Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Yerno

/
/
/
5841 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de YERNO?

Antonimos:

  • no posee

Antónimos de YERNO – la información más importante

Una de las razones para usar los antónimos es la estética del lenguaje.
Los términos opuestos sirven para resaltar los contrastes expuestos en el habla. Señalan desigualdades en el raciocinio y emociones. Desarrollan el vocabulario, aunque el empleo de expresiones antonímicas casi nunca garantiza una expresión precisa. Vale la pena acotar que puede ser utópico realizar una frase de términos opuestos en el entorno de todo el repertorio de definiciones de una palabra.

Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de YERNO.

YERNO y su antónimo

Una vez aclarado cuál es el antónimo de Yerno, nos podríamos plantar una pregunta sobre de qué manera aprende la gente los antónimos.

La mayor parte de la gente parece aprender los antónimos de la forma que estudian los sustantivos, asociándolos con sus opuestos. Otro modo en que la gente aprende antónimos es haciendo un modelo mental de la significación de cada palabra. Por ejemplo, en el momento en que se memoriza la palabra “caliente”, se logra imaginar algo que se describe como una llama, y después aceptar que “frío” significa “no llama”. Así es como casi todos los niños aprenden esas palabras. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Yerno

La forma en que las personas parecen estudiar los antónimos es limitada e ineficaz, ya que requiere que la gente experimente una exposición repetitiva en las dos palabras en varios años, antes que pueda entender el vínculo entre ellas.

¿Cómo recogemos los antónimos de Yerno?

Los lexicógrafos reúnen glosarios de términos opuestos siguiendo el mismo proceso que el empleado para la recopilación de cualquier glosario.
Es realmente un procedimiento bastante simple de agrupar palabras, anotar cuáles son antónimos y después recopilar la lista de antónimos.
Es un método simple, verdaderamente. Simplemente seleccionar términos y escribir cuáles son antónimos.

Y de esta manera para casi todas los vocablos del diccionario.

En conclusión, este método resultaría bien para compilar glosarios de antónimos, puesto que es bastante completo e incluye los pasos necesarios.

Yerno y otras palabras – ¿Cuál es la diferencia entre antonimos y sinonimos?

¿Hay algún otro vocablo que se aproveche en la misma narración?

La segunda cosa es buscar los vocablos que no poseen un contrapuesto evidente, como “oreja”. Se cree que en general (salvo contextos muy específicos) los sinónimos de estas palabras no existen.

Un igual tiene su contrario. Es opuesto – un término que representa el inverso del motivo. Contrario es el término contrario. Ejemplos de opuesto son: “caliente” y “fresco”, “largo” y “bajo”, “destapado” y “cerrado”. Los contrario, como los sinónimos, son diferentes. Los opuestos podrían resultar de la gradación, por ejemplo: “pequeño” y “enorme”, “chavo” y “viejo”, “bajo” y “largo”. En esta ocasión, no significan cualidades opuestas independientes, sino que son un canal habla de manifestar la jerarquía. Los pares de vocablos opuestas son contrario añadidos. Al objetar a los incognitos, la oposición se cambia en una exposición: “él está casado” y “el no es solterón, “ella es soltera” y “no está casada”. Otra forma de contrario es la transformación. Los nombramos parejas de vocablos, por ejemplo: “comprar” y “despachar”, “salir” y “volver”. “Antónimo” también tiene un antónimos. Es “sinónimo”.

¿Cuándo aprenden los pequeños los antónimos de Yerno y otras palabras?

En primer lugar, los niños aprenden nuevas palabras y definiciones porque se encuentran sujetos a ellos en su entorno. Como por ejemplo, un niño que es educado con sus padres con un hermano mayor, conoce lo que representa “mayor” debido a que se le instruyó este concepto de manera práctica. Si este mismo chiquillo fuese formado sin hermanos, entonces quizás este significado particular sería más complicado de entender o hasta inexistente. Esto nos lleva a pensar que el aprendizaje de sinónimos y antónimos necesita en gran medida del medio social en el que nos desenvolvemos.

¿Por qué deberíamos saber los antónimos de Yerno y otras palabras?

Conocer los antónimos es concebir el mundo desde una perspectiva diferente. Nos permite saber que podemos estar equivocado referente a lo que creemos, y observar las cosas de un modo desigual a como se sabe en un momento dado.

En cualquier tipo de conocimiento, ser apto para ponderar lo positivo y lo nocivo es necesario. De cierta forma, esto puede ser usado como un medio de entender que las cosas frecuentemente pueden ser desigual a como se supone actualmente.

Es posible afirmar que dominar los antónimos es una manera para agrandar nuestros propósitos. Nos ayuda sopesar los aspectos buenos y malos de una pareja ideas en conflicto, y más tarde obtener a una mayor comprensión de la que poseiamos tiempo atrás.

Según los psicólogos tenemos que entender el uso de los antónimos porque nos permiten para ver el mundo desde un panorama dispar. Es necesario valorar los aspectos provechosos y malos de dos ideas enfrentadas.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los opuesto?

Contemplemos la forma en que las personas estudian un idioma. Primero debemos aprender un grupo de emblemas y sus significados para lograr relacionarnos con los demás. Después, como personas maduras, utilizamos esos signos dentro de nuestras costumbres diarias a pesar de que hayan agrupaciones injustas de sonidos o símbolos (por ejemplo, grafemas y palabras construidas de las grafemas). Solamente pues se nos enseñó que una combinación de ruidos engloba una connotación que les da sentido.
Pensemos que consiguiéramos enseñar a los animales a utilizar el lenguaje de las personas. Aplicarían los emblemas injustos y sus significados. Sin embargo, no forzosamente discernirían lo que denotan esas expresiones, puesto que no se les ha adiestrado ningún concepto del mundo real atrás de ellas.
Como, si le dijéramos a un canino que la palabra “chuchería” representa alimento, así cada vez que perciban la palabra “golosina”, querrán recibir algo agradable. Pero solamente porque los humanos les hayan mostrado que ese signo representaba comida no es que los perros entiendan lo que indica.

De igual manera sucede con las designaciones. Las designaciones son emblemas absolutamente arbitrarios que las personas han aprendido a aliar con una persona u objeto. Las palabras no tienen un significado permanente en si misma, aunque debido a que se nos enseñó que es algo, en el instante que oímos una denominación le otorgamos un sentido.
Aquí es donde ingresa el significado de antónimos. Un antónimo es un término que dispone de una connotación contraria a otra expresión, y logra ser utilizado como un medio para comprender lo que quieren decir los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar