adplus-dvertising
Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Portar

/
/
/
361 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de PORTAR?

Los antónimos de Portar son

Antónimos de PORTAR – la información más importante


La tierra está construida de contrastes. En el globo localizamos direcciones geográficas opuestas: norte-sur, este-oeste. Continuando esta separación, a menudo utilizamos la frase “algo se encuentra en los polos opuestos”. Menos aún es extraño usar palabras que unimos en pares opuestos: “positivo – negativo”, “comienzo – final”, “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”.

Con frecuencia estas oposiciones aparecen en diversos sistemas de símbolos. Como ejemplo, en la jerga matemática contamos los valores positivo y negativo”, y en los semáforos el aviso “autorizado – no permitido”, que se manifesta por la diferencia de colores verde – rojo. Unos de estos pares de puntos pueden también ser valorados como negativos o positivos: malo – bueno. Y si no posee tales conceptos escritos en las palabras, la evaluación surge en las asociaciones.

En este apartado conoceremos de las palabras y definiciones opuestas, no solo sobre antónimos de PORTAR, pero de cualquier otra palabra castellana. Ese contraste en el lenguaje se nombra negación o contradicción.

De ese modo son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Portar.

Portar y su antónimo


Ya sabe cuál es el antónimo para Portar.
Pero, ¿un antónimo es un oximoron?
A veces se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha revisado este escrito, probablemente se de cuenta de la distinción entre ellos. Sin embargo, es importante mencionar que un oxímoron es la utilización de frases que no sólo se contradicen entre sí en aspecto de descripción, sino que más que todo una de ellas describe a la otra. Por lo que “camino sobre el fuego y el hielo” es un término opuesto, mientras que “el hielo ardiente” se refiere a un oxímoron.
Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Portar.

¿Cómo buscamos los antónimos de PORTAR?


Los filólogos recopilan glosarios de términos opuestos continuando el mismo proceso que el usado para la recopilación de cualquier glosario.
Es efectivamente un proceso muy fácil de recoger términos, anotar cuáles son términos opuestos y posteriormente compilar el repertorio de términos opuestos.
Es un proceso sencillo, verdaderamente. Solo es recopilar palabras y escribir cuáles son antónimos.

Y así para casi la mayoría de los términos del glosario.

En conclusión, este procedimiento funcionaría bien para compendiar diccionarios de antónimos, puesto que es completo y tiene en cuenta los pasos necesarios.

Portar y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian


Por ejemplo, dada el vocablo de entrada “grande”, buscaría las expresiones más análogas a ella: basándose en su frecuencia en el discurso y otros componentes. Así descubrimos que las mejores coincidencias son: grande, gigante, enorme. Hecho esto, pasamos a investigar antónimos, del mismo modo, con un aprendizaje mecánico e inteligencia artificial. Así que prontamente realizaría un modelo de cómo la humanidad deduce estas frases, verbigracia que son antónimos entre sí.

Posteriormente lograría usar este tipo para ver si hay algún patrón en el manejo de las frases que señale un sinónimo y opuesto.

¿Cuándo conocen los pequeños los antónimos de PORTAR y otras palabras?


Primeramente, los niños aprenden palabras nuevas y definiciones porque se encuentran sujetos a ellos en su entorno. Como por ejemplo, si un niño que es educado con sus padres y su hermano mayor, asimila lo que significa “mayor” debido a que se le enseñó esta definición de manera práctica. Si el mismo nene fuese formado sin hermanos, en consecuencia quizás esta definición en particular sería muy complicado de entender o hasta inexistente. Eso nos insta a creer que el aprendizaje de sinónimos y antónimos requiere en demasía del medio social en el que nos desenvolvemos.

¿Por qué deberíamos conocer los antónimos de PORTAR y otras palabras?


El concepto de antónimos es bastante importante desde la perspectiva de los expertos en gramática, pero también para dramaturgos, e inclusive para los psicólogos. La idea y la definición de los vocablos antagónicos es una cosa que las sociedades han realizado para ellos mismos a medida que se desarrolla su lenguaje y los procedimientos de pensamiento.

Es un tema importante el cómo se ha estructurado un idioma que funciona para el colectivo, y permite comprender y ordenar el planeta. Por ejemplo, a medida que los humanos evolucionaron precisaron ser capaces para reseñar el entorno, por lo que crearon términos antagónicos como frío y calor. Estos son conceptos con los que podemos describir claramente una coyuntura.

Asimismo se ajusta al concepto de antónimos. Es una manera de explicar algo con palabras, para que podamos hablar sobre ello.
El dilema es que esto no actúa así para las maquinas. No es fácil programar un ordenador para que conozca bien las asociaciones contrarias de distinto escalafón entre los términos.
Los colectivos no son computadoras, en virtud de que la creación de los antónimos es un concepto humano que no procede para los computadores. Un robot no debe ser descrito como algo que es lo opuesto a otra cosa.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos la manera en que las personas aprenden un lenguaje. Primordialmente tenemos que aprender un conjunto de emblemas y sus significados para lograr relacionarnos con los demás. Luego, como personas maduras, empleamos esos emblemas dentro de nuestros hábitos cotidianos aun cuando sean asociaciones arbitrarias de sonidos o signos (por ejemplo, letras y expresiones construidas de las grafemas). Sólo porque se nos instruyó de que alguna unión de ruidos tiene un concepto que les proporciona sentido.
Pensemos que consiguiéramos enseñar a los animales a utilizar el idioma de las personas. Aplicarían los símbolos injustos y sus significados. Sin embargo, no necesariamente comprenderían lo que significan esas expresiones, ya que no se les ha aleccionado ni un solo concepto del mundo real detrás de ellas.
Como, si le contáramos a un perro que la expresión “golosina” significa alimento, así constantemente que oigan la palabra “caramelo”, desearán obtener algo agradable. Pero solamente porque las personas les hayan mostrado que ese emblema designaba comida no indica que los caninos deduzcan lo que es.

Lo mismo sucede con los nombres. Las designaciones son signos totalmente autoritarios que las personas han entendido como asociar con el hombre o cosa. Los términos no presentan una connotación permanente en si misma, pero debido a que se nos enseñó que significan algo, en el instante que percibimos un nombre le cedemos algún sentido.
En esta ocasión es donde entra el concepto de antónimos. Un antónimo es una palabra que tiene un significado opuesto a otra expresión, y llega a ser usado como un medio para comprender lo que indican las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Acepta las cookies por seguir usando el sitio web.

Politica de Privacidad