sería más sencillo.

This div height required for enabling the sticky sidebar