Antonimos

Los antonimos mas usados

Antónimos de Laico

/
/
/
504 Views

↓ ¿Cuáles son los antónimos de Laico?

Antonimos:

  • espiritual, religioso

Antónimos de LAICO – la información que debes saber

La razón principal para utilizar los antónimos es la estilística.
Los términos opuestos permiten resaltar los contrastes expresados en el habla. Indican desemejanzas en los razonamientos e impresiones. Potencian el vocabulario, sin embargo el uso de expresiones antonímicas no siempre asegura una expresión precisa. Vale la pena agregar que puede ser imposible construir una expresión de términos opuestos en el contexto de todo el repertorio de significados de un vocablo.

Así funcionan todos las palabras y sus antónimos, también los antónimos de Laico.

LAICO y su antónimo

Una vez explicado cuál es el antónimo de LAICO, nos podemos preguntar cómo se enseña los antónimos.
La mayor parte de la gente parece aprender los antónimos a través de la repetición. Al exponer repetidamente una palabra, y seguidamente se les presenta lo contrario de esta palabra, al pasar el tiempo comenzarán a contemplar cómo las palabras representan conceptos opuestos. Esto resulta para la mayoría de los antónimos. La dificultad de memorizar antónimos por repetición, es que se invierte demasiado tiempo aprenderlos uno a uno en la vida real. Por ello en las escuelas se incentiva a la lectura y también el estudio del lenguaje. Nos referimos aquí a todas las palabras, también de los antónimos de Laico

Otro problema del empleo de la repetición como estrategia de aprendizaje es que personas acostumbran estar expuestas a antónimos en circunstancias en las que les resulta complicado saber si el término que están escuchando indica lo opuesto de otra.

¿Cómo recopilamos los antónimos de Laico?

Lo más fundamental que hay que tomar en cuenta es que una gran cantidad de vocablos se emplean de diferentes modos, así que un vocablo dado podría hacer referencia a varias cosas. Podrían estar buscando antónimos para preparar su diccionario, o solo podrían  estar tratando de hallar sinónimos en lugar de expresiones primitivas.

Con el propósito de poder crear un diccionario, se necesitan varios términos que signifiquen justamente lo inverso de otras palabras, de forma que en el instante en que las personas busquen un vocablo puedan hallar su antónimo.

Sin embargo, frecuentemente la gente se inventa estos antónimos por sí misma.

LAICO y otras palabras – Antónimos y sinónimos – en qué se diferencian

Por ejemplo, dada la palabra de entrada “grande”, averiguaría las expresiones más similares a ella: fundamentándose en su frecuencia en el contenido y otros componentes. Así descubrimos que las mejores coincidencias son: grandioso, gigante, enorme. Hecho esto, pasamos a buscar antónimos, de la misma forma, con un aprendizaje automático e inteligencia artificial. Así que prontamente realizaría un modelo de cómo la humanidad relaciona estas frases, por ejemplo que son opuestos entre sí.

Luego lograría aplicar este modelo para notar si hay algún patrón en el uso de los términos que enseñe un igual y opuesto.

¿En qué momento conocen los chicos los antónimos de LAICO y otras palabras?

Primeramente, la gente aprende palabras nuevas y definiciones porque están expuestos a estos en su entorno. Como por ejemplo, si un niño que es educado con sus padres con un hermano mayor, capta lo que representa “mayor” ya que se le instruyó esta definición de manera práctica. Si este mismo nene fuese educado sin hermanos, en consecuencia quizá este concepto particular sería muy complejo de entender o aun inexistente. Eso nos induce a pensar que el aprendizaje de sinónimos y antónimos necesita en gran medida del medio social en el que nos desarrollamos.

¿Por qué deberíamos conocer las palabras opuestas de LAICO y otras palabras?

La definición de antónimos es ampliamente importante desde la perspectiva de los conocedores de la lengua, pero también para escritores, e incluso para los psicólogos. La imagen y la definición de los términos opuestos es algo que las sociedades han construido para sí mismos a medida que evolucionaba su idioma y los procesos de razonamiento.

Es un hecho relevante el cómo se ha inventado un estilo de comunicación que opera para nosotros, y facilita entender y ordenar el planeta. Por ejemplo, mientras que las personas se desarrollaron precisaron ser competentes para delinear el entorno, por lo que crearon términos contradictorios como frío y calor. Estos son definiciones con los que podemos describir sencillamente una situación.

Lo mismo se adapta al concepto de antónimos. Es un modo de explicar algo con vocablos, para que podamos hablar sobre ello.
El dilema es que esto no actúa así para las maquinas. No es fácil programar un computador para que conozca exactamente las relaciones contrarias de diverso nivel entre las expresiones.
Las personas no son androides, igualmente que la creación de los antónimos es un significado humano que no procede para los computadores. Un robot no debe ser descrito como algo que es lo contrario a otra cosa.

¿Cómo encuentran los lexicógrafos los antónimos?

Contemplemos el modo en que los seres humanos estudian un idioma. Primero tenemos que aprender un conjunto de emblemas y sus conceptos para poder tratar con otras personas. Después, como personas maduras, usamos esos símbolos dentro de nuestras rutinas diarias a pesar de que hayan agrupaciones autoritarias de ruidos o emblemas (por ejemplo, escrituras y palabras construidas de las letras). Sólo pues se nos adiestro en que alguna mezcla de sonidos abarca una connotación que les da sentido.
Supongamos que lográramos aleccionar a los animales a usar el idioma del hombre. Aplicarían los signos autoritarios y sus significados. Pero, no necesariamente discernirían lo que significan esos términos, ya que no se les ha aleccionado ningún significado del mundo cierto atrás de ellas.
Por ejemplo, si le comentáramos a un canino que la palabra “caramelo” significa comida, así cada vez que perciban el termino “caramelo”, esperarán recibir una cosa agradable. Más sólo ya que los humanos les hayan mostrado que ese signo significaba alimento no es que los caninos entiendan lo que significa.

De igual manera pasa con las denominaciones. Los nombres son emblemas totalmente autoritarios que los humanos han aprendido a asociar con una persona o elemento. Los términos no presentan una connotación propio en sí mismo, no obstante en vista de que se nos formo como que significan algo, en el momento que percibimos una designación le damos algún significado.
Acá es donde ingresa el concepto de antónimos. Un antónimo es una expresión que dispone de un concepto opuesto a otra palabra, y llega a ser utilizado como un medio para comprender lo que significan las palabras.

This div height required for enabling the sticky sidebar