Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Reposar

/
/
/
595 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Reposar?

Los antónimos de Reposar son

Antónimos de REPOSAR – la información que debes saber


¿Cómo se usan los antónimos?
Por ejemplo, si dice “estoy fatigado”, es probable que una persona que lo escuche no sepa inmediatamente lo que quiere decir. Sin embargo si en su defecto dice “no tengo fuerza” en ese caso es más posible que un oyente deduzca exactamente lo que quiere manifestar.
De esta forma, los términos opuestos pueden ayudarnos a comunicarnos con más exactitud y con disminución de malentendidos. Así son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de REPOSAR.

Otro ejemplo, imaginemos que soy un profesor que da adiestramiento acerca de cómo hacer las obligaciones. Sería viable si el estudiante captara las directrices en general, en vez de sólo una parte de ellas.
Pero existe otra razón por la que empleamos antónimos, y es por lo que los especialistas se refieren a “la ley de los opuestos”. Esto expresa que los humanos tienden a tener una tendencia natural a ver lo contradictorio como algo factible, o al menos más factible que la cosa original.

REPOSAR y su antónimo


Hay que atender que casi cada término suele tener un contrario. Lo cual es visible, ya que si no hubiese un opuesto para una palabra, no podríamos manifestar cosas como “esta es más que” o “esta es menos que”, por consiguiente es lógico que cada vocablo disponga su característico contrario concreto. Analizando esto, alcanzamos pasar al pensamiento de encontrar antónimos. No es simple encontrar antónimos, y demanda suficiente trabajo. Lo que procuramos manifestar es que hay que considerar más allá de las palabras en sí mismas, que hay que atender su entorno y donde y con cual objeto se han usado. Exige bastante meditación y tarea fuerte, sino es algo que los seres humanos que se encuentran atentos en originar idiomas o diccionarios ciertamente debe considerar.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Reposar?

Un lexicógrafo es alguien que crea un diccionario, también diccionarios de antónimos. Un “diccionario de antónimos” se define como un tratado o conjunto de libros que contienen las expresiones en una lengua, junto con información sobre todas las palabras, como por ejemplo su pronunciación, definición y sus antónimos.

Un “lexicógrafo” es el individuo que realiza esto. Existen bastantes de preparar un diccionario de antónimos.

Lo más normal es iniciar con un gran conjunto de libros de cualquier tema en el idioma para el que se deba hacer un diccionario. Pueden ser novelas, recortes de diarios, documentos científicos, etc.

Posteriormente se relee todos los textos y se marcan todas las palabras escogidas. Realizamos esto para cada uno de los textos que poseemos.

Posteriormente escribimos las palabras en un computador y organizamos en grupos de sinónimos y antónimos.

A estas alturas ya sin duda tiene claro cómo buscamos los antónimos de Reposar.

REPOSAR y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

Antónimos – palabras opuestas y sinónimos – frases cercanas. La definición es simple, pero ¿de dónde vienen?

La imaginación de los humanos amerita del ambiente para establecer la relación de pares de expresiones, tales como antónimos o sinónimos. Somos preparados para definir el concepto de una palabra en base en el ambiente en el que está inmersa.
Aquí está el secreto de lo intrínsecamente humano del léxico en general y de los fenómenos lingüísticos como los antónimos en este particular.

¿En qué sitio tenemos palabras contrarias?

Creo que la fuente de los mejores antónimos que puedes descubrir somos nosotros mismos. La sociedad debe ser vista como una dualidad. Resultamos ser niños o adultos, somos educados o analfabetas, estamos felices o infelices. Así pues existe una suerte de contraposición en cada persona.
Cuando llegamos al mundo empezamos como un chico. Los pequeños no denotan noción de la integridad ni ningún tipo de proceso de pensamiento racional. Se guían por sus emociones e impulsos.
De ese modo, a lo largo de los años resultamos menos emocionales y más racionales. El mejor ejemplo de lo que leemos resulta ser, desde luego, nuestro sistema educativo que nos forma para llegar a ser mayores.
Aprendemos a ser independientes, autosuficientes, razonables y coherentes.

This div height required for enabling the sticky sidebar