Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Prosperidad

/
/
/
1956 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de PROSPERIDAD?

    Antonimos:

    • desgracia, decadencia.

Antónimos de PROSPERIDAD – lo que debes saber

¿Cómo usamos los antónimos?
Por ejemplo, si manifiesta «estoy fatigado», es factible que una persona que lo perciba no sepa inmediatamente lo que desea expresar. Sin embargo si en su defecto manifiesta «no tengo ánimos» en ese caso es más factible que un observador comprenda exactamente lo que desea decir.
De esta manera, los términos opuestos pueden ayudarnos a comunicarnos con mayor acierto y con menos errores. Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Prosperidad.

Ahora, imaginemos que soy un profesor que da capacitación sobre cómo hacer los deberes. Sería mejor si el estudiante comprendiera las órdenes en general, en lugar de sólo una fracción de ellas.
Pero existe otra razón por la que usamos antónimos, y es por lo que los consejeros llaman «la ley de los opuestos». Esto expresa que los humanos tienden a tener una inclinación natural a percibir lo contradictorio como algo viable, o por lo menos más factible que la cosa original.

Prosperidad y su antónimo

Hay que considerar que casi cada término debe poseer un opuesto. Lo que es obvio, ya que si no existiera un opuesto hacia una palabra, no alcanzaríamos decir cuestiones como «esta es más que» o «esta es menos que», por consiguiente es razonable que cada vocablo disponga su particular opuesto concreto. Con esto en mente, podemos pasar a la intención de ubicar antónimos. No es fácil descubrir antónimos, y demanda mucha labor. Lo que procuramos explicar es que hay que observar más allá de las expresiones en sí mismas, que hay que mirar su contexto y a que y con cual propósito se han usado. Solicita bastante reflexión y trabajo duro, más es una cosa que la gente que está interesada en producir lenguas o léxicos ciertamente debe tener en cuenta.

¿Cómo recopilamos los antónimos de PROSPERIDAD?

Hay muchos planteamientos para compilar diccionarios de antónimos. El más viejo y artesanal es reunir el glosario uno mismo. El 2do planteamiento es usar un programa de computadora. El 3er enfoque es usar Inteligencia Artificial. El primer planteamiento es obviamente el que más tiempo toma, aunque tiene la virtud de fundar un diccionario propio que refleje las propias actitudes y experiencias de la persona.

Digamos, si está reuniendo un glosario de términos opuestos para que sus estudiantes lo usen en su clase del castellano, puede ser mejor empezar con una relación de palabras mayormente utilizadas por los adolescentes que hablan español hoy en día. El 2do enfoque es utilizar un programa de computadora. Un ejemplo de este método podría ser la aplicación de red de palabrasdesarrollada por la Universidad de Princeton.

Y los sistemas de Inteligencia Artificial, o sea, IA, utilizan prototipos complicados y redes neuronales que por medio de grandes corpus de textos elabora modelos de comunicación.

Ahora ya estamos seguros que sabe cómo buscamos los antónimos de Prosperidad.

PROSPERIDAD y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Igual y contrario , dada su popularidad, pueden ser piezas muy atractivos para la búsqueda de nombres usuales. Anteriormente a las apariencias, hallar un sinónimo preciado es mucho más complejo que desarrollar un nuevo nombre desde el inicio, o sea, crear un neologismo. Aunque un sinónimo posee una restricción más: ya posee sus razón y es difícil cambiarlos.

Las palabras del diccionario se consiguen disponibles en otras clases. Es un sistema bastante lógico de palabras y sus significados. Alcanzamos preferir expresiones con un concepto cercano (por ejemplo, «grande»- «enorme», «grande» – «extenso») o pares de palabras con un significado contrario (por ejemplo, «grande» – «pequeño»).

¿En qué lugar conseguimos antónimos?

Creo que la fuente de los antónimos de mayor calidad que puedes conseguir resultamos ser nosotros mismos. La humanidad tiene que ser vista como una dualidad. Resultamos ser pequeños o grandes, somos educados o analfabetas, estamos felices o infelices. De ese modo existe una suerte de oposición en toda persona.
Cuando nacemos empezamos como un niño. Los niños no denotan sentido de la rectitud ni cualquier tipo de proceso de pensamiento racional. Se llevan por sus sentimientos e instintos.
Así pues, con el los años nos volvemos menos emocionales y más analíticos. La mejor muestra de esto es, desde luego, nuestra enseñanza que nos enseña para llegar a ser adultos.
Aprendemos a ser independientes, autónomos, razonables y coherentes.

This div height required for enabling the sticky sidebar