adplus-dvertising
Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Supervisor

/
/
/
535171 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de SUPERVISOR?

Los antónimos de SUPERVISOR son

Antónimos de Supervisor – la información más importante


La razón principal para utilizar los antónimos es la estética del lenguaje.
Antónimos permiten realzar los contrastes dichos en el idioma. Marcan desigualdades en los razonamientos e impresiones. Desarrollan el léxico, sin embargo el uso de frases antonímicas casi nunca asegura una frase adecuada. Es importante agregar que puede ser inútil hacer una expresión de antónimos en el entorno de toda la gama de significados de una palabra.

Así son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de SUPERVISOR.

Antónimo de Supervisor – ¿qué es un antónimo?


Una vez explicado cuál es el término opuesto de Supervisor, nos podríamos preguntar en qué forma aprendemos los antónimos.
La mayoría de la gente parece estudiar los antónimos a través de la repetición. Al decir de manera repetitiva las palabras, y después se les presenta lo opuesto a esa palabra, al pasar el tiempo iniciarán a contemplar cómo las palabras indican conceptos opuestos. Eso funciona para casi todos de los antónimos. El inconveniente de retener antónimos por la repetición, es que se invierte bastante tiempo aprenderlos uno a uno en la vida real. Por eso en las escuelas se incentiva a la lectura e igualmente el estudio de la lengua. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Supervisor

Otra dificultad de la utilización de lo repetitivo como estrategia de estudio es que personas habitúan estar expuestas a antónimos en situaciones en las que resulta difícil saber si la palabra que están escuchando significa lo contrario de otra.

¿Cómo recopilamos los antónimos de SUPERVISOR?


Lo primero que hay que tener en consideración es que una gran cantidad de palabras se usan de varios modos, entonces un término dado puede referirse a distintas cosas. Podrían estar investigando antónimos para hacer su diccionario, o solamente pueden  estar tratando de hallar sinónimos en lugar de vocablos primitivos.

Con la finalidad de poder hacer un libro de glosarios, se requieren varios vocablos que signifiquen justamente lo inverso de otras palabras, de forma que en el momento en que las personas requieran hallar un vocablo puedan hallar su antónimo.

Aunque, habitualmente la gente inventa estas palabras por su cuenta.

SUPERVISOR y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?


¿Hay algún otro vocablo que se emplee en la misma narración?

La segunda cosa es averiguar las palabras que no gozan de un opuesto evidente, como “bicicleta”. Se presume que en general (salvo contextos muy concretos) los semejantes de estos vocablos no están.

Un sinónimo tiene su contrario. Es contrario – una conclusión que representa el opuesto del significado. Antónimos es el término contrario. Ejemplos de opuesto son: “caliente” y “fresco”, “alto” y “bajo”, “destapado” y “tapado”. Los contrario, como los iguales, son diferentes. Los opuestos podrían derivar de la jerarquía, por ejemplo: “chico” y “enorme”, “joven” y “viejo”, “pequeño” y “largo”. En este caso, no representan cualidades opuestas individuales, sino que son un medio habla de expresar la gradación. Los semejantes de vocablos contrarias son contrario añadidos. Al objetar a los anonimatos, la negación se cambia en una exposición: “él está casado” y “él no es soltero”, “ella no tiene esposo” y “no está casada”. Otra manera de contrario es la conversión. Los nombramos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “vender”, “salir” y “volver”. “Antónimo” también tiene un antónimos. Es “sinónimo”.

¿Qué dice la filología sobre los términos opuestos de Supervisor y otras palabras?

Es indudable que existen muchos dúos de términos que nos enseñan la estrecha unión entre los lenguajes y la verdad. Varios de estos uniones no sólo existen en inglés, sino también en otros idiomas. Esto se debe a que todas las mentes humanas confrontan inconvenientes semejantes cuando tratan de comprender el ambiente que les rodea. Puedo enseñarles varios ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del espacio, la palabra “dentro” es opuesta a la el vocablo “fuera”. Esto nos expresa que para todas las personas invariablemente existe algo dentro y algo fuera. Lo sabemos porque cada vez que tratamos considerar el espacio solemos utilizar términos como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí los vocablos nos manifiestan que hay 2 clases distintas de sensaciones. Lo sabemos porque no podemos sentir los dos al mismo tiempo.
Esta no es la justificación entera. Podemos seguir con estos términos opuestos por largo tiempo.

¿Por qué deberíamos entender las palabras opuestas de Supervisor y otras palabras?


La definición de antónimos es ampliamente interesante desde la optica de los expertos en gramática, pero igualmente para dramaturgos, e inclusive para los psicólogos. La representación y el concepto de los términos antagónicos es una cosa que las personas han construido para ellos mismos a medida que evolucionaba su lengua y los procedimientos de análisis.

Es un caso relevante el cómo hemos configurado un lenguaje que funciona para el colectivo, y facilita entender y sistematizar el entorno. Por ejemplo, mientras que los humanos evolucionaron necesitaron ser aptos para delinear el entorno, por lo que desarrollaron términos contradictorios como frío y calor. Esos son definiciones con los que podemos contar sencillamente una coyuntura.

Lo mismo se acomoda a la explicación de antónimos. Es un método de narrar algo con términos, para que podamos dialogar sobre ello.
El dilema es que esto no trabaja así para las maquinas. No es fácil programar un computador para que sepa bien las interrelaciones contrarias de variado peldaño entre los vocablos.
Las personas no son computadoras, por lo tanto que la concepción de los antónimos es un término humano que no funciona para los ordenadores. Un robot no tiene ser señalado como algo que es lo opuesto a otra cosa.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos el modo en que los seres humanos aprenden un idioma. Primero debemos aprender un conjunto de emblemas y sus conceptos a fin de lograr comunicarnos con otras personas. Después, como adultos, usamos esos emblemas dentro de nuestros hábitos continuos aunque existan agrupaciones arbitrarias de sonidos o símbolos (como, escrituras y términos elaborados de las escrituras). Únicamente pues se nos instruyó de que una conjugación de sonidos abarca una connotación que les otorga una lectura.
Pensemos que pudiéramos adiestrar a los animales a usar el habla humano. Aprenderían los símbolos injustos y sus connotaciones. Ahora, no forzosamente discernirían lo que designan esas expresiones, puesto que no se les ha adiestrado ni un solo concepto del mundo real detrás de ellas.
Por ejemplo, si le contáramos a un canino que la palabra “golosina” representa comida, así siempre que perciban el termino “golosina”, desearán recibir una cosa agradable. Pero solamente ya que las personas les hayan enseñado que este emblema significaba comida no es que los caninos entiendan lo que significa.

De igual manera ocurre con las designaciones. Las denominaciones son emblemas totalmente autoritarios que los humanos han aprendido a asociar con el hombre o cosa. Los términos no presentan una connotación característico en sí mismo, pero debido a que se nos enseñó que significan algo, en el momento que escuchamos una designación le damos un significado.
Aquí es donde ingresa el concepto de antónimos. Un antónimo es una expresión que posee un significado opuesto a otra palabra, y logra ser usado como un medio para entender lo que significan los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. Acepta las cookies por seguir usando el sitio web.

Politica de Privacidad