Antonimos

Los antonimos mas usados

Sinónimos de Trauma

/
/
/
4122 Views

↓ ¿Cuáles son los sinónimos de Trauma?

Sinonimos:

  • traumatismo, emoción, impresión, complejo

Antónimos de TRAUMA – lo que debes saber

La razón principal para emplear los antónimos es la estética del lenguaje.
Antónimos ayudan a destacar los contrastes referidos en el lenguaje. Señalan diferencias en los pensamientos y emociones. Potencian el léxico, sin embargo el empleo de expresiones antonímicas casi nunca garantiza una frase apropiada. Vale la pena recordar que puede ser utópico elaborar una expresión de antónimos en el entorno de toda la variedad de definiciones de una palabra.

Así son todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Trauma.

Trauma y su antónimo

Una vez conocido cuál es el término opuesto a Trauma, nos podríamos preguntar de qué manera se enseña los antónimos.
La mayoría de la gente parece aprender los antónimos a través de la repetición. Si se exponen de manera repetitiva una palabra, y seguidamente se les presenta lo contrario a esta palabra, al pasar el tiempo comenzarán a ver cómo las palabras indican conceptos opuestos. Eso funciona para casi todos de los antónimos. El problema de retener antónimos por la repetición, es que se invierte mucho tiempo aprenderlos uno por uno en la vida real. Por esta razón en los colegios se incentiva a la lectura y también el estudio de la lengua. Hablamos de todas las palabras, también de los antónimos de TRAUMA

Otro inconveniente de la utilización de lo repetitivo como estrategia de estudio es que las personas habitúan estar expuestas a antónimos en situaciones en las que les resulta complicado conocer si la expresión que se está oyendo indica lo opuesto de otra.

¿Cómo buscamos los antónimos de Trauma?

Lo primero que se debe tomar en consideración es que muchos vocablos se utilizan de distintos modos, así pues una palabra dada podría hacer referencia a distintas situaciones. Pueden estar intentando hallar antónimos para preparar su libro de glosarios, o simplemente podrían  estar investigando sinónimos en lugar de expresiones primitivas.

Para poder realizar un diccionario, se precisan algunos términos que quieran decir justamente lo opuesto de otros términos, de forma que cuando la gente busque una palabra puedan hallar su antónimo.

No obstante, frecuentemente la gente inventa estos términos por sí misma.

Trauma y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

¿Hay alguna otra frase que se aproveche en el mismo contexto?

La segunda cosa es buscar las frases que no gozan de un antagónico claro, como “auto”. Se cree que en general (salvo contextos muy concretos) los iguales de estos vocablos no son.

Un sinónimo posee su opuesto. Es contrario – una conclusión que significa el opuesto del motivo. Antónimos es el término contrario. Ejemplos de opuesto son: “caluroso” y “frío”, “largo” y “bajo”, “abierto” y “cerrado”. Los contrario, como los sinónimos, son diferentes. Los opuestos podrían derivar de la gradación, por ejemplo: “chico” y “enorme”, “chavo” y “viejo”, “pequeño” y “largo”. En esta ocasión, no representan aptitudes opuestas individuales, sino que son un canal habla de manifestar la jerarquía. Los pares de vocablos opuestas son contrario añadidos. Al oponerse a los anonimatos, la negación se cambia en una declaración: “el es cónyuge” y “el no es solterón, “ella no tiene esposo” y “no tiene esposo”. Otra forma de antónimos es la transformación. Los nombramos parejas de palabras, por ejemplo: “comprar” y “vender”, “salir” y “volver”. “Antónimo” asimismo tiene un contrario. Es la palabra “sinónimo”.

¿Qué manifiesta la filología sobre los antónimos de Trauma y otras palabras?

Es indiscutible que existen demasiados dúos de palabras que nos enseñan la ceñida conexión entre los lenguajes y la realidad. Muchos de estos uniones no sólo están en inglés, sino también en otros idiomas. Esto se debe a que todas las mentes humanas se enfrentan a problemas semejantes cuando tratan de entender el mundo que los envuelve. Puedo indicarles unos cuantos ejemplos. Por ejemplo, cuando hablamos del entorno, la palabra “dentro” es opuesta a la la palabra “fuera”. Esto nos expresa que para todos nosotros normalmente existe algo dentro y algo fuera. Lo comprendemos porque cada vez que intentamos considerar el espacio frecuentamos emplear vocablos como estas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. Aquí las palabras nos manifiestan que existen 2 clases distintas de sentir. Lo sabemos porque no podemos sentir ambos al mismo momento.
Esta no es la justificación total. Podemos continuar con estos antónimos para siempre.

¿Por qué deberíamos dominar las palabras opuestas de Trauma y otras palabras?

Entender los antónimos es ver el entorno desde una perspectiva diferente. Nos ayuda comprender que podemos estar errados sobre lo que imaginamos, y observar las cosas de un modo diferente a como se sabe en un momento dado.

En cualquier tipo de conocimiento, ser preparado para distinguir lo positivo y lo nocivo es necesario. En tal sentido, esto puede ser usado como una forma de comprender que las cosas casi siempre pueden ser diversas a como se asume actualmente.

Es posible decir que comprender los antónimos es una forma para agrandar nuestros límites. Nos permite sopesar los aspectos provechosos y menos favorables de dos ideas en discusión, y más tarde llegar a una mayor comprensión de la que dominabamos antes.

Según los psicólogos tenemos que dominar el uso de los antónimos porque nos facilitan para ver el mundo desde un panorama dispar. Es necesario comparar los aspectos positivos y poco provechosos de dos ideas en conflicto.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los antónimos?

Examinemos la manera en que las personas aprenden un idioma. Primero debemos memorizar un conjunto de emblemas y sus significados para lograr relacionarnos con otras personas. Después, como adultos, utilizamos esos signos dentro de nuestros hábitos continuos aunque hayan agrupaciones arbitrarias de sonidos o emblemas (por ejemplo, escrituras y términos elaborados de las escrituras). Únicamente ya que se nos instruyó de que alguna combinación de ruidos mantiene un significado que les proporciona sentido.
Imaginemos que lográramos enseñar a los animales a usar el lenguaje del hombre. Aplicarían los emblemas injustos y sus significados. Pero, no obligatoriamente comprenderían lo que denotan esos términos, ya que no se les ha enseñado ni un solo concepto del mundo real atrás de ellas.
Por ejemplo, si le contáramos a un perro que el término “golosina” indica comida, entonces cada vez que oigan el termino “caramelo”, esperarán adquirir algo agradable. Más solamente ya que las personas les hayan enseñado que ese emblema significaba alimento no es que los caninos entiendan lo que significa.

Igual ocurre con las denominaciones. Los nombres son signos absolutamente injustos que las personas han entendido como relacionar con el hombre o elemento. Los términos no presentan una connotación propio en sí mismo, pero a causa de que se nos enseñó que es una cosa, en el instante que escuchamos un nombre le otorgamos un significado.
Acá es donde entra el concepto de antónimos. Un antónimo es un término que tiene una connotación contraria a otro término, y llega a ser empleado igual que un medio para entender lo que indican las expresiones.

This div height required for enabling the sticky sidebar