Saltar al contenido

Antónimos de Vender

diciembre 13, 2020
antonimos

↓ ¿Cuáles son los antónimos de VENDER?

Los antónimos de Vender son

Antónimos de Vender – lo que debes saber


Un antónimo es una palabra o un término muy extenso (una oración), que significa lo contrario, en otras palabras, el significado diferente de otro término. Un campo de conocimiento que usa, entre otras cosas, con anonimatos es la lingüística. Una denominación para el término antónimo (es decir, un equivalente de la palabra antónimo) es: opuesto, contrario, palabra opuesta. ¿Ya tiene claro cuál es el antónimo de Vender?

Por ejemplo, si soy un estudiante que tiene inconvenientes en la asignatura de álgebra, mis padres podrían indicarme que «me esfuerce más» en lugar de indicarme solamente que les inquietan mis notas.

Vender y su antónimo


Significados Contrarios
En la gramática, igualmente manifestamos conceptos opuestos mediante partículas que anteponen a las palabras. No únicamente comunican sobre lo contrario, sino igualmente, con respecto a la ausencia de algo o con respecto al tema contrario, que negamos. Este fenómeno se llama contradicción o negación. Las partículas que anexamos al comienzo de una nueva palabra para formar antónimos se llaman prefijos.

En el idioma español contemporáneo, las labores de las yuxtaposiciones semánticas que necesitan de un modelo específico de escrito en el que se producen. Generalmente, se alcanza manifestar que los antónimos se relacionan a características opuestas de las bases descritas o a facetas extremas de un desarrollo determinado, se focalizan en la percepción bipolar del contexto y manifiestan claramente el significado dado. En el estilo científico, la yuxtaposición contrastante se asocia regularmente con las listas dicotómicas más fáciles.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Vender?


Existen muchos enfoques para compilar glosarios de antónimos. El más anticuado y artesanal es reunir el glosario uno mismo. El 2do planteamiento es utilizar un sistema informático. El tercer enfoque es emplear Inteligencia Artificial. El 1er planteamiento es obviamente el que más tiempo lleva, aunque posee la capacidad de realizar un diccionario personal que plasme las propias posturas y vivencias del individuo.

Digamos, si está seleccionando un diccionario de términos opuestos para que sus alumnos lo utilicen en su clase del español, puede ser preferible iniciar con un registro de términos comúnmente usados por los jóvenes que hablan español hoy en día. El 2do planteamiento es usar un sistema informático. Un ejemplo de este método sería la herramienta de red de palabrascreada por una universidad norteamericana.

Y los programas de IA, es decir, Inteligencia Artificial, usan prototipos complejos y sistemas neuronales que a partir de grandes corpus de escritos realiza prototipos de habla.

A estas alturas ya sin duda ha entendido bien cómo recopilamos los antónimos de Vender.

Vender y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Si la expresión está dirigida a volverse un sinónimo, entonces usarán lo que se llama un «hiperonimo» o hallarán algo que quiera decir más o menos lo mismo. Resultan ser dos maneras distintas en que los individuos mencionan a bastantes expresiones.

Sinónimos y su frase contraria muchas veces se usan en denominaciones de empresas.
El contrario, como un igual, puede ser utilizado como un mecanismo para diseñar nombres de empresas, productos y servicios. El uso del contraste se eleva enormemente el empuje de expresión. Es especialmente útil en el diseño de eslóganes de empresas y eslóganes publicitarios. Gracias a esto, los antónimos aceptan el uso de chistes verbales.

Ahora ya estamos seguros que tiene claro cuál es el antónimo de VENDER.

¿En qué lugar tenemos palabras contrarias?

Creo que la fuente de los antónimos de más calidad que podrías descubrir resultamos ser nosotros. La sociedad tiene que ser estudiada como una dualidad. Resultamos ser niños o adultos, somos animales o humanos, estamos felices o infelices. Así que hay una suerte de contraposición en cada ser humano.
En el momento en que nacemos empezamos como un niño. Los pequeños no tienen noción de la moralidad ni cualquier tipo de proceso de pensamiento racional. Se orientan por sus sentimientos e impulsos.
Entonces, con el tiempo nos volvemos menos sentimentales y más lógicos. El mejor ejemplo de este razonamiento es, desde luego, nuestra enseñanza que nos enseña para llegar a ser adultos.
Aprendemos a ser independientes, autónomos, racionales y lógicos.