Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Primitivo

/
/
/
981 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de PRIMITIVO?

Antonimos:

  • actual, contemporáneo

Antónimos de PRIMITIVO – lo que debes saber

Una de las razones para utilizar los antónimos es la estilística.
Antónimos permiten realzar los contrastes expresados en el idioma. Señalan desemejanzas en el raciocinio y emociones. Potencian el vocabulario, aunque el empleo de expresiones antonímicas casi nunca asegura una frase correcta. Es importante mencionar que puede ser absurdo elaborar una frase de términos opuestos en el contexto de toda la variedad de significados de un término.

Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Primitivo.

Antónimo de PRIMITIVO – ¿qué es un antónimo?

Una vez sabido cuál es el término opuesto de PRIMITIVO, nos podríamos preguntar en qué forma aprende la gente los antónimos.

La mayoría de las personas parecen estudiar los antónimos de la forma que aprenden los sustantivos, vinculándolos con sus contrarios. Otra manera en que las personas aprenden antónimos es haciendo un modelo mental de lo que significan cada palabra. Por ejemplo, en el tiempo en que se memoriza la palabra “caliente”, se logra visualizar algo que se especifica como una llama, y luego asumir que “frío” es “no llama”. Esto es como la mayoría de los niños parecen aprender esas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de PRIMITIVO

La manera en que las personas parecen aprender los antónimos es corta e ineficiente, ya que precisa que la gente tenga una experiencia repetitiva en ambas palabras en muchos años, antes que pueda entender la conexión entre ellas.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Primitivo?

Lo más fundamental que hay que tener en cuenta es que diversos vocablos se emplean de distintas maneras, así pues un vocablo dado puede hacer referencia a diversas cosas. Pueden estar tratando de conseguir antónimos para hacer su diccionario, o sencillamente podrían  estar buscando sinónimos en vez de términos originales.

Con el objetivo de poder crear un diccionario, se precisan varias expresiones que signifiquen justamente lo inverso de otros términos, de forma que cuando la gente busque una palabra puedan hallar su antónimo.

Pero, habitualmente la gente se inventa estos antónimos por su cuenta.

PRIMITIVO y otras palabras – Sinónimos y antónimos – cuál es la diferencia

¿Hay algún otro vocablo que se aproveche en el mismo contexto?

La segunda cosa es buscar las palabras que no gozan de un contrapuesto evidente, como “oreja”. Se supone que en general (salvo contextos muy determinados) los sinónimos de estas frases no existen.

Un igual posee su opuesto. Es antonimos – un término que alcanza el opuesto del motivo. Opuesto es el significado contrario. Ejemplos de contrario son: “caluroso” y “fresco”, “alto” y “chico”, “abierto” y “cerrado”. Los contrario, como los sinónimos, son diferentes. Los opuestos podrían resultar de la gradación, por ejemplo: “pequeño” y “grande”, “joven” y “anciano”, “pequeño” y “largo”. En esta ocasión, no representan aptitudes opuestas independientes, sino que son un medio léxico de expresar la gradación. Los semejantes de vocablos opuestas son opuesto añadidos. Al objetar a los incognitos, la negación se cambia en una declaración: “él está casado” y “el no es solterón, “ella es soltera” y “no está casada”. Otra forma de antónimos es la conversión. Los llamamos parejas de palabras, por ejemplo: “adquirir” y “vender”, “salir” y “volver”. “Antónimo” asimismo tiene un opuesto. Es la palabra “sinónimo”.

¿Cuándo conocen los pequeños los antónimos de Primitivo y otras palabras?

Primeramente, los niños aprenden nuevas palabras y definiciones porque están sujetos a estos en su entorno. Como por ejemplo, un niño que es criado por los padres y un hermano mayor, asimila lo que significa “mayor” porque se le instruyó esta definición de forma práctica. Si el mismo infante fuese formado sin hermanos, en consecuencia quizá esta definición en particular sería muy complicado de aprender o incluso inexistente. Eso nos induce a considerar que el aprendizaje de sinónimos y antónimos requiere en demasía del medio social en el que nos desarrollamos.

¿Por qué deberíamos dominar las palabras contrarias de PRIMITIVO y otras palabras?

El concepto de antónimos es ampliamente interesante desde la visión de los conocedores de la lengua, pero también para escritores, e inclusive para los psicólogos. La idea y la definición de los verbos opuestos es una herramienta que las sociedades han realizado para sí mismos a medida que evolucionaba su lenguaje y los modos de razonamiento.

Es un caso interesante el cómo se ha estructurado un estilo de comunicación que es funcional para la gente, y facilita entender y estructurar el mundo. Por ejemplo, mientras que los humanos se desarrollaron requirieron ser preparados para describir el entorno, por lo que fomentaron términos antagónicos como frío y calor. Estos son concepciones con los que podemos narrar sencillamente una situación.

Esto también se acomoda a la definición de antónimos. Es un método de narrar algo con expresiones, para que podamos entendernos sobre ello.
El problema es que esto no opera así para las maquinas. No es simple programar un ordenador para que conozca claramente las correspondencia opuestas de diverso escalafón entre los vocablos.
Las personas no son máquinas, igualmente que la idea de los antónimos es un significado humano que no funciona para los computadores. Un robot no puede ser descrito como algo que es lo antagónico a otra cosa.

opuesto y la ciencia

Un buen ejemplo de antinomia es la contradicción del mentiroso que asiente cualquier cosa en este sentido: “Lo que digo es falso” . Sin embargo, si le digo esta oración para que parezca falsa, entonces por definición no puede ser verdadera, pero sí lo es, si lo que digo es falso… Una paradoja. La contradicción del mentiroso es una paradoja autorreferencial que se podría enunciar de la siguiente forma: Esta declaración (o proposición) es mentira. La frase es absolutamente real o falsa, pero si es real entonces lo que dice debe ser falso, y viceversa.

¿Para qué utilizamos opuesto?

Un contrario es una frase que tiene el termino opuesto al de otras vocablos. Por ejemplo, “enorme” y “pequeño” son opuestos, al igual que muchas vocablos en inglés como “bueno” y “malvado”, o “agradable” y “cruel”.
Su pregunta de “¿Por qué utilizamos antónimos ?” es una interrogante que llama a la meditación, y hay que hablar que hay varias respuestas posibles. Una solución sería porque si quiere comunicar con exactitud lo que quiere decir con las palabras, entonces logras ser muy valioso proporcionar el concepto opuesto utilizando otra palabra o frase.

Tenemos que saber los opuestos puesto que consiguen ser muy útiles. Como, frecuentemente es probable encontrar si una palabra dispone un contrario simplemente observando el término mismo (podemos ejecutarlo no sólo con términos más asimismo con otras maneras de comunicaciones como proposiciones y oraciones). La causa por lo cual es útil conocer el antónimo de una expresión dada establece en el hecho de que los contrarios contienen importantes semejanzas además de sus desemejanzas. Examinaremos estas semejanzas.
Un parecido entre los opuestos es que uno y otro simbolizan un conjunto total y cercado. Es, como ver, los dos extremos de una visión (la distinción en esto son las palabras con variados opuestos).
Otra semejanza entre los contrarios es que ambos tienden a ser empleados en iguales contextos. Muchas palabras poseen un montón de connotaciones y en consecuencia gran cantidad de ambientes de uso.

De ese modo, no obstante se tienen cantidad de diferencias entre los términos distintos y las expresiones no antonómicas indistintamente, también hay varias semejanzas.
En fin, tenemos que saber los opuestos, porque son muy útiles.

This div height required for enabling the sticky sidebar