Antonimos

Los antonimos mas usados

Sinónimos de Productividad

/
/
/
1301 Views

↓ ¿Cuáles son los Sinónimos de Productividad?

Sinónimos:

  • rendimiento

Antónimos de Productividad – lo que debes saber

La razón principal para utilizar los antónimos es la estilística.
Los términos opuestos permiten resaltar las diferencias referidas en el habla. Indican desemejanzas en los razonamientos e impresiones. Potencian el vocabulario, sin embargo el manejo de expresiones antonímicas casi nunca garantiza una palabra apropiada. Es importante acotar que puede ser inútil elaborar una expresión de términos opuestos en el entorno de todo el repertorio de definiciones de un término.

De esa forma funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de PRODUCTIVIDAD.

PRODUCTIVIDAD y su antónimo

Ya sabe cuál es el término opuesto para PRODUCTIVIDAD.
Pero, ¿antónimos son oximorones?
A veces se confunde a antónimos con los oximorones. Si ha repasado este escrito, probablemente se de cuenta de la diferencia entre ellos. Aunque, vale la pena agregar que un oxímoron es la utilización de palabras que no sólo se contradicen entre sí en términos de significado, sino que más que todo una de ellas describe a la otra. Por lo que “camino sobre el fuego y el hielo” es un término opuesto, entretanto “el hielo ardiente” es un oxímoron.
Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de Productividad.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Productividad?

La recopilación de cualquier glosario, introduciendo un glosario de antónimos, empieza con una auténtica vista del mundo. Todos los glosarios son, por naturaleza, subjetivos. En el caso de un vocabulario que busca aclarar antónimos, esto puede no ser preciso a primera instancia.

Para entender cómo los lexicógrafos seleccionan los glosarios de antónimos, primero debemos definir qué quiere decir fielmente “términos opuestos” y por qué están interesados en compilar diccionarios de términos opuestos.

Este ejemplo, es el de un investigador de la IA que contesta un problema de lenguaje natural.

PRODUCTIVIDAD y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian

¿Hay algún otro término que se aproveche en la misma narración?

La segunda cosa es hallar los vocablos que no ostentan un contrapuesto claro, como “oreja”. Se infiere que en general (salvo contextos muy determinados) los sinónimos de estos términos no están.

Un sinónimo posee su opuesto. Es antonimos – un término que representa el opuesto del motivo. Contrario es el término opuesto. Ejemplos de antónimos son: “caluroso” y “fresco”, “alto” y “chico”, “destapado” y “cerrado”. Los antónimos, como los sinónimos, son distinto. Los antónimos podrían resultar de la gradación, por ejemplo: “pequeño” y “enorme”, “chavo” y “anciano”, “pequeño” y “alto”. En este caso, no representan aptitudes contrarias independientes, sino que son un canal léxico de expresar la jerarquía. Los semejantes de vocablos opuestas son antónimos añadidos. Al oponerse a los incognitos, la negación se convierte en una declaración: “él está casado” y “él no es soltero”, “ella no tiene esposo” y “no está casada”. Otra forma de opuesto es la conversión. Los llamamos parejas de palabras, por ejemplo: “adquirir” y “vender”, “irse” y “volver”. “Antónimo” también tiene un contrario. Es la palabra “sinónimo”.

¿Cuándo comprenden los niños los antónimos de Productividad y otras palabras?

Los pequeños primero que nada aprenden a reconocer las definiciones y después catalogarlos.
Comprenden su propio sistema de comunicación, sus predilecciones alimenticias y los componentes de su familia. El sistema de asimilación suele resultar lento, pero posibilita al pequeño realizar un banco de datos personal de conocimientos que podrían aplicarse para la toma de decisiones o la resolución de problemas.
Aunque la comunicación se aprende mediante la repetición y la memorización. Los pequeños no les es posible conocer la definición de los vocablos hasta que no están habituados con la acepción de otros vocablos.

¿Por qué deberíamos dominar las palabras contrarias de Productividad y otras palabras?

La definición de antónimos es ampliamente importante desde la perspectiva de los especialistas del lenguaje, pero asimismo para escritores, e inclusive para los psicólogos. La imagen y el concepto de los verbos contrarios es algo que las sociedades han construido para sí mismos a medida que se desarrolla su lenguaje y los procesos de pensamiento.

Es un asunto interesante el cómo se ha inventado un idioma que opera para las personas, y facilita entender y organizar el entorno. Por ejemplo, mientras que las personas evolucionaron ameritaron ser aptos para reseñar el entorno, así que inventaron términos opuestos como frío y calor. Ellos son explicaciones con los que podemos explicar fácilmente una coyuntura.

Lo mismo se ajusta a la definición de antónimos. Es un modo de explicar algo con términos, para que podamos hablar sobre ello.
El enredo es que esto no funciona así para las maquinas. No es sencillo programar un pc para que reconozca exactamente las asociaciones contradictorias de distinto escalafón entre los vocablos.
Las personas no son computadoras, igualmente que la idea de los antónimos es un significado humano que no opera para los computadores. Un robot no puede ser descrito como algo que es lo contradictorio a otra cosa.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los opuesto?

Examinemos el modo en que los seres humanos estudian un idioma. Primero debemos memorizar un grupo de signos y sus significados para lograr comunicarnos con otras personas. Después, como adultos, utilizamos esos signos en el interior de nuestros hábitos continuos a pesar de que existan entidades arbitrarias de ruidos o símbolos (como, grafemas y palabras construidas de estas escrituras). Solamente porque se nos enseñó que alguna mezcla de sonidos mantiene un concepto que les otorga sentido.
Pensemos que lográramos aleccionar a los animales a emplear el habla de las personas. Aplicarían los emblemas injustos y sus conceptos. Sin embargo, no forzosamente discernirían lo que representan esos términos, puesto que no se les ha enseñado ni un solo concepto del mundo cierto detrás de ellas.
Como, si le dijéramos a un canino que la expresión “caramelo” representa comida, así constantemente que oigan el termino “chuchería”, esperarán obtener una cosa buena. Pero solamente porque las personas les hayan educado que este emblema designaba alimento no indica que los caninos entiendan lo que indica.

De igual manera sucede con los nombres. Los nombres son símbolos totalmente autoritarios que los humanos han aprendido a aliar con una persona u objeto. Las expresiones no tienen un concepto propio en sí mismo, no obstante en vista de que se nos enseñó que indican algo, en el momento que percibimos un nombre le cedemos un concepto.
En esta ocasión es donde entra el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que tiene un significado opuesto a otro término, y llega a ser empleado como un medio para distinguir lo que significan las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar