adplus-dvertising
Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Privilegiar

/
/
/
346 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de PRIVILEGIAR?

Los antónimos de Privilegiar son

Antónimos de PRIVILEGIAR – Todo lo que tienes que saber


La tierra está construida de contrastes. En el globo encontramos direcciones geográficas contrarias: norte-sur, este-oeste. Continuando esta división, a menudo empleamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Ni es extraño usar palabras que juntamos en pares opuestos: “positivo – negativo”, “comienzo – final”, “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”.

A menudo estas oposiciones surgen en distintos sistemas de símbolos. Por ejemplo, en la jerga matemática disponemos los valores + y -“, y en los semáforos el aviso “autorizado – no autorizado”, que se manifesta por la diferencia de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de puntos consiguen incluso ser valorados como positivos o negativos: malo – bueno. Y si no hay tales conceptos escritos en las palabras, la evaluación está en las asociaciones.

En esta parte conoceremos de las expresiones y definiciones opuestas, no solo sobre antónimos de PRIVILEGIAR, pero de cualquier otra palabra del idioma español. Ese cotejo en el habla se denota negación o contradicción.

De ese modo funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Privilegiar.

Privilegiar y su antónimo


Ya le hemos explicado cuál es el antónimo de PRIVILEGIAR.
Pero, ¿un antónimo es lo mismo que oxímoron?
En muchas ocasiones se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha repasado este escrito, probablemente perciba la diferencia entre ellos. Sin embargo, es importante mencionar que un oxímoron es la utilización de frases que no sólo se replican entre sí en aspecto de descripción, sino que sobre todo una de ellas define a la otra. Por lo que “camino sobre el fuego y el hielo” es un antónimo, entretanto “el hielo ardiente” se refiere a un oxímoron.
Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de Privilegiar.

¿Cómo buscamos los antónimos de Privilegiar?


Los lexicógrafos seleccionan glosarios de antónimos continuando el mismo procedimiento que el usado para la recopilación de cualquier glosario.
Es realmente un método muy fácil de juntar términos, escribir cuáles son antónimos y después recopilar el registro de términos opuestos.
Es un procedimiento fácil, verdaderamente. Simplemente seleccionar términos y anotar cuáles son antónimos.

Y de esta manera para prácticamente la mayoría de las palabras del diccionario.

Concluyendo, este método resultaría bien para compilar diccionarios de antónimos, porque es bastante completo y tiene en cuenta todos los pasos necesarios.

PRIVILEGIAR y otras palabras – Antónimos y sinónimos – cuál es la diferencia


¿Hay alguna otra palabra que se emplee en el mismo contexto?

La segunda cosa es encontrar las palabras que no poseen un opuesto evidente, como “oreja”. Se supone que en general (salvo contextos muy determinados) los iguales de estas frases no existen.

Un igual tiene su contrario. Es contrario – una conclusión que alcanza el opuesto del significado. Contrario es el término contrario. Ejemplos de opuesto son: “caluroso” y “frío”, “alto” y “bajo”, “destapado” y “tapado”. Los contrario, como los sinónimos, son distinto. Los opuestos pueden derivar de la gradación, por ejemplo: “pequeño” y “enorme”, “joven” y “viejo”, “pequeño” y “largo”. En este caso, no representan cualidades opuestas individuales, sino que son un canal léxico de manifestar la gradación. Los semejantes de vocablos contrarias son antónimos añadidos. Al objetar a los incognitos, la negación se convierte en una exposición: “él está casado” y “el no es solterón, “ella no tiene esposo” y “no está casada”. Otra forma de opuesto es la transformación. Los nombramos parejas de palabras, por ejemplo: “comprar” y “vender”, “irse” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un contrario. Es “sinónimo”.

¿En qué momento conocen los pequeños los antónimos de PRIVILEGIAR y otras palabras?


Los niños primero aprenden a reconocer las definiciones y después clasificarlos.
Aprenden su propio sistema de comunicación, sus predilecciones nutricionales y los miembros de su familia. El proceso de crecimiento normalmente es pausado, aunque permite al pequeño crear una base de datos individual de habilidades que puede emplearse para las acciones a tomar o la solución de inconvenientes.
Sin embargo la comunicación se asimila a través de la repetición y la memorización. Los niños no pueden conocer el significado de los términos hasta que no están habituados con la definición de los demás términos.

¿Por qué deberíamos entender los antónimos de PRIVILEGIAR y otras palabras?


Saber los antónimos es observar el mundo desde una perspectiva diferente. Nos permite comprender que podemos estar en lo incorrecto referente a lo que creemos, y observar las cosas de una manera diverso a como se conoce en un tiempo dado.

Sin importar el tipo de conocimiento, ser preparado para ponderar lo eficiente y lo nocivo es importante. De cierta forma, esto puede ser utilizado como un modo de explicarse que las cosas siempre pueden ser desigual a como se entienden en esta época.

Se podría decir que dominar los antónimos es una manera para agrandar nuestros límites. Nos posibilita medir los aspectos provechosos y malos de dos ideas en discusión, y más tarde obtener a una mayor comprensión de la que poseiamos antes.

Según los psicólogos debemos conocer el uso de los antónimos porque nos facilitan para ver el mundo desde una visión diferente. Es interesante comparar los aspectos convenientes y negativos de dos ideas contrapuestas.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los antónimos?

Consideremos la forma en que los humanos aprenden un lenguaje. Primero debemos estudiar un conjunto de símbolos y sus connotaciones para poder tratar con los demás. Luego, como personas maduras, utilizamos esos emblemas dentro de nuestros hábitos continuos aun cuando hayan asociaciones injustas de sonidos o emblemas (por ejemplo, escrituras y palabras construidas de las letras). Solamente pues se nos adiestro en que alguna combinación de sonidos mantiene una connotación que les da una lectura.
Supongamos que lográramos aleccionar a los animales a utilizar el idioma humano. Memorizarían los emblemas arbitrarios y sus connotaciones. Sin embargo, no obligatoriamente discernirían lo que significan esas palabras, ya que no se les ha enseñado ni un solo significado del mundo real detrás de ellas.
Por ejemplo, si le dijéramos a un perro que el término “chuchería” significa alimento, así siempre que perciban la palabra “golosina”, esperarán recibir una cosa generosa. Pero sólo ya que las personas les hayan enseñado que ese signo representaba alimento no significa que los perros deduzcan lo que es.

Lo mismo sucede con las denominaciones. Las designaciones son signos del todo arbitrarios que las personas han entendido como asociar con el hombre u objeto. Las palabras no tienen un concepto característico en sí mismo, pero a causa de que se nos formo como que es una cosa, cuando oímos una denominación le cedemos algún significado.
En esta ocasión es donde ingresa el significado de antónimos. Un antónimo es un término que tiene un significado opuesto a otro término, y logra ser usado igual que una herramienta para entender lo que significan los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Acepta las cookies por seguir usando el sitio web.

Politica de Privacidad