Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Temporada

/
/
/
1891 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Temporada?

Los antónimos de Temporada son

Antónimos de Temporada – lo que debes saber


La tierra está construida de contrastes. En el globo encontramos direcciones geográficas contrarias: norte-sur, este-oeste. Continuando esa separación, frecuentemente empleamos la oración “algo se encuentra en los polos opuestos”. Tampoco es extraño emplear palabras que juntamos en pares opuestos: “positivo – negativo”, “comienzo – final”, “dos caras de una moneda”, “anverso – reverso”.

Con frecuencia estas oposiciones se encuentran en diferentes sistemas de signos. Por ejemplo, en el argot matemático disponemos los valores positivo y negativo”, y en los semáforos el mensaje “permitido – no autorizado”, que se comunica por la diferencia de colores verde – rojo. Algunos de estos pares de términos logran también ser evaluados como positivos o negativos: bueno – malo. Y si no posee tales conceptos escritos en las expresiones, la apreciación surge en las asociaciones.

En esta parte entenderemos de las expresiones y conceptos opuestos, no solo sobre antónimos de Temporada, pero de cualquier otra palabra castellana. Tal contraste en la lengua se denota contradicción o negación.

De esa manera son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Temporada.

Antónimo de TEMPORADA – ¿qué es un antónimo?


Una vez aclarado cuál es el término opuesto a TEMPORADA, nos podemos preguntar de qué manera aprende la gente los antónimos.

La mayoría de las personas parecen estudiar los antónimos de la forma que aprenden los sustantivos, relacionándolos con sus contrarios. Otra manera en que las personas aprenden antónimos es haciendo un modelo mental de la significación de cada palabra. Como por ejemplo, cuando se memoriza la palabra “caliente”, se puede imaginar algo que se describe como una llama, y luego asumir que “frío” es “no llama”. Así es como casi todos los niños aparentemente aprenden estas palabras. Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de Temporada

El modo en que las personas parecen aprender los antónimos es corta e inefectiva, ya que precisa que la gente tenga una exposición repetitiva en las dos palabras a lo largo de varios años, antes de que consiga comprender la conexión entre ellas.

¿Cómo buscamos los antónimos de Temporada?


La colección de cualquier diccionario, incorporando un glosario de términos opuestos, comienza con una auténtica vista del planeta. Todos los diccionarios son, por naturaleza, peculiares. En el caso de un glosario que intenta aclarar términos opuestos, esto puede no ser evidente a simple vista.

Para comprender cómo los lexicógrafos recopilan los diccionarios de términos opuestos, principalmente tenemos que aclarar qué quiere decir exactamente “términos opuestos” y por qué están interesados en reunir diccionarios de términos opuestos.

Otro ejemplo, es el de un investigador de la IA que responde el problema de lenguaje natural.

Temporada y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian


¿Hay algún otro término que se aproveche en la misma narración?

La segunda cosa es buscar las frases que no poseen un antagónico claro, como “armario”. Se cree que en general (salvo contextos muy específicos) los semejantes de estas palabras no están.

Un igual tiene su contrario. Es opuesto – una conclusión que alcanza el inverso del motivo. Contrario es el significado opuesto. Ejemplos de opuesto son: “caluroso” y “frío”, “largo” y “bajo”, “destapado” y “cerrado”. Los antónimos, como los sinónimos, son diferentes. Los antónimos pueden resultar de la jerarquía, por ejemplo: “chico” y “grande”, “joven” y “anciano”, “bajo” y “alto”. En este caso, no significan aptitudes contrarias individuales, sino que son un canal léxico de manifestar la gradación. Los pares de palabras opuestas son antónimos añadidos. Al oponerse a los incognitos, la negación se convierte en una exposición: “el es cónyuge” y “el no es solterón, “ella no tiene esposo” y “no tiene esposo”. Otra manera de opuesto es la transformación. Los nombramos parejas de palabras, por ejemplo: “comprar” y “despachar”, “salir” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un contrario. Es “sinónimo”.

¿Cuándo aprenden los pequeños los antónimos de Temporada y otras palabras?


Primero, la gente aprende nuevas palabras y conceptos porque se encuentran sujetos a ellos en su entorno. Por ejemplo, un niño que es educado por sus padres con su hermano mayor, asimila lo que representa “mayor” ya que se le instruyó esta definición de forma práctica. Si este mismo infante fuese enseñado sin hermanos, entonces quizás este significado particular sería más difícil de asimilar o incluso inexistente. lo cual nos insta a pensar que el estudio de antónimos y sinónimos depende en gran medida del medio social en el que nos encontramos.

¿Por qué deberíamos conocer las palabras opuestas de Temporada y otras palabras?


El concepto de antónimos es muy esencial desde la perspectiva de los expertos en gramática, pero además para dramaturgos, e incluyendo para los psicólogos. La idea y el concepto de los vocablos opuestos es una herramienta que las sociedades han construido para sí mismos a medida que se desarrolla su léxico y los procedimientos de análisis.

Es un tema relevante el cómo se ha inventado un léxico que es funcional para las personas, y ayuda a entender y ordenar el entorno. Por ejemplo, a medida que los humanos evolucionaron ameritaron ser preparados para explicar el mundo que les rodeaba, por lo que inventaron términos opuestos como frío y calor. Ellos son conceptos con los que podemos contar evidentemente una coyuntura.

Igualmente se ajusta a la explicación de antónimos. Es una forma de describir algo con palabras, para que podamos comunicarnos sobre ello.
El asunto es que esto no trabaja así para las computadoras. No es sencillo programar un ordenador para que conozca bien las correspondencia contradictorias de diverso peldaño entre las expresiones.
Los humanos no son robot, así que la creación de los antónimos es un significado humano que no opera para los ordenadores. Un robot no tiene ser señalado como algo que es lo contrario a otra cosa.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Consideremos la forma en que las personas estudian un lenguaje. Primordialmente debemos estudiar un grupo de signos y sus connotaciones para lograr relacionarnos con otras personas. Luego, como personas maduras, usamos esos signos en el interior de nuestros hábitos continuos aun cuando sean agrupaciones injustas de ruidos o símbolos (como, grafemas y expresiones construidas de las grafemas). Solamente porque se nos adiestro en que alguna mezcla de ruidos abarca una connotación que les otorga sentido.
Imaginemos que consiguiéramos aleccionar a los animales a utilizar el lenguaje humano. Aplicarían los signos autoritarios y sus conceptos. Ahora, no forzosamente discernirían lo que significan esos términos, puesto que no se les ha aleccionado ningún significado del mundo real atrás de ellas.
Por ejemplo, si le contáramos a un canino que la palabra “chuchería” significa comida, así cada vez que oigan el termino “caramelo”, desearán obtener una cosa buena. Más sólo porque los humanos les hayan enseñado que este emblema significaba alimento no es que los caninos comprendan lo que indica.

De igual manera sucede con los nombres. Los nombres son emblemas absolutamente arbitrarios que los humanos han entendido como asociar con el hombre u objeto. Los términos no presentan una connotación característico en sí mismo, no obstante a causa de que se nos enseñó que indican una cosa, cuando percibimos una designación le otorgamos algún concepto.
En esta ocasión es donde entra el significado de antónimos. Un antónimo es una palabra que dispone de una connotación contraria a otro término, y puede ser empleado igual que un medio para distinguir lo que indican las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar