Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Repudio

/
/
/
476 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de REPUDIO?

Antonimos:

  • aceptación, acogimiento

Antónimos de REPUDIO – la información que debes saber

Una de las razones para emplear los antónimos es la estilística.
Antónimos permiten destacar los contrastes expuestos en el habla. Señalan diferencias en los pensamientos y emociones. Incrementan el léxico, sin embargo el empleo de frases antonímicas no siempre certifica una palabra precisa. Es importante acotar que puede ser utópico realizar una frase de términos opuestos en el ambiente de toda la variedad de significados de una palabra.

De ese modo funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de REPUDIO.

Antónimo de REPUDIO – ¿qué es un antónimo?

Una vez explicado cuál es el término opuesto a REPUDIO, nos podríamos plantar una pregunta sobre de qué manera aprendemos los antónimos.
La mayoría de las personas parecen aprender los antónimos por medio de la repetición. Al exponer de manera repetitiva una palabra, y después se presenta lo opuesto a esa palabra, con el tiempo comenzarán a contemplar cómo las palabras indican conceptos contrarios. Esto resulta para casi todos de los antónimos. La dificultad de retener antónimos por repetición, es que se invierte mucho tiempo asimilarlos uno a uno en la vida cotidiana. Por esta razón en las escuelas se incentiva a la lectura e igualmente el aprendizaje de la lengua. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Repudio

Otra dificultad de la utilización de lo repetitivo como plan de aprendizaje es que personas acostumbran utilizar antónimos en circunstancias en las que resulta complicado saber si el término que están oyendo indica lo contrario de otra.

¿Cómo recopilamos los antónimos de REPUDIO?

Lo más fundamental que se debe tener en cuenta es que muchas palabras se usan de varios modos, entonces un vocablo dado podría referirse a distintas situaciones. Pueden estar investigando antónimos para hacer su diccionario, o simplemente pueden  estar investigando sinónimos en lugar de términos primitivos.

Con la finalidad de poder realizar un diccionario, se requieren algunas palabras que quieran decir justamente lo inverso de otros términos, de modo que en el instante en que las personas requieran encontrar un término puedan hallar su antónimo.

Pero, frecuentemente la gente se inventa estos vocablos por sí misma.

REPUDIO y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

¿Hay algún otro vocablo que se utilice en el mismo contexto?

La segunda cosa es buscar los términos que no gozan de un opuesto claro, como “nariz”. Se sabe que en general (salvo contextos muy concretos) los parecidos de estas palabras no existen.

Un igual posee su opuesto. Es antonimos – un término que representa el opuesto del motivo. Opuesto es el término opuesto. Ejemplos de contrario son: “caliente” y “fresco”, “alto” y “chico”, “abierto” y “tapado”. Los opuesto, como los iguales, son diferentes. Los opuestos pueden derivar de la jerarquía, por ejemplo: “pequeño” y “grande”, “joven” y “viejo”, “pequeño” y “largo”. En este caso, no representan aptitudes contrarias independientes, sino que son un medio léxico de expresar la jerarquía. Los semejantes de palabras opuestas son antónimos añadidos. Al objetar a los incognitos, la oposición se convierte en una exposición: “él está casado” y “él no es soltero”, “ella no tiene esposo” y “no tiene esposo”. Otra manera de antónimos es la conversión. Los llamamos parejas de palabras, por ejemplo: “adquirir” y “despachar”, “salir” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un opuesto. Es “sinónimo”.

¿Cuándo comprenden los chicos los antónimos de REPUDIO y otras palabras?

Los niños primero aprenden a identificar los conceptos y después clasificarlos.
Aprenden su propio lenguaje, sus preferencias nutricionales y los componentes de su familia. El sistema de asimilación habitualmente es lento, aunque permite al pequeño hacer un banco de datos exclusivo de conocimientos que puede usarse para las acciones a tomar o la solución de inconvenientes.
Aunque la comunicación se asimila a través de la repetición y la memorización. Los chicos no podrían comprender concepto de los términos hasta que no están habituados con el concepto de los demás términos.

¿Por qué deberíamos saber los antónimos de Repudio y otras palabras?

El concepto de antónimos es bastante relevante desde la visión de los lingüistas, pero también para dramaturgos, e inclusive para los psicólogos. La imagen y el concepto de los verbos antagónicos es algo que los seres humanos han elaborado para ellos mismos a medida que se desarrolla su lenguaje y los procesos de análisis.

Es un asunto interesante el cómo hemos inventado un estilo de comunicación que funciona para las personas, y permite entender y organizar el entorno. Por ejemplo, mientras que las personas se transformaron requirieron ser aptos para explicar el ambiente exterior, así que fomentaron términos opuestos como frío y calor. Ellos son explicaciones con los que podemos describir fácilmente una circunstancia.

Asimismo se ajusta a la explicación de antónimos. Es un modo de describir algo con palabras, para que podamos comunicarnos sobre ello.
El problema es que esto no trabaja así para las maquinas. No es fácil programar un computador para que entienda bien las interrelaciones antagónicas de variado nivel entre las expresiones.
Los colectivos no son máquinas, así que la concepción de los antónimos es un concepto humano que no opera para los pc. Un robot no debe ser descrito como algo que es lo antagónico a otra cosa.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los contrario?

Consideremos la forma en que los humanos estudian un lenguaje. Originalmente tenemos que estudiar un grupo de emblemas y sus connotaciones a fin de lograr tratar con otras personas. Luego, como adultos, utilizamos esos signos en el interior de nuestras costumbres diarias a pesar de que hayan agrupaciones arbitrarias de ruidos o símbolos (por ejemplo, escrituras y palabras construidas de las escrituras). Solamente ya que se nos adiestro en que alguna conjugación de ruidos abarca un significado que les proporciona una interpretación.
Imaginemos que lográramos aleccionar a los animales a emplear el lenguaje humano. Aplicarían los signos autoritarios y sus significados. Sin embargo, no forzosamente discernirían lo que designan esos términos, porque no se les ha adiestrado ningún significado del mundo real detrás de ellas.
Por ejemplo, si le contáramos a un canino que el término “chuchería” representa comida, así constantemente que oigan el termino “caramelo”, esperarán obtener algo generoso. Pero sólo porque los humanos les hayan enseñado que ese emblema designaba alimento no es que los perros entiendan lo que indica.

De igual manera pasa con las denominaciones. Los nombres son emblemas totalmente injustos que las personas han aprendido a asociar con el hombre o elemento. Las palabras no tienen un significado permanente en si misma, no obstante en vista de que se nos enseñó que es algo, en el instante que oímos un nombre le cedemos algún significado.
Aquí es donde queda el concepto de antónimos. Un antónimo es una palabra que posee una connotación contraria a otro término, y puede ser usado como un instrumento para comprender lo que significan los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar