adplus-dvertising
Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Ponedor

/
/
/
534999 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Ponedor?

Los antónimos de PONEDOR son

Antónimos de PONEDOR – la información más importante


La tierra está construida de contrastes. En el globo terráqueo hallamos direcciones geográficas contrapuestas: este-oeste, norte-sur. Siguiendo esa separación, a menudo utilizamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es raro emplear palabras que combinamos en pares opuestos: “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”, “comienzo – final”, “positivo – negativo”.

Frecuentemente estas oposiciones surgen en diferentes sistemas de signos. Como ejemplo, en el argot matemático tenemos los valores (+) y (-)”, y en los semáforos el aviso “autorizado – no permitido”, que se comunica por la diferencia de colores verde – rojo. Unos de estos pares de términos logran también ser valorados como negativos o positivos: malo – bueno. Y si no hay tales conceptos escritos en las palabras, la valoración está en las asociaciones.

En esta parte aprenderemos sobre las palabras y definiciones opuestas, no solo sobre antónimos de PONEDOR, pero de cualquier otra palabra castellana. Dicha comparación en la lengua se llama contradicción o negación.

De ese modo son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de PONEDOR.

Antónimo de Ponedor – ¿qué es un antónimo?


Una vez explicado cuál es el término opuesto a Ponedor, nos podemos preguntar cómo aprendemos los antónimos.
La mayoría de la gente parece aprender los antónimos a través de la repetición. Si se exponen repetidamente una palabra, y luego se presenta lo contrario a esa palabra, con el tiempo iniciarán a contemplar cómo las palabras indican conceptos contrarios. Eso resulta para casi todos de los antónimos. El inconveniente de retener antónimos por repetición, es que lleva bastante tiempo aprenderlos uno por uno en la vida cotidiana. Por esta razón en los colegios se fomenta la lectura e igualmente el estudio del lenguaje. Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de PONEDOR

Otro problema de la utilización de la repetición como táctica de aprendizaje es que las personas suelen utilizar antónimos en situaciones en las que les resulta complicado saber si el término que se está oyendo significa lo opuesto de otra.

¿Cómo encontramos los antónimos de PONEDOR?


Los filólogos compilan diccionarios de antónimos continuando el mismo procedimiento que el empleado para la recopilación de cualquier diccionario.
Es en realidad un método bastante simple de juntar palabras, anotar cuáles son términos opuestos y después recopilar la lista de antónimos.
Es un método sencillo, verdaderamente. Solo es reunir palabras y anotar cuáles son antónimos.

Y de esta manera para casi la mayoría de las palabras del glosario.

En conclusión, este procedimiento resultaría bien para compilar glosarios de antónimos, porque es completo y tiene en cuenta los pasos necesarios.

Ponedor y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian


Por ejemplo, dada la palabra de entrada “grande”, averiguaría las expresiones más similares a ella: basándose en su insistencia en el contexto y otros elementos. Así hallamos que las mejores combinaciones son: grande, gigantesco, formidable. Hecho esto, pasamos a investigar contrarios, de la misma manera, con un aprendizaje instantáneo e inteligencia artificial. Así que prontamente formaría un modelo de cómo la gente relaciona estos términos, por ejemplo que son opuestos entre sí.

Seguidamente conseguiría aplicar este tipo para considerar si hay algún patrón en el empleo de las palabras que señale un igual y opuesto.

¿Qué manifiesta la filología sobre los términos opuestos de PONEDOR y otras palabras?

Es evidente que existen muchos pares de palabras que nos muestran la estrecha unión entre los lenguajes y la realidad. Varios de estos uniones no sólo existen en inglés, sino también en otros idiomas. Esto se debe a que la mayoría de las mentes humanas se enfrentan a dificultades semejantes cuando tratan de comprender el mundo que los envuelve. Puedo indicarles algunos ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el espacio, la palabra “dentro” es opuesta a la la palabra “fuera”. Esto nos expresa que para todos nosotros normalmente hay algo dentro y algo fuera. Lo entendemos porque cada vez que tratamos entender el entorno tenemos que usar palabras como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso los vocablos nos dicen que hay dos clases diferentes de sentimientos. Lo entendemos porque no podemos pensar los dos al mismo momento.
Esta no es la justificación completa. Podemos seguir con estos términos opuestos para siempre.

¿Por qué deberíamos dominar los antónimos de Ponedor y otras palabras?


Dominar los antónimos es concebir el planeta desde una perspectiva diferente. Nos permite entender que podemos estar errados referente a lo que imaginamos, y ver las cosas de una forma diferente a como se sabe en un momento dado.

Independientemente del conocimiento que se tenga, ser apto para valorar lo eficiente y lo dañino es necesario. En cierto sentido, esto puede ser empleado como una forma de comprender que las cosas frecuentemente pueden ser distintas a como se supone actualmente.

Se podría decir que dominar los antónimos es una forma para agrandar nuestros propósitos. Nos ayuda medir los aspectos beneficiosos y negativos de una pareja ideas en discusión, y después alcanzar a una excelente comprensión de la que poseiamos anteriormente.

Según los psicólogos ameritamos dominar el uso de los antónimos porque nos capacitan para ver el mundo desde un ángulo diferente. Es importante diferenciar los aspectos positivos y malos de dos ideas en conflicto.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos el modo en que las personas aprenden un lenguaje. Primero debemos aprender un grupo de emblemas y sus conceptos para poder relacionarnos con otras personas. Después, como adultos, utilizamos esos símbolos dentro de nuestros hábitos cotidianos aunque existan agrupaciones injustas de sonidos o símbolos (como, letras y palabras construidas de estas escrituras). Solamente ya que se nos adiestro en que una unión de ruidos tiene un significado que les da una lectura.
Supongamos que lográramos adiestrar a los animales a usar el habla del hombre. Aprenderían los símbolos injustos y sus connotaciones. Ahora, no necesariamente comprenderían lo que denotan esas palabras, porque no se les ha adiestrado ni un solo significado del mundo real atrás de ellas.
Por ejemplo, si le comentáramos a un perro que el término “golosina” significa alimento, entonces siempre que oigan la palabra “caramelo”, esperarán recibir algo generoso. Más sólo porque los humanos les hayan educado que ese símbolo designaba alimento no indica que los perros comprendan lo que es.

De igual manera ocurre con las denominaciones. Los nombres son signos absolutamente autoritarios que los humanos han aprendido a aliar con una persona o elemento. Las expresiones no tienen un concepto propio en sí mismo, pero debido a que se nos formo como que significan una cosa, cuando escuchamos una denominación le otorgamos un significado.
Acá es donde queda el concepto de antónimos. Un antónimo es una palabra que tiene una connotación contraria a otra expresión, y puede ser utilizado como una herramienta para comprender lo que quieren decir las expresiones.

This div height required for enabling the sticky sidebar

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Acepta las cookies por seguir usando el sitio web.

Politica de Privacidad