Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Ruido

/
/
/
1158 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Ruido?

Antonimos:

  • silencio, mutismo
  • tranquilidad, calma, discreción

Antónimos de Ruido – Todo lo que tienes que saber

Un antónimo es un término o una palabra tan extensa (una oración), que denota lo contrario, o sea, el sentido opuesto de otra expresión. Una esfera de conocimiento que usa, entre otras cosas, con anonimatos es la lingüística. Otro nombre para la expresión antónimo (es decir, un equivalente del término antónimo) es: opuesto, contrario, palabra opuesta. ¿Ya ha entendido bien cuál es el antónimo de Ruido?

Digamos que soy un estudiante que tiene dificultades en la materia de física, mis papás podrían indicarme que “me esfuerce más” en lugar de indicarme solamente que les alarman mis notas.

Antónimo de Ruido – ¿qué es un antónimo?

Significados Opuestos
En la gramática, asimismo expresamos significados opuestos por medio de partículas que anteponen a las expresiones. No solamente comunican acerca de lo contrario, sino igualmente, de la falta de una cosa o sobre el contenido opuesto, que negamos. Ese hecho se califica de contradicción o negación. Las partículas que añadimos al comienzo de una nueva expresión para formar antónimos son prefijos.

En el lenguaje español contemporáneo, las funciones de las yuxtaposiciones semánticas contrastadas dependen de un tipo preciso de escrito en que se producen. Generalmente, se alcanza decir que los antónimos se refieren a características opuestas de los elementos descritos o a facetas extremas de un proceso determinado, se concentran en la impresión bipolar de la realidad y manifiestan claramente el concepto dado. En la forma científica, la yuxtaposición contrastante se enlaza regularmente con las listas dicotómicas más simples.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Ruido?

Hay varios enfoques para seleccionar diccionarios de antónimos. El más anticuado y artesanal es recopilar el glosario a mano. El siguiente enfoque es usar un sistema informático. El siguiente planteamiento es utilizar una IA. El 1er enfoque es obviamente el que más tiempo toma, pero tiene la ventaja de realizar un diccionario personal que plasme las propias actitudes y experiencias de la persona.

Por ejemplo, si está recopilando un glosario de antónimos para que sus estudiantes lo utilicen en su estudio del castellano, quizás es mejor empezar con una relación de expresiones normalmente utilizadas por los adolescentes hispanohablantes de hoy. El 2do planteamiento es utilizar un programa de computadora. Un ejemplo de esta técnica podría ser la aplicación “WordNet”creada por una universidad de EEUU.

Y los sistemas de Inteligencia Artificial, o sea, IA, usan modelos complicados y sistemas neuronales que a partir de grandes corpus de escritos realiza prototipos de lenguaje.

En este momento ya seguro que sabe cómo encontramos los antónimos de RUIDO.

RUIDO y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

Igual y contrario , debido a su popularidad, pueden ser piezas muy atractivos para la ocurrencia de nombres usuales. Contrariamente a las formas, hallar un igual valioso es bastante más complejo que desarrollar un actual nombre desde el inicio, o sea, crear un neologismo. Aunque un sinónimo posee una limitación más: ya posee sus significados y es complejo cambiarlos.

Las palabras del diccionario se consiguen disponibles en otras clases. Es un sistema bastante lógico de palabras y sus conceptos. Logramos escoger palabras con una definición cercana (por ejemplo, “grande” – “extenso”, “grande” – “enorme”) o pares de expresiones con un significado contrario (por ejemplo, “grande” – “pequeño”).

¿En qué parte conseguimos palabras contrarias?

Pienso que la fuente de los antónimos de más calidad que puedes descubrir resultamos ser nosotros mismos. La humanidad tiene que ser vista como una dicotomía. Somos niños o adultos, somos animales o humanos, estamos vivos o muertos. Así que hay una suerte de contraposición en cada ser humano.
Cuando nacemos empezamos como un chico. Los chicos no poseen sentido de la moralidad ni ningún clase de proceso de razonamiento analítico. Se llevan por sus sentimientos e impulsos.
De ese modo, a lo largo del tiempo resultamos menos sentimentales y más lógicos. La demostración más palpable de lo que leemos es, por supuesto, nuestra enseñanza que nos enseña para llegar a ser mayores.
Aprendemos a ser independientes, autónomos, sensatos y lógicos.

This div height required for enabling the sticky sidebar