Antonimos

Los antonimos mas usados

Sinónimos de Zoom

/
/
/
2629 Views

↓ ¿Cuáles son los sinónimos de ZOOM?

Sinonimos:

  • teleobjetivo

Antónimos de Zoom – la información que debes saber

Una de las razones para emplear los antónimos es la estilística.
Antónimos ayudan a realzar los contrastes expuestos en el lenguaje. Señalan desigualdades en el raciocinio e impresiones. Potencian el vocabulario, aunque el manejo de expresiones antonímicas no siempre asegura una expresión apropiada. Es importante agregar que puede ser absurdo hacer una frase de antónimos en el entorno de todo el repertorio de definiciones de una palabra.

De esa forma funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Zoom.

Antónimo de Zoom – ¿qué es un antónimo?

Una vez sabido cuál es el antónimo de Zoom, nos podemos preguntar cómo se enseña los antónimos.
La mayoría de la gente parece aprender los antónimos a través de la repetición. Al exponer repetidamente una palabra, y seguidamente se les presenta lo opuesto de esa palabra, al pasar el tiempo empezarán a ver cómo las palabras representan conceptos contrarios. Eso funciona para la mayoría de los antónimos. El inconveniente de retener antónimos por la repetición, es que lleva mucho tiempo adquirirlos uno por uno en la vida real. Por esta razón en las escuelas se promueve la lectura y de igual forma al estudio del lenguaje. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Zoom

Otra dificultad del empleo de la repetición como estrategia de estudio es que personas habitúan estar expuestas a antónimos en circunstancias en las que resulta imposible conocer si el término que se está oyendo significa lo contrario de otra.

¿Cómo buscamos los antónimos de ZOOM?

La colección de cualquier glosario, incluyendo un léxico de antónimos, inicia con una visible perspectiva del universo. Todos los diccionarios son, por naturaleza, intrínsecos. En el caso de un léxico que pretende puntualizar términos opuestos, esto puede no ser obvio a primera vista.

Para asimilar cómo los lexicógrafos seleccionan los diccionarios de términos opuestos, principalmente debemos aclarar qué quiere decir exactamente “antónimos” y por qué están interesados en recopilar glosarios de términos opuestos.

Este otro ejemplo, es el de un científico de la IA que contesta un problema de lenguaje natural.

Zoom y otras palabras – Sinónimos y antónimos – en qué se diferencian

¿Hay alguna otra frase que se utilice en la misma narración?

La segunda cosa es averiguar los términos que no gozan de un antagónico evidente, como “nariz”. Se presume que en general (salvo contextos muy específicos) los iguales de estas palabras no existen.

Un sinónimo tiene su contrario. Es contrario – un término que alcanza el inverso del significado. Opuesto es el significado opuesto. Ejemplos de opuesto son: “caliente” y “frío”, “alto” y “chico”, “abierto” y “tapado”. Los antónimos, como los sinónimos, son distinto. Los antónimos pueden resultar de la gradación, por ejemplo: “pequeño” y “grande”, “joven” y “anciano”, “pequeño” y “alto”. En este caso, no representan cualidades opuestas independientes, sino que son un canal léxico de expresar la gradación. Los semejantes de palabras contrarias son antónimos añadidos. Al oponerse a los anonimatos, la oposición se cambia en una exposición: “el es cónyuge” y “él no es soltero”, “ella es soltera” y “no está casada”. Otra forma de opuesto es la conversión. Los nombramos parejas de palabras, por ejemplo: “adquirir” y “vender”, “salir” y “regresar”. “Antónimo” también tiene un antónimos. Es “sinónimo”.

¿Qué expresa la filología sobre los antónimos de Zoom y otras palabras?

Es evidente que hay varios pares de palabras que nos enseñan la angosta conexión entre los lenguajes y la realidad. Demasiados de estos emparejamientos no sólo existen en inglés, sino también en otros lenguajes. Esto es debido a que todas las mentes humanas encaran inconvenientes similares cuando tratan de comprender el ambiente que los envuelve. Puedo darles unos cuantos ejemplos. Por ejemplo, cuando nos referimos a el entorno, el término “dentro” es opuesta a la el vocablo “fuera”. Esto nos dice que para todas las personas siempre hay algo dentro y algo fuera. Lo sabemos porque cada vez que intentamos pensar en el espacio solemos emplear términos como las mencionadas.

Otro ejemplo es “feliz” y “triste”. En este caso las palabras nos dicen que existen dos clases distintas de sentir. Lo comprendemos ya que no podemos percibir los dos al mismo momento.
Esta no es la historia completa. Podemos continuar con estos términos opuestos para siempre.

¿Por qué deberíamos dominar los antónimos de Zoom y otras palabras?

El concepto de antónimos es bastante relevante desde el punto de vista de los especialistas del lenguaje, pero además para escritores, e incluyendo para los psicólogos. La representación y la definición de los términos antagónicos es una cosa que las personas han elaborado para ellos mismos a medida que se transformaba su lengua y los modos de reflexión.

Es un tema importante el cómo se ha configurado un lenguaje que funciona para nosotros, y facilita entender y sistematizar el mundo. Por ejemplo, a medida que los humanos evolucionaron requirieron ser capaces para describir el hábitat, por lo que inventaron términos contradictorios como frío y calor. Estos son conceptos con los que podemos explicar evidentemente una situación.

Lo mismo se ajusta a la definición de antónimos. Es una manera de narrar algo con vocablos, para que podamos hablar sobre ello.
El asunto es que esto no trabaja así para las maquinas. No es simple programar un computador para que entienda bien las relaciones antagónicas de diferente grado entre los vocablos.
Las personas no son androides, en virtud de que la idea de los antónimos es un término humano que no procede para los computadores. Un robot no puede ser señalado como algo que es lo contradictorio a otra cosa.

¿Cómo hallan los lexicógrafos los antónimos?

Examinemos el modo en que los humanos estudian un idioma. Primero tenemos que aprender un grupo de símbolos y sus connotaciones para poder tratar con los demás. Luego, como personas maduras, empleamos esos signos en el interior de nuestras costumbres diarias aunque sean entidades injustas de sonidos o signos (como, escrituras y expresiones construidas de las escrituras). Solamente pues se nos instruyó de que una conjugación de sonidos tiene una connotación que les proporciona una interpretación.
Imaginemos que consiguiéramos instruir a los animales a usar el habla de las personas. Aplicarían los emblemas arbitrarios y sus conceptos. Sin embargo, no obligatoriamente entenderían lo que significan esas expresiones, porque no se les ha enseñado ningún significado del mundo real detrás de ellas.
Por ejemplo, si le contáramos a un perro que la expresión “golosina” significa comida, así siempre que perciban el termino “chuchería”, querrán recibir una cosa generosa. Pero sólo porque los humanos les hayan enseñado que este emblema significaba alimento no es que los perros deduzcan lo que indica.

De igual manera pasa con los nombres. Los nombres son signos absolutamente autoritarios que las personas han aprendido a relacionar con una persona o cosa. Los términos no presentan una connotación característico en sí mismo, no obstante debido a que se nos enseñó que indican una cosa, en el momento que percibimos un nombre le cedemos algún significado.
En esta ocasión es donde queda el concepto de antónimos. Un antónimo es una palabra que dispone de una connotación contraria a otro término, y llega a ser utilizado como un instrumento para distinguir lo que significan los términos.

This div height required for enabling the sticky sidebar