Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Pagar

/
/
/
713 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Pagar?

Antonimos:

  • cobrar

Antónimos de PAGAR – la información que debes saber

La tierra está construida de contrastes. En el globo hallamos rutas geográficas contrapuestas: norte-sur, este-oeste. Siguiendo esta separación, con frecuencia utilizamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es raro emplear palabras que juntamos en pares contrarios: “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

A menudo estas oposiciones surgen en diferentes sistemas de símbolos. Como ejemplo, en la notación matemática poseemos los valores positivo y negativo”, y en los semáforos el mensaje “permitido – no autorizado”, que se manifesta por la diferencia de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de puntos logran también ser evaluados como negativos o positivos: malo – bueno. Y si no tiene tales conceptos escritos en las expresiones, la apreciación aparece en las asociaciones.

En esta parte entenderemos sobre las expresiones y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de Pagar, pero de cualquier otra palabra castellana. Tal comparación en la lengua se nombra contradicción o negación.

Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de PAGAR.

PAGAR y su antónimo

Una vez conocido cuál es el término opuesto a PAGAR, nos podemos plantar una pregunta sobre cómo aprende la gente los antónimos.
La mayoría de las personas parecen aprender los antónimos por medio de la repetición. Al exponer de manera repetitiva una palabra, y después se presenta lo opuesto a esta palabra, con el tiempo comenzarán a observar cómo las palabras indican conceptos contrarios. Esto funciona para casi todos de los antónimos. El inconveniente de memorizar antónimos por repetición, es que toma mucho tiempo aprenderlos uno a uno en la vida cotidiana. Por esta razón en las escuelas se promueve la lectura y también el aprendizaje de la lengua. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de PAGAR

Otra dificultad de la utilización de lo repetitivo como táctica de aprendizaje es que personas habitúan estar expuestas a antónimos en situaciones en las que les resulta imposible saber si el término que se está oyendo indica lo contrario de otra.

¿Cómo recogemos los antónimos de Pagar?

Lo primordial que hay que tomar en consideración es que diversos vocablos se aplican de diferentes formas, así que un término dado podría referirse a diferentes cosas. Pueden estar investigando antónimos para crear su libro de glosarios, o solo pueden  estar investigando sinónimos en lugar de términos primitivos.

Para poder realizar un libro de glosarios, se requieren algunos términos que quieran decir precisamente lo opuesto de otros términos, de manera que cuando las personas requieran encontrar un vocablo puedan hallar su antónimo.

No obstante, a menudo la gente inventa estos términos por sí misma.

PAGAR y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

¿Hay alguna otra frase que se emplee en el mismo contexto?

La segunda cosa es encontrar las frases que no tienen un antónimo evidente, como “oreja”. Se presume que en general (salvo contextos muy concretos) los sinónimos de estos vocablos no existen.

Un igual tiene su contrario. Es opuesto – un término que representa el opuesto del motivo. Contrario es el término opuesto. Ejemplos de contrario son: “caliente” y “frío”, “largo” y “chico”, “abierto” y “cerrado”. Los antónimos, como los sinónimos, son distinto. Los antónimos pueden derivar de la jerarquía, por ejemplo: “pequeño” y “grande”, “chavo” y “anciano”, “pequeño” y “alto”. En este caso, no representan aptitudes contrarias individuales, sino que son un canal habla de manifestar la jerarquía. Los semejantes de palabras opuestas son antónimos añadidos. Al objetar a los anonimatos, la negación se cambia en una exposición: “él está casado” y “él no es soltero”, “ella no tiene esposo” y “no tiene esposo”. Otra forma de contrario es la conversión. Los llamamos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “despachar”, “irse” y “volver”. “Antónimo” también tiene un antónimos. Es “sinónimo”.

¿Qué manifiesta la lingüística sobre los antónimos de Pagar y otras palabras?

Es indudable que hay varios dúos de términos que nos enseñan la estrecha unión entre los idiomas y la realidad. Demasiados de estos uniones no sólo existen en inglés, sino también en otros idiomas. Esto es debido a que todos los intelectos humanos confrontan dificultades similares cuando tratan de comprender el ambiente que les rodea. Puedo mostrarles algunos ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del entorno, la palabra “dentro” es antónima a la la palabra “fuera”. Esto nos expresa que para todas las personas siempre existe algo dentro y algo fuera. Lo entendemos porque siempre que pretendemos considerar el entorno tenemos que usar términos como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí las palabras nos expresan que hay 2 tipos diferentes de sentimientos. Lo sabemos porque no podemos percibir ambos al mismo momento.
Esta no es la historia entera. Podemos seguir con estos antónimos para siempre.

¿Por qué deberíamos entender las palabras contrarias de PAGAR y otras palabras?

El concepto de antónimos es bastante esencial desde el punto de vista de los expertos en gramática, pero también para dramaturgos, e incluyendo para los psicólogos. La percepción y el concepto de los vocablos contradictorios es una herramienta que las personas han construido para ellos mismos a medida que evolucionaba su lengua y los procesos de análisis.

Es un tema relevante el cómo hemos configurado un lenguaje que es funcional para las personas, y posibilita conocer y organizar el planeta. Por ejemplo, a medida que los humanos se transformaron requirieron ser capaces para delinear el mundo que les rodeaba, así que fomentaron términos contrarios como frío y calor. Esos son definiciones con los que podemos narrar evidentemente una situación.

Asimismo se aplica a la explicación de antónimos. Es una forma de describir algo con términos, para que podamos dialogar sobre ello.
El asunto es que esto no opera así para las computadoras. No es sencillo programar un ordenador para que sepa exactamente las asociaciones antagónicas de variado nivel entre las expresiones.
Los colectivos no son androides, en virtud de que la creación de los antónimos es un significado humano que no opera para los ordenadores. Un robot no debe ser definido como algo que es lo contradictorio a otra cosa.

Antónimos y la filosofía

Un buen paradigma de antinomia es la contradicción del mentiroso que afirma cualquier cosa en este sentido: “Lo que expreso es mentira” . Sin embargo, si le digo esta frase para que se vea de mentira, entonces por sintesis no puede ser verdadera, sin embargo sí lo es, si lo que comento es mentira… Una contradicción. La paradoja del farsante es una contradicción autorreferencial que se puede dictar de la siguiente manera: Esta exposición (o proposición) es falsa. La frase es obviamente real o falsa, pero si es verdadera por lo tanto lo que dice debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué usamos antónimos?

Un contrario es una frase que tiene el termino contrario al de otras vocablos. Por ejemplo, “enorme” y “pequeño” son contrarios, al igual que muchas vocablos en inglés como “bueno” y “malvado”, o “amable” y “cruel”.
Su interrogante de “¿Por qué utilizamos contrario ?” es una pregunta que llama a la reflexión, y hay que decir que hay varias contestaciones posibles. Una solución sería porque si desea comunicar con exactitud lo que quiere expresar con las vocablos, entonces logras ser muy útil dar el significado opuesto utilizando otra palabra o frase.

Tenemos que comprender los opuestos ya que consiguen ser muy provechosos. Como, a menudo es probable hallar si un término tiene un contrario simplemente viendo el término mismo (conseguimos realizarlo no sólo con expresiones más asimismo con diversas formas de lenguaje como frases y oraciones). La causa por lo que es beneficioso conocer el contrario de un término en concreto establece en el hecho de que los contrarios tienen notables parecidos además de sus desigualdades. Examinaremos estos parecidos.
Un parecido entre los contrarios es que uno y otro simbolizan un compuesto completo y encerrado. Es, como ver, las dos puntas de una imagen (la singularidad aquí son las palabras con diversos antónimos).
Otra semejanza entre los contrarios es que los dos tienden a ser empleados en los mismos ámbitos. Muchas palabras tienen múltiples connotaciones y en consecuencia gran cantidad de ambientes de uso.

De esta manera, aunque existen muchas desigualdades entre los términos distintos y los términos no antonómicos por igual, también existen varias similitudes.
En fin, tenemos que conocer los contrarios, ya que son muy útiles.

This div height required for enabling the sticky sidebar